Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
6 Lugares de París que no te puedes perder... y que no están en las guías turísticas

6 Lugares de París que no te puedes perder... y que no están en las guías turísticas

----
63k

"La ciudad luz" es el destino turístico que más atrae personas en todo el año. Millones de turistas se dan cita a lo largo de las cuatro estaciones para admirar la Torre Eiffel, conocer el mirador de Montmartre y visitar la imponente catedral de Notre Dame. Esta magnífica ciudad atravesada por el río Sena y llena de rincones románticos, museos legendarios y restaurantes exquisitos tiene mucho más por ofrecer de lo que aparece en las guías turísticas.

Genial.guru comparte contigo 6 fascinantes atractivos parisinos que quizá no conocías; de los que no todo el mundo habla pero que no puedes dejar de ver el día que visites París. Estos lugares trascienden la idea de ciudad idílica y te muestran otras caras de una de las capitales más grandes del mundo. 

La Estatua de la Libertad

¿Sabías que la Estatua de la Libertad que está en Nueva York es un regalo de los franceses a los estadounidenses? En el siglo XIX un famoso jurista francés, Eduardo Laboulaye, tuvo la idea de ofrecer a la nación de los Estados Unidos de América un monumento para conmemorar su independencia y sellar un pacto político franco-estadounidense. La estrategia se llevó a cabo y los franceses le regalaron a Nueva York la Estatua de la Libertad. Sin embargo, conservaron la maqueta original, una versión más pequeña del monumento, que hoy en día sigue exhibida en la ciudad francesa. Puedes verla en el extremo de la Isla de Grenelle, en medio del río Sena.

L'Orangerie

Este pequeño museo ubicado en los jardines de las Tullerías es menos popular que el grandioso Louvre o el de Orsay, pero no por eso es menos impresionante.Tiene pocas salas, puede visitarse en su totalidad en un poco más de una hora, y lo que hay en él deja con la boca abierta a cualquier visitante y cada día les saca lágrimas a los amantes del arte que lo recorren.  Se trata del legado que Monet le dejó a París al morir.

Además de su colección privada, el artista dejó como testamento los óleos de sus jardines de nenúfares. La obra pictórica del impresionista está expuesta en dos salas circulares. Los espectadores se sientan en el centro de las salas y de repente quedan envueltos por un mágico tapiz de pintura. Los colores vibran y parece que el agua se meciera entre los nenúfares. La sensación de profundidad y el movimiento del color en las pinceladas crea una experiencia sobrecogedora y profunda. Cuando vayas a París, piensa dos veces antes de hacer eternas filas para empujarte con otros turistas y poder ver de lejos a la Mona Lisa en el Louvre. Este museo te deja con la boca abierta y el corazón emocionado. 

La Défense

Este es el lado más contemporáneo de París. Se trata de un complejo empresarial formado por modernos edificios construídos con arquitectura de vanguardia y alta tecnología. Aquellos que creen que París es una antigüedad romántica, es porque nunca visitaron La Défense. Se puede llegar en Metro hasta la plaza central de este lugar, que está decorada con un imponente arco cuadrado que alberga cientos de oficinas. Además de los edificios empresariales hay dos centros comerciales con pequeños restaurantes y algunos monumentos artísticos contemporáneos diseñados para darle carácter a este lugar. 

Museo del vino

Si lo tuyo no son los museos de arte con largas filas y abstractas obras difíciles de comprender, visita el museo del vino. ¿Qué mejor país que Francia para enterarte de la historia y las variedades de esta mística bebida?

En pleno corazón de París, cerca de la Torre Eiffel, este museo es un rincón histórico que conserva su antigua arquitectura basada en arcos de medio punto construídos con piedra. Si te enamoras de sus salas y su exhibición, puedes quedarte un rato más y almorzar en su pequeño y acogedor restaurante. 

Playa en el Sena

¿No sabes si elegir unas vacaciones al borde de la playa o visitar "La ciudad luz"? Ya no tienes excusa para dejar de ir a París. Durante el verano, los bordes del Sena se convierten en playas públicas que tanto turistas como locales aprovechan. Puedes darte un día de descanso y tomar el sol en bikini mientras ves a lo lejos la Torre Eiffel. 

Catacumbas

Este misterioso legado de la ciudad permanece oculto en pasajes subterráneos llenos de rincones oscuros y ecos fantasmagóricos. Si quieres conocer el lado oscuro de París, visita sus catacumbas: una red bajo tierra poblada por esqueletos de antiguos parisinos. Esta "ciudad de los muertos" fue construida en el siglo XVIII para solucionar la falta de cementerios que sufría la capital francesa. 

Foto de portada: Olimpiada

----
63k