Genial
Genial

Una leyenda aterradora dice que una momia hundió al Titanic

14 de abril de 1912. Una fría noche en algún lugar del Atlántico Norte. A bordo del barco más moderno e insumergible, el Titanic, se celebra una cena. Dos hombres bien vestidos están sentados en una de las mesas. Uno de ellos es un famoso periodista británico. Le cuenta a su interlocutor una historia interesante y al mismo tiempo terrible. Todo comenzó alrededor del año 1000 a. C. en el Antiguo Egipto. En aquella época, nació una mujer en la ciudad de Tebas. Nadie sabía quién era ni a qué se dedicaba, pero tenía una alta posición social. Hacia el final de su vida, fue proclamada sacerdotisa del Colegio de Amen-Ra.

Su cuerpo fue embalsamado, colocado en un ataúd de madera y cubierto con una enorme tapa con la imagen de una mujer y misteriosas inscripciones. Fue enterrada en Tebas junto con otras personas de la clase alta. La momia de esta mujer permaneció en reposo durante casi tres mil años. El lugar del entierro se había ocultado cuidadosamente. Hacia la primera mitad del siglo XIX, un grupo de lugareños descubrió accidentalmente la antigua tumba. Perturbaron la paz de la sacerdotisa. Nadie sabe exactamente lo que ocurrió aquel día, pero la momia fue sacada del ataúd y desapareció sin dejar rastro.

Unas décadas más tarde, un grupo de cuatro amigos ricos de Inglaterra llegó a Egipto para realizar un viaje por la parte alta del Nilo. Primero fueron a visitar las excavaciones del templo de Amen-Ra, cerca de la ciudad de Luxor. Ahí encontraron la caja de la momia vacía. Representaba a la sacerdotisa con ojos oscuros mirando al vacío. Había algo siniestro en su mirada. No sabían a quién pertenecía el recipiente, pero estaban tan asombrados por la belleza y la energía del hallazgo que decidieron comprarlo a los lugareños. El comprador desapareció la misma noche en que le entregaron la caja en el hotel. Algunos dijeron que habían visto al hombre salir del hotel e ir hacia el desierto. Nadie supo por qué lo hizo. Nadie más lo vio después.

Otro hombre del mismo grupo se llevó el ataúd. Durante su regreso a casa, uno de los amigos resultó gravemente herido. Al llegar a Londres, el nuevo propietario de este descubrió que el banco donde estaba todo su dinero había quebrado. En un día, el hombre pasó de ser un rico empresario a un mendigo. Un tercer amigo también experimentó la siniestra influencia del antiguo hallazgo: perdió la salud, el trabajo y, finalmente, incluso la vida en un accidente poco después de regresar a Londres. Antes de caer en la bancarrota, el propietario regaló el antiguo cofre a su hermana, que vivía en Londres. Uno de los amigos de esta mujer entró en la habitación, vio el artefacto egipcio e inmediatamente sintió la peligrosa energía que emanaba de él. Entonces, la hermana del propietario le dio la caja a un famoso fotógrafo.

Este tomó algunas fotos y quedó horrorizado. Según sus palabras, vio en estas a una sacerdotisa real con rostro humano. Ella lo veía con una siniestra mirada de hielo. Nadie, excepto el fotógrafo, tocó la película de la cámara, nadie cambió la foto. Poco después, el hombre desapareció misteriosamente. A partir de ahí, la historia se vuelve imprecisa. Según una versión, la hermana del propietario entregó el artefacto al Museo Británico. El hombre que lo transportó falleció poco después, y su ayudante sufrió un terrible accidente.

Otra versión dice que el objeto de la tumba egipcia fue comprado por un rico hombre de negocios. Después, tres miembros de su familia también sufrieron un accidente y su casa se incendió. Convencido de que la caja de la momia estaba maldita, la regaló al Museo Británico. El interlocutor escucha la historia con tanto interés que se ha olvidado de la cena, que se ha enfriado. “¿Cómo sabe todo esto?”, pregunta. El periodista responde que lleva varios meses estudiando todo lo relacionado con la momia y sus propietarios. Ha encontrado pruebas de todos los accidentes y ha reunido el cuadro completo. “Entonces, ¿qué pasó después?”, pregunta el interlocutor.

Parecía que el caso de la momia debía encontrar la paz en el museo. La sacerdotisa estaba rodeada de otros reyes y reinas de diferentes épocas. Sin embargo, no hubo paz. Científicos y expertos en lenguas antiguas intentaron descifrar los símbolos de la maleta. Descubrieron que la mayoría de las inscripciones significaban maldiciones y desgracias dirigidas a quienes se atrevieran a perturbar la paz de la sacerdotisa. Todas las noches, los guardias y el personal del museo oían los golpes procedentes de la caja de la momia. Estos iban acompañados de llantos y gritos. Además, cada noche alguien esparcía otros objetos expuestos por toda la sala. Pronto todos llegaron a creer que el espíritu de la sacerdotisa seguía utilizando fuerzas mágicas.

Entonces, un coleccionista privado se interesó por la caja. Lo compró al museo. No para su colección, sino para intentar expulsar el espíritu de la momia del artefacto. No se sabe de qué manera intentó hacerlo, pero fracasó. Luego, logró vender el recipiente de la momia a un rico arqueólogo estadounidense. Ese tipo decidió trasladar a la momia a Nueva York y... “¿Y qué? ¿Qué pasó después?”, pregunta el interlocutor con interés. “Eso es todo. Fin de la historia”, responde el periodista. “¿Qué quiere decir? ¿Qué pasó con la momia? ¿Dónde está ahora?”. El periodista mira al interlocutor con cierta emoción. “Está aquí. Está en el Titanic”, dice.

El interlocutor parece asustado y confuso. Pero el periodista confirma que el sarcófago está aquí. No lo duda porque lo ha visto con sus propios ojos. Después de la cena, se dirigen a sus camarotes. El periodista se acuesta, pero no puede evitar pensar en la momia. Intenta convencerse de que todo lo que ha averiguado sobre la sacerdotisa es un mito. No hay ninguna maldición. En el momento en que por fin se duerme, siente un ligero empujón.

Unos minutos después, un miembro de la tripulación llama a la puerta de su camarote. Informa de que todos los pasajeros deben ir a la cubierta superior porque algo le ha ocurrido al barco. El periodista sale al aire libre y ve una gran multitud de personas. Todavía no hay pánico. Alguien dice que le ha pasado algo al motor. Otros dicen que es solo por precaución. El periodista comprende inmediatamente todo. El barco se está hundiendo. La sacerdotisa lo hizo. En menos de una hora, el Titanic se hunde completamente.

Una leyenda dice que la sacerdotisa influyó en el capitán del barco. Los miembros de la tripulación no se atrevieron a poner una carga tan valiosa en la bodega. Por ello, colocaron la caja con el artefacto cerca del puente del capitán. Aquella fatídica noche, el capitán decidió mirar el cofre con sus propios ojos. Después de eso, su comportamiento se volvió extraño. Dicen que el espíritu le nubló la mente. Cuando el barco se adentró en territorio lleno de icebergs, se negó a frenar, a pesar de las peticiones de la tripulación. Es posible que el sarcófago siga yaciendo en el fondo del océano Atlántico incluso ahora, con la sacerdotisa habiendo encontrado finalmente su paz...

Bien, esta historia no es más que una leyenda. No hay registros ni evidencias de que el Titanic llevara ningún tipo de momia o sarcófago. La leyenda apareció un par de años después del desastre. En aquella época, había muchas teorías sobre lo que le ocurrió al Titanic. ¡El barco se hundió por culpa de las agencias secretas! ¡Los extraterrestres atacaron el Titanic! ¡El Titanic se hundió específicamente para obtener dinero de la compañía de seguros! Estas locas teorías eran muy populares entre el público. Una de estas fue desarrollada por un conocido periódico. Los periodistas publicaron un artículo sobre la momia maldita a bordo del Titanic. El resto recogió la leyenda y se hizo popular.

Una de las razones por las que la gente cree en estas cosas se esconde en la psicología humana. Cualquier leyenda falsa cuenta algo “secreto”. Cosas que la gente no sabe o no debería saber. Cuando una persona lo lee, se siente especial, porque ahora conoce un terrible secreto. Este sentido de autoimportancia es la razón de la popularidad de las teorías conspirativas. También es importante señalar que todas estas teorías son realmente interesantes.

Por cierto, la momia de esta historia existe realmente, y está en el Museo Británico. Más precisamente, solo existe una tapa de madera del sarcófago con la imagen de una mujer. Todavía se desconoce a quién perteneció. También se desconoce la identidad del último propietario. Solo se sabe que la pieza fue trasladada al museo a finales del siglo XIX. Ahí fue llamada “La momia de la mala suerte”. El personal del museo informa que no trae ninguna desgracia. Los gritos y golpes de la tapa son solo un mito. Puedes ir a ver la exposición con tus propios ojos. Si te atreves, claro.

Genial/Curiosidades/Una leyenda aterradora dice que una momia hundió al Titanic
Compartir este artículo