15 Pruebas de que “adulto” y “sensato” no son sinónimos en absoluto

No en vano se dice que los adultos son niños grandes, porque a veces las chicas y chicos maduros y serios hacen aún más tonterías que un pequeño en edad escolar. Es imposible no sonreír cuando un hombre duro se pone una sandía en la cabeza y una mujer sensata imita a un muñeco.

En Genial.guru estamos convencidos de que las personas que saben reírse son las que mejor aprovechan esta vida, y la edad no es un obstáculo para divertirse.

“Estoy poniendo mi casa en venta. Estoy seguro de que este pequeño detalle atraerá a los compradores”

“Nunca me arrepentí de eso”

“Gracias a este hombre por posar y no estropear la cámara cuando se encontró con ella”

Agregué un lince al collage que había fotografiado un par de semanas antes”.

“Mi padre se tomó el tiempo de dibujarle el pie a mi madre. Señoras y señores, les presento a...”

¿Quién recuerda haber hecho esto de niño?

“Llevo un casco vikingo casero”

“Encontré este genial trono de amatista”

“Papá usa goma de mascar en el coche como ambientador”

“Podría actuar de títere”

“Mi marido me pidió en broma un casco tejido para su cumpleaños”

“Un amigo compró hoy su primera casa. Convencimos a su agente inmobiliario de que pusiera esto en la cocina”

Bueno, ¿qué podría salir mal?

“No podía pasar de largo y compré estas fundas para el pasaporte y la tarjeta de crédito. Ahora me miran como si fuera un tonto”

“Fui al centro comercial por una manta nueva y traje esto. Cuando mi suegra lo vio, me preguntó si me sentía bien”

“Mi padre se tatuó todos los personajes de Los Simpson en la cabeza”

¿Te gusta bromear como si fueras un niño pequeño? ¡Cuéntanos!

Compartir este artículo