Genial
Genial

15 Espléndidos vestidos de película que casi eclipsan a las propias actrices

Los vestidos también suelen ser protagonistas en el cine. Pueden impresionar a los espectadores a la par que el trabajo de los actores y las actrices y los giros del guion. Los atuendos de algunas heroínas son tan hermosos que merecen pasar a la historia de la moda.

En Genial.guru vemos las películas no solo por los artistas talentosos y las tramas emocionantes, sino también para admirar el vestuario. Estamos seguros de que sentirás mucho deleite estético al leer este artículo.

Fiona Johnson, Matrix (1999)

“¿Me estás escuchando, Neo, o estás mirando a la chica de rojo?”, dice Morfeo. El espectacular vestido rojo llama aún más la atención frente a los trajes negros de negocios, una técnica que funciona tanto para el espectador como para los personajes de la película. Esta rubia, gracias al “efecto del vestido rojo”, se destaca entre la multitud y sirve de distracción durante el entrenamiento de Neo.

Nicole Kidman, La brújula dorada (2007)

La blusa transparente de lentejuelas doradas sobre un vestido de seda es memorable por su carácter poco convencional, y refleja con eficacia la imagen de la Sra. Coulter: una mujer hermosa, pero fría, espectacular y poderosa. La diseñadora de vestuario, Ruth Myers, se inspiró en el viejo Hollywood para crear este atuendo.

Léa Seydoux, La bella y la bestia (2014)

Bella lleva un vestido verde esmeralda que parece de la realeza cuando entra en el castillo de la Bestia. Con este vestido se pasea por el bosque y encuentra la tumba del venado que, en realidad, era la amada esposa del dueño del castillo. Este vestido, al igual que los demás trajes de la película, diseñados por Pierre-Yves Giraud, combina elementos de los estilos Imperio y Renacentista.

Mélanie Laurent, Bastardos sin gloria (2009)

Este llamativo vestido rojo, que la diseñadora de vestuario Anne Shepard creó en el marco del estilo de los años 40, simplemente “grita” el deseo de la heroína de vengar a su familia. El labial y la manicura a juego con el vestido subrayan su determinación y presagian un final dramático para esta escena en el cine donde se han reunido todos los malvados.

Emma Stone, La La Land: una historia de amor (2016)

El personaje de Emma Stone lleva un vestido de cóctel azul retro de la diseñadora Mary Zophres en una fiesta, tras la cual conoce a Sebastian (Ryan Gosling). En la película, el azul significa el potencial creativo que tienen tanto Mia como Sebastian, quien lleva un traje azul en la misma escena.

Olivia Hussey, Romeo y Julieta (1968)

El vestido de Julieta, al igual que todo el vestuario de esta película, es totalmente acorde con la época histórica: el estilo del siglo XV. El diseñador de vestuario eligió un tono rojo púrpura para la familia Capuleto, a la que pertenece Julieta, y un azul apagado para el clan Montesco.

Kirsten Dunst, María Antonieta (2006)

La diseñadora de vestuario Milena Canonero no se ha limitado a crear ropa inspirada en la época, sino que ha concebido trajes que le dan un significado adicional a la historia. Por ejemplo, María Antonieta lleva este vestido con motivos florales, que coincide con el estampado de las paredes, mientras lee una decepcionante carta de su casa. En la carta se dice que sus hermanos ya están teniendo hijos y ella todavía no tiene ninguno. María Antonieta obedece las reglas de la lujosa vida de Versalles y prácticamente sucumbe tratando de cumplir las órdenes de otros.

Marilyn Monroe, Los caballeros las prefieren rubias (1953)

La rubia más glamurosa de los años 50, Marilyn Monroe, aparece con un magnífico vestido bustier de raso rosa combinado con guantes de noche. Su imagen cautiva a la audiencia y al público en la escena en la que interpreta el famoso número musical “Diamonds Are a Girl’s Best Friends”. Posteriormente, el vestido rosa se convirtió en un icono de la moda y se ha repetido muchas veces, incluso por Madonna en el video musical “Material Girl”.

Emma Watson, La bella y la bestia (2017)

Ese mismo vestido amarillo de La bella y la bestia de Disney se ha trasladado a la película, pero con ligeros cambios. Emma Watson quería crear la imagen de una Bella moderna, fuerte y valiente, pero el vestido de la antigua princesa marcaba un tono muy diferente. La diseñadora de vestuario, Jacqueline Durran, trató de encontrar un equilibrio entre el delicado vestido de muñeca y una nueva interpretación de la imagen de la protagonista.

Cate Blanchett, La Cenicienta (2015)

La diseñadora Sandy Powell se inspiró en la moda de los años 40 para crear el vestuario de la malvada madrastra, por lo que la imagen de la villana es elegante, llamativa y reconocible. Especialmente el vestido verde tóxico que lleva Cate Blanchett en el baile más importante de la vida de Cenicienta.

Rachel McAdams, Diario de una pasión (2004)

Con este sencillo pero elegante vestido azul claro abotonado, Allie vuelve a Noah. Y cuando finalmente se encuentran, se desarrolla una de las escenas románticas más memorables: un beso bajo la lluvia. La diseñadora de vestuario, Karyn Wagner, dice que intentó reflejar en este vestido la época y el tipo de mujer que la protagonista quería ser; y el azul aquí representa la esperanza.

Carey Mulligan, El gran Gatsby (2013)

El vestido beige de la heroína tiene un corte muy sencillo, pero está adornado con pedrería de cristal. Daisy lo lleva a una de las fastuosas fiestas de Gatsby, en la que él le cuenta que hace todas las fiestas solo para ella. Según la diseñadora de vestuario, Catherine Martin, este vestido está inspirado en el modelo número 33 de la colección de la pasarela Primavera-Verano 2010 de Prada.

Anya Taylor-Joy, Emma (2020)

En comparación con otros atuendos “elaborados” de la heroína, este es un vestido muy sencillo, pero delicado y memorable. La ornamentación vegetal se combina con la imagen de la naturaleza en la escena en la que Emma se entera de los sentimientos de George Knightley. Y esta armonía visual no es tanto una idea del director como una decisión de la diseñadora de vestuario, Alexandra Byrne, que ha querido utilizar el color del vestido para enfatizar cómo la heroína encaja en el entorno y cómo se destaca de él bruscamente.

Emma Watson, Harry Potter y el cáliz de fuego (2005)

Un delicado vestido rosa con volantes es la primera imagen verdaderamente femenina de Hermione en la película y su primer vestido en toda la serie. Gracias a ella y, por supuesto, a su pelo, Harry y Ron se dan cuenta por fin de que no solo es una amiga y una excelente estudiante, sino también una chica atractiva.

Liv Tyler, El señor de los anillos: El retorno del rey (2003)

El vestido de terciopelo con preciosos bordados que luce la elfa se llama “Requiem” (así figura en la exposición del vestuario de la película). Probablemente se debe a que Arwen lo lleva puesto en la escena en que le expresa a su padre su decisión de quedarse en la Tierra Media para unirse a Aragorn, un hombre que alguna vez morirá, en lugar de irse para siempre a Valinor con el resto de los elfos. Ella ha tenido una visión en la que un pequeño niño la mira fijamente mientras juega con su padre; Arwen comprende inmediatamente que si ella deja la Tierra Media, ese niño, su hijo, jamás nacerá. Entonces decide quedarse.

¿Cuál de estos vestidos es el que más te gustó?

Compartir este artículo