Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

20+ Personas cuya relación con sus vecinos parece más una divertida comedia

Los vecinos escandalosos, los que realizan carreras nocturnas por todo el departamento o aquellos que de pronto deciden taladrar el domingo por la mañana, aumentan 3 veces el riesgo de aparición de estrés en aquellas personas que tienen que vivir con ellos a través de una pared. Los héroes de nuestra recopilación involuntariamente han probado que incluso las personas desconocidas que viven con ellos en el piso de abajo o la casa de al lado, con su comportamiento pueden dejar una marca indeleble.

Genial.guru está seguro de que la vida con algunos vecinos puede ser reemplazada por completo por la suscripción a una comedia.

  • Mi vecino del piso de abajo (tiene 52 años) se puso de rodillas en la entrada del complejo habitacional. Después de un minuto de sonidos inhumanos, dijo: “¡Elena, ayer me dijiste puerco, y debo admitirlo! ¿O quieres que los vecinos duden de que soy un animal?”.

  • Hoy por la mañana mi vecino nos dejó un paquete de hojas impresas. En la parte superior estaba escrito: “Albondiguita es el mejor”. Al parecer, mi hijo se conectó a la impresora del vecino vía Wi-Fi y presionó el botón “imprimir” sin imaginarse en dónde se iba a imprimir todo esto. Albondiguita es uno de nuestros gatos. © femmocollective / twitter

  • Mi auto se descompuso en primavera. No es un automóvil costoso, pero necesita una reparación. Me divorcié, compré una casa, en general, no tenía dinero para la reparación. Ayer tenía que ir al servicio y la carretera estaba llena de hielo y mi auto no tenía llantas especiales para el invierno. Pensé en quitarle las llantas y llevarlo así. Estaba quitando la última llanta y recibí una patada en las costillas. Al parecer mi vecino no me reconoció y pensó que estaba robando las llantas.

  • Después de que me mudé de departamento, a los 3 meses, la dueña de mi departamento anterior comenzó a escribirme, afirmando que yo había hecho brujería porque no encontraba otra explicación para la gran cantidad de telarañas en los rincones de la habitación. Mi respuesta fue que, de vez en cuando, hay que limpiar. Se quedó estupefacta.

  • Una colega me contó cómo pelean sus vecinos detrás de su pared:
    — ¡Les hablé a tus amigos! ¡Les hablé a tus padres! ¿¡En dónde estuviste!?
    — Estuve en estado extrema de intoxicación etílica.

  • Necesitaba cinta de aislar y en casa no tengo. Lo escribí en un papel y envié a mi hijo a pedírsela a los vecinos. Diálogo:
    — Buenos días, ¿tiene cinta de aislar?
    — ¡Hola! ¿Qué cinta necesitas ancha o estrecha?
    Mi hijo corrió hacia mí. Le dije que necesitábamos estrecha. Corrió de nuevo con el vecino.
    — Necesito estrecha.
    — Estrecha, por desgracia, no tengo.
    — Gracias, adiós.
    En casa le dije: “Alejandro, con una cinta ancha siempre se puede hacer una estrecha”. Corrió de nuevo con el vecino.
    — Hola.
    — Sí, sí, hola.
    — ¿Me podría prestar su cinta ancha?
    — ¿Ancha? Nosotros no tenemos cinta ancha.

  • Tipos de vecinos en casas de descanso.
    Vecino № 1: Cerca del ladrillo, enorme pastor alemán con collar de púas el cual comienza a ladrar, escupiendo saliva y haciendo sonar una cadena de hierro si te encuentras a un radio de dos kilómetros.
    Vecino № 2: No tiene cerca. En el tejado se sienta un pequeño gato y mira con ojos críticos.

  • Salí del elevador con el vecino y observé lo siguiente: él abrió la puerta con sus llaves, después en silencio toca y tímidamente dice: “¿Puedo pasar?”. Después de eso, entró a su departamento. Su esposa tiene 8 meses de embarazo.

  • No quiero decir que vivo en un barrio de pobres, pero los vecinos nuevamente robaron nuestro palito para empujar la basura del conducto de basura.

  • Tengo una vecina que es una linda florecita, la cual se avergüenza de decir groserías, por eso cuando ella cuenta alguna historia, hace una pausa y la otra vecina dice las palabrotas. Imagina el nivel de sincronización.

  • Estoy en esa edad, en la que paso cerca de las abuelitas que se sientan en la entrada del complejo habitacional, y con una sonrisa les digo: “Buenos días, señoritas”, y ellas también me saludan en respuesta. Una situación normal, ya que vivo desde hace mucho tiempo en ese departamento y las abuelitas también. Un día pasé cerca de ellas y nuevamente las saludé y seguí mi camino. Cuando de pronto, una abuelita que recién se había mudado, pregunta fuertemente:
    — ¿Quién es él?
    — Es un mujeriego del departamento 5.
    — ¿¡De verdad!?
    — Sí, con todas las mujeres se saluda y sonríe. ¡Pobre de su esposa!
    — Todos los hombres son iguales, dijo otra abuelita.
    Así es cómo a mis 70 años por fin me convertí en un verdadero hombre.

  • Yo quería ser amable, feliz o algo más, pero el gato de mi vecino se orinó en mi tapete.

  • Vecino: durante unas cuantas horas taladrando la pared.
    Mamá: “Me está enojando”.
    Yo: “Entendido”.
    Fui a mi recámara, encendí mis bocinas, puse el volumen al máximo.
    La mesa vibra por el ruido de la música.
    Mamá: “Veamos cuánto dura el vecino”.

  • Si te la pasas sentado en casa 4 días y por eso te consideras un gran hogareño, simplemente te quiero recordar que una vez no salí de casa para nada en 6 semanas y mis vecinos llamaron a la policía porque pensaron que había muerto.

  • Mis vecinos de arriba después de medianoche: “Debemos fregar el suelo. Debemos golpear las puertas. Tenemos que hacer ruido con el taladro. Debemos gritarle a los niños”.

  • Mi esposa tiene un salón de belleza. Es algo pequeño, pero lleva más de 10 años. Mi esposa es manicurista. Nos mudamos a las afueras de la ciudad. Estaba fumando afuera del departamento, de pronto salió una mujer de 27-28 años. Hablamos un poco:
    — ¿A qué se dedica su esposa?
    — Tiene un pequeño salón de belleza.
    — ¿Y cómo le puedo hacer para que me haga una manicura?
    — Vaya a su salón.
    — No, no quiero ir al salón. Que ella tome todo lo necesario del trabajo y que por la tarde me haga manicura. ¿De acuerdo?
    — Mi esposa no trabaja en casa.
    La vecina se quedó en silencio y se fue. Al día siguiente:
    — ¿Por qué su esposa no fue a hacerme manicura ayer?
    — Le dije que mi esposa no trabaja en casa.
    — No entiendo, somos vecinos, ¿cuál es el problema? ¿A mí, que soy su vecina, por mantener una buena relación, no me puede hacer manicura? Incluso hasta podemos hacer amistad.
    — Mi esposa tiene 55 años y ella es dueña del salón de belleza. No trabaja en casa. ¿Entiende?
    — ¿Entonces no me hará manicura?
    — Vaya a su salón de belleza.
    Y la vecina dejó de saludarnos a mí y a mi esposa.

¿Qué cosas raras han hecho tus vecinos?

Imagen de portada DELETED / pikabu