Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración
Quiero ir a Turquía

Quiero ir a Turquía

--1-
13k

Turquía es un país mágico. Quien llega a Estambul siente de inmediato su aire milenario de exotismo y poderío. Gobernada durante años por sultanes, esta tierra posee misteriosos paisajes, imponentes monumentos, deliciosas comidas y un pueblo amable y acogedor.

Genial.guru te lleva a recorrer Turquía en 10 fotos que te harán morir de ganas por visitar sus ciudades y pueblos. Adéntrate en su exhibición cultural, da un paseo por el Bósforo, visita una de las mezquitas más grandes del mundo, aventúrate a vivir un vuelo en globo sobre las habitaciones ermitañas de Capadocia y termina tu recorrido visitando una de las terrazas acuáticas más hermosas del planeta. 

Gálata, el puente en Estambúl que une a Oriente con Occidente

Este puente que atraviesa el Bósforo, une a Oriente con Occidente. Es una de las principales vías de la capital de Turquía y también un paraje imperdible cuando se va como turista. Para salir de la ciudad a múltiples destinos dentro de este país, este es un paso obligatorio. 

La mezquita Azul

La mezquita Azul es una de las más grandes de Turquía y el mundo. Su arquitectura imponente decora la ciudad y es un imán para turistas y locales. Para visitarla hay que seguir el protocolo musulmán que exige ingresar sin zapatos y para las mujeres usar un velo que cubra cabello y hombros. El sultan Ahmed I fue quien ordenó su construcción.

Esta mezquita cuenta con seis mirantes que representan profetas musulmanes. Cuando se conoció el número de mirantes que tenía esta mezquita, Ahmed I fue criticado por intentar igualar la grandeza de la mezquita de La Meca. El problema se solucionó cuando el sultán costeó la construcción de un séptimo mirante para la mezquita de La Meca.

Y si el sultán quería una fachada imponente, no se quedó atrás con el diseño de azulejos en el interior. 

El Bazar de las Especias

Este bazar, menos turístico que el Gran Bazar, está ubicado en uno de los barrios centrales de Estambul y es uno de los mercados locales más grandes de la ciudad. En él se encuentran productos de todo tipo, incluídas artesanías magníficas y especias exóticas. Al entrar a sus pasillos se percibe un olor picante y dulce al mismo tiempo, una combinación que logran los condimentos y alimentos típicos de este país.

Palacio de Topkapi 

Su nombre traduce "palacio de las puertas de cañones" y es uno de los más imponentes monumentos que hay en Estambul. Hoy en día es un museo donde se exhiben objetos de valor y colecciones privadas de sultanes, pero por mucho tiempo fue la sede administrativa del imperio otomano. Visitar sus salas es hacer un recorrido cultural por Turquía y apreciar la más grande muestra de poder y bonanza que puede ofrecer un imperio.

El Gran Bazar

Este es otro de los atractivos principales de la capital de Turquía. Sus pasillos ruidosos y llenos de artesanías locales son irresistibles para los turistas. La oferta de objetos elaborados a mano y cargados de colores y exotismo es infinita, pero hay que tener cuidado a la hora de comprar. Para los turcos la negociación es una parte fundamental de cualquier negocio y antes de darte un buen precio para que adquieras un tapiz o una lámpara, deberás pedir rebajas una y otra vez.

Capadocia

Este es uno de los lugares icónicos de Turquía. Sus valles rocosos han sido esculpidos por el viento durante años y dentro de sus montañas se construyeron habitaciones ermitañas desde antes de la Edad Media.

Uno de los paseos imperdibles es el que debes hacer en globo. De madrugada, todas las naves son montadas e infladas y si estás listo a la hora adecuada verás el amanecer mientras tu globo asciende sobre este impresionante paisaje. Si lo haces en invierno, verás cómo las montañas se cubren de nieve.

Habitaciones ermitañas

Estas habitaciones fueron el hogar de miles de turcos a lo largo de la historia, pero también el escenario de guerras sangrientas entre cristianos y musulmanes. En su interior hay capillas católicas y mezquitas musulmanas. El territorio pasó de manos de unos a manos de otros a lo largo de las batallas. Hoy en día, algunos hoteles y posadas conservan este mágico estilo arquitectónico, pero las únicas que aún viven en el interior de las montañas más viejas, son las palomas.

Pamukkale

Pamukkale es un parque natural único en el mundo. Su atractivo principal son las estructuras rocosas en forma de terrazas que albergan aguas con propiedades minerales únicas. En la parte superior del parque se pueden visitar algunas ruinas y atravesar parques llenos de verdes árboles, sin embargo, el lugar a donde todos los turistas se dirigen es a este. 

Aunque parezca increíble, estas terrazas están abiertas al público que entra al parque y si hace buen tiempo te puedes bañar en ellas. 

Turkish delight

Así se le conoce comúnmente a estos dulces típicos. No podíamos terminar el recorrido sin antes saborear un bocado local. La pastelería turca es conocida por sus pastas almendradas y su toque de pistacho dulce. Estos bocadillos se encuentran en numerosas vitrinas de cientos de pastelerías en Estambul y otras ciudades. Las venden porcionadas frescas o en cajas para que lleves a casa un recuerdo dulce de este impactante país.

Foto de portada: voyagegate

--1-
13k