Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Datos sobre el fabuloso Óscar Wilde, quien siempre tenía una ingeniosa respuesta ante cualquier situación

Óscar Wilde es un popular escritor irlandés conocido por su aclamada novela El retrato de Dorian Gray. Sus obras —hasta hoy en día— se siguen representando con éxito, y sus creaciones se descomponen en citas. Wilde consideraba que la belleza está por encima de todo lo demás; se negó a vivir dentro de sus posibilidades y comportarse humildemente y, hasta su muerte, siguió defendiendo el derecho a la individualidad.

La redacción de Genial.guru decidió sumergirse por completo en la biografía de este gran escritor, a quien los habitantes del Reino Unido consideran el compatriota más ingenioso de todos los tiempos.

Óscar Wilde en su infancia. En aquellos tiempos, se aceptaba que los niños de ambos sexos usaran vestidos.

  • Óscar Wilde nació el 16 de octubre de 1854 en la ciudad de Dublín. Su padre, William Wilde, fue conocido en Irlanda como un especialista en enfermedades del oído. Además de esto, escribió libros acerca de la arqueología y folclore irlandeses. Además, abrió un centro médico gratuito para los pobres.
  • La mamá de Óscar, Jane Wilde, escribía poemas y era una mujer singular. Ella sentía que había nacido para algo grandioso y no lo ocultaba. Óscar sentía algo parecido. Como consecuencia, a él le gustaba ajustar la realidad. De hecho, en su acta de matrimonio dio una fecha de nacimiento incorrecta, reduciendo su edad en 2 años.
  • Óscar tenía una hermana menor llamada Isola, la cual murió a los 9 años debido a una meningitis, y un hermano mayor llamado Willie. Los niños crecieron de una forma muy similar: ambos tendían a la integridad y lánguida pereza. A Óscar no le gustaba parecerse a su hermano; una vez, le pagó para que se dejara crecer la barba y así intensificar la diferencia entre ellos.
  • Hasta los 9 años de edad, el futuro escritor estudió en casa y rápidamente dominó los idiomas francés y alemán. Después, entró a Portora Royal School, en donde se hizo famoso por su talento de parodiar de forma graciosa en los eventos escolares y ponerles apodos a todos. Se hizo de una fama de niño prodigio gracias a su capacidad de exponer la trama de una novela de 3 tomos con tan solo media hora de haberla hojeado. Después de una hora de lectura, él podía recitar algunas escenas y diálogos importantes. Óscar no estudiaba antes de sus exámenes y leía la literatura obligatoria por placer. Terminó sus estudios con una medalla de oro.
  • En el Trinity College, Wilde descubrió su capacidad para aprender lenguas antiguas. En ese momento, comenzó a interesarse en el esteticismo (un movimiento cuyos representantes consideran que la belleza está por encima de todo, incluso de lo moral). Gradualmente, comenzó a formar su original estilo de vestir y autoironía, algo que más adelante se convirtió en su tarjeta de presentación.
  • En 1874, Wilde entró al Magdalen College en Oxford. Allí intentó superar a todos. Se compraba trajes de tweed con celdas más grandes que las de sus compañeros de clase y presumía sus sombreros con bordes curvados. Una vez, Óscar se cosió su saco soñado. El saco estaba fabricado de un color bronce-rojo y, de espalda, parecía un violonchelo. Esta fue la primera etapa en la revolución de Wilde en su vestimenta.
  • Además, en la escuela, Óscar adoraba usar camisas rojas y púrpuras en lugar de las habituales, como los demás estudiantes. Su elegancia se hacía presente hasta en sus cuadernos. En Oxford, Óscar Wilde comenzó a darle más importancia a la ropa. Una vez, dijo que, si se encontrara solo en una isla deshabitada, se vestiría para ir a cenar todas las noches de todos modos.
  • Óscar se dejó crecer el cabello, despreciaba los deportes masculinos, aunque a veces boxeaba y adornaba su habitación con plumas de pavo, lirios, girasoles y objetos de arte. Se vestía brillantemente, cuidaba sus modales y por eso algunos lo consideraban un chiflado y otros lo despreciaban. Una vez, los compañeros de clase a quienes Wilde no les caía bien, lo atraparon y lo arrastraron hasta lo alto de una colina. Sin embargo, Óscar salió de esta tonta posición magistralmente; se levantó, se sacudió el polvo y dijo: “La vista desde esta colina es realmente fascinante”.
  • Detrás de su aparente suavidad se escondía una gran fuerza. Una vez, cuatro estudiantes decidieron golpear a Wilde y destrozar su vivienda. Pero les esperaba una sorpresa: Óscar aventó a uno de ellos, a otro le dio una golpiza, al tercero lo tiró de las escaleras y, al cuarto —un chico musculoso—, lo tomó, se lo llevó a su departamento y le tiró el primer mueble que encontró en su camino.
  • Al terminar sus estudios, Óscar se mudó a Londres. Gracias a sus mordaces expresiones y modales, rápidamente se adaptó en la sociedad. Wilde se convirtió en un invitado especial en cualquier salón: todos soñaban con encontrarse con este “ingenioso irlandés”.
  • En una fiesta, el escritor conoció a Lillie Langtry, quien posteriormente se convirtió en una famosa actriz (algo que posiblemente no hubiera logrado sin los esfuerzos de Óscar). A pesar de que ella estaba casada, Wilde le dedicaba poemas e intentaba pasar más tiempo en su círculo social. Una vez, Wilde esperó hasta la mañana a que su enamorada regresara a casa y su esposo estuvo a punto de tropezarse con él en los escalones al no notarlo en la oscuridad.

Lillie Langtry

  • Al aspirar obtener reconocimiento y fama, Wilde aceptó dar clases de esteticismo y se fue de gira, la cual posteriormente se hizo famosa. Al llegar a la aduana, declaró que “no tenía nada que declarar excepto su genialidad”.
  • La primera clase fue exitosa, los espectadores le aplaudieron mucho al autor. Pero no todas las clases fueron bien aceptadas. La prensa lo trataba de manera hostil y, por consiguiente, muchos habitantes locales hacían lo mismo. En Wall Street, Wilde incluso fue perseguido por oficiales.
  • El escritor tuvo que darles clases incluso a mineros, quienes lo recibieron muy bien. Cuando le preguntaron a Óscar si era cierto que los mineros eran personas muy directas y groseras, él respondió: “Sí, son directos, pero no groseros. En comparación con las personas que he conocido en las grandes ciudades, ellos, sin duda, se distinguen por su delicadeza y buena educación”.
  • Al regresar a su país natal, Wilde conoció a Constance Lloyd, hija de un conocido abogado irlandés, y se casó con ella. A la pregunta de por qué se había enamorado de ella, Óscar respondió: “Ella habla muy poco”.
  • Wilde se vestía de manera llamativa y obligaba a su esposa a ponerse atuendos provocativos, para lo cual frecuentemente se necesitaba una gran valentía. Una vez, Constance tuvo que ir a una reunión en un vestido de tela de muselina blanca y medias de un color amarillo y blanco. La anfitriona de la fiesta después anotó en su diario que el atuendo de Constance había sido de mal gusto, y a ella la consideró tímida y aburrida.
  • Con el paso del tiempo, Wilde comenzó a perder el interés en su esposa. Cuando quedó embarazada, incluso se corrieron rumores de que él había comenzado a sentir asco hacia ella. Se le atribuyen las siguientes palabras: “Cuando me casé, mi esposa era una chica encantadora, blanca y esbelta como una azucena. Pasó un año y esta tierna y bella flor se marchitó; mi esposa se hizo pesada, dócil y sin forma”.
  • Sin embargo, tuvieron dos hijos: Cyril y Vyvyan, a quienes Óscar les escribió cuentos que posteriormente fueron publicados. Al mismo tiempo, se hizo editor de la revista Woman’s World (Mundo femenino), a la que aportaba artículos serios sobre educación infantil, cultura y política.

Wilde con su esposa Constance y su hijo Cyril.

  • Después de su viaje a Estados Unidos, Wilde rechazó sus trajes anteriores. No quedó nada de la imagen de un caballero con pelo largo caminando por Piccadilly con un girasol en sus manos. Debido a esto, en el periódico Punch salió un anuncio en forma de broma: “Se venden una gran cantidad de azucenas y girasoles marchitados, varias plumas desgastadas de pavo real, pelucas largas, colección de poemas poco entendibles y una recopilación de cuadros inimaginables”.
  • Wilde decidió rechazar el cabello largo y cortarlo para obtener un look de la Antigua Roma. Para que el peluquero entendiera con más precisión qué corte solicitaba, el escritor lo llevó al Louvre y le enseñó un busto romano de mármol.
  • En 1890, Wilde publicó su novela El retrato de Dorian Gray, la cual le trajo un gran éxito y, al mismo tiempo, acusaciones de inmoralidad. Óscar escribió más de 10 cartas a las editoriales de periódicos y revistas británicas explicando que el arte no dependía de la moralidad. Después de un año, la novela salió con muchas adiciones y maravillosos prólogos del escritor.
  • Desde 1891 hasta 1895, Wilde gozó de una gran fama. Escribía obra tras obra: Salomé, El abanico de Lady Windermere, Un marido ideal, La importancia de llamarse Ernestose hizo la persona más popular en Londres. Los periódicos lo llamaron el mejor de los dramaturgos modernos y destacaban la perfección de su estilo y originalidad.

Montaje del espectáculo El abanico de Lady Windermere en el Royal Opera House, adaptación de la obra del mismo nombre de Óscar Wilde, 1945.

  • En 1891, Wilde conoció a lord Alfred Bruce Douglas, un atractivo joven mimado. Más adelante, este encuentro se convertiría en una tragedia para la vida del autor. Óscar se aficionó mucho a Bosie, así llamaban a Alfred; no podía negarle nada y cumplía todos sus caprichos. La esposa del escritor comenzó a preocuparse por los enormes gastos y desapariciones periódicas de Óscar, pero él aseguraba que necesitaba esto para poder escribir.
  • Douglas no quería ocultar su relación con el maravilloso Wilde y solicitaba reuniones ante todo el mundo. Viajaron varias veces juntos al extranjero. Pronto, el papá del joven se enteró de su relación. Wilde fue acusado de comportamiento inapropiado y fue condenado a dos años de trabajos forzosos.

Óscar Wilde y Alfred “Bosie” Douglas

  • Wilde pasó los primeros seis meses en una cárcel para personas que habían cometido delitos graves, el resto lo pasó en la prisión de Reading. La prisión quebrantó por completo al talentoso escritor. Las pesadas condiciones y la mala alimentación lo debilitaron físicamente; sufría de hambre, enfermedades e insomnio. Le caía mal al alcaide, quien lo castigaba severamente por cualquier desobediencia. Una vez, Óscar se cayó en la capilla y dañó su tímpano. Tiempo después, esta lesión se convertiría en una de las causas de su muerte.

  • Casi todos los amigos de Wilde le dieron la espalda. Douglas ni siquiera lo visitó. Todo ese tiempo, el joven vivió en el extranjero vendiendo las cosas que Óscar le había regalado. El autor incluso escribió abiertamente: “Cuando no estás en la cima, nadie se interesa por ti”. La esposa de Wilde, a pesar de la exigencia de sus familiares, no se divorció y visitó a su esposo en la cárcel dos veces.

Óscar Wilde en el extranjero después de su encarcelación.

  • En 1987, al salir de prisión, Óscar se mudó a Francia. Allí, era pobre y vivía con el dinero que su esposa le enviaba. Ella no aceptaba reunirse con él, pero Bosie fue a verlo. Posteriormente, Wilde escribió con tristeza: “Se imaginó que yo podía recaudar dinero para los dos. De hecho, así fue, hasta un total de 120 libras. Bosie vivió de él sin preocupaciones. Pero cuando le exigí su parte, inmediatamente se volvió terrible, enojado, mezquino y tacaño en todo lo que no se refería a sus propios placeres, y cuando se me acabó el dinero, se fue”.
  • En Francia, Wilde adoptó el apodo de Sebastián Melmoth y escribió el famoso poema Balada de la cárcel de Reading. Además, publicó varios artículos proponiendo la mejora de las condiciones de vida de los prisioneros; algunas de sus ideas fueron llevadas a cabo en vida.
  • Óscar Wilde murió en Francia el 30 de noviembre de 1900 de una meningitis aguda. Fue enterrado en París y se instaló una esfinge sobre su tumba en honor a su obra La esfinge sin secreto. Con el paso del tiempo, en la ciudad surgió una leyenda que decía que todo el que besará la esfinge encontraría el amor y nunca lo perdería. La tumba del famoso escritor se llenó tanto de manchas de labiales que, para evitar daños al monumento, el 30 de noviembre de 2011 le pusieron una barrera de seguridad.

¿Qué opinas de la creatividad de Óscar Wilde? ¿Qué obras de este autor has leído?

Imagen de portada EAST NEWS
Compartir este artículo