10 Datos sobre tu cuerpo que no creerás que son ciertos y que te dejarán boquiabierto

Curiosidades
hace 7 meses

Tu cuerpo de hecho brilla. Emite una luz supertenue que es más intensa alrededor de las 3 o 4 p. m. La triste noticia es que este brillo es 1000 veces menos intenso que lo que pueden ver tus ojos. Los humanos son los únicos animales que tienen barbilla. Incluso nuestros parientes genéticos más cercanos, los gorilas y los chimpancés, carecen de esta pequeña pieza de hueso que se extiende hacia adelante desde la mandíbula. Sus mandíbulas inferiores se inclinan hacia abajo y hacia atrás desde sus dientes delanteros. Los científicos aún no han descifrado este misterio. Las opiniones sobre por qué las personas están hechas de esta manera difieren. Algunos investigadores creen que el mentón nos ayuda a masticar la comida. Otros están seguros de que tiene algo que ver con el habla. Otros creen que es simplemente un lugar especial para dejar crecer una barba de chivo.

El elemento más abundante en el cuerpo humano es el oxígeno, con un 65 %. Pero también contiene litio, cobalto, oro y uranio. El más raro de todos es el radio. En promedio, los humanos bostezan 20 veces al día, en parte de forma espontánea, por ejemplo, cuando estás cansado, pero a veces cuando alguien lo hace cerca de ti. Los científicos creen que podría tratarse de algo llamado “imitación”. Normalmente, cuando los animales imitan a otros, reconocen alguna acción como útil, así que deciden hacerla también. En el caso de los humanos, ocurre cuando alguien cruza las piernas, se ríe, te sonríe o bosteza. El ácido estomacal descompone los alimentos que comes y los convierte en partículas fáciles de digerir. También detiene los patógenos y microbios desagradables que podrían enfermarte. De hecho, ¡el ácido estomacal es tan fuerte que incluso puede disolver huesos y metales! Sin embargo, no comas latas de refresco, porque probablemente no terminará bien.

Tu cerebro tiene más de 86 000 millones de células nerviosas. Todas ellas están unidas por 100 billones de conexiones. ¡Eso es incluso más que el número de estrellas de la Vía Láctea! Es muy probable que puedas adivinar el nombre de alguien basándote en su aspecto. Los investigadores mostraron fotos de retratos a un grupo de personas, con cuatro nombres escritos debajo. Les pidieron que eligieran el nombre correcto para tal o cual persona. La ley del azar dice que lo adivinarás el 25 % de las veces, pero en esta investigación, la gente acertó en un porcentaje del 25-40 %, y había más de 94 000 rostros mostrados. Digamos que un hombre se llama Bob: la gente espera que tenga una cara más redonda que Tim. Esperan que Bob sea más alegre y esté más dispuesto a relacionarse con la gente. Tiene que afectar a su aspecto facial de alguna manera. Una mujer llamada Katherine puede considerarse más seria, estudiosa y concentrada. Eso podría influir también en sus músculos faciales.

Cuando los antiguos romanos flexionaban sus bíceps, pensaban que sus músculos parecían ratones. Por eso la palabra “músculo” se traduce como “pequeño ratón” en latín. El pulmón izquierdo es más pequeño que el derecho porque comparte espacio con el corazón. Los expertos solían pensar que solo podemos distinguir 10 000 aromas. En realidad, un estudio reciente descubrió que los seres humanos pueden reconocer 1 billón de olores. La generación milénica, es decir, las personas nacidas entre 1981 y 1996, son más olvidadizos que los mayores. La principal causa de su falta de memoria es el mayor nivel de estrés. Así que, oye, tranquilo. Algunos científicos creen que el propósito de las huellas dactilares es un mejor agarre, pero otros piensan que están ahí para ayudar a absorber el agua y permitir que la piel se estire cuando sea necesario para protegerla de los daños. También hay una teoría que dice que las huellas dactilares mejoran el sentido del tacto.

El café caliente puede saber mejor que el frío. Los receptores de las papilas gustativas son más sensibles cuando la comida está a temperatura ambiente o un poco por encima de ella. Así, el café caliente puede parecer menos amargo porque las papilas gustativas que detectan el amargor son más sensibles cuando el café está frío. La molécula más grande del cuerpo humano es el cromosoma 1. Una célula humana tiene 23 pares de cromosomas, y cada cromosoma 1 está formado por 10 000 millones de átomos. Se inhalan 25 000 trillones de moléculas en una sola respiración. Eso es 25 seguido de 21 ceros. Cuando camines más rápido, en algún momento sentirás el impulso natural de empezar a trotar. Tu cuerpo quiere tener un estado estable tanto si corres como si caminas. Así que, si estás caminando rápido, te obligará inconscientemente a empezar a correr. Una de las teorías es que usamos más energía cuando caminamos más rápido que cuando corremos, así que esa es una de las formas en que el cuerpo ahorra energía.

El meñique es algo pequeño y poderoso. Sin él, tu mano perdería una parte importante de su poder. Los dedos índice y medio cooperan con el pulgar para agarrar y pellizcar. Y el meñique, junto con el anular, proporciona fuerza de agarre. El órgano más graso del cuerpo es el cerebro. La grasa constituye al menos el 60 % de su peso seco. Esta cualidad ha llevado al cerebro a los Guinness World Records. Este órgano contiene alrededor del 25 % del colesterol del cuerpo, que es vital para el bienestar del cerebro. Tus huesos son cuatro veces más duros que el cemento. El hueso más fuerte es el fémur. Puede soportar hasta 30 veces el peso de una persona adulta. Y lo que es aún más increíble es que nuestros huesos están hechos de un material compuesto, lo que significa que son duros y elásticos al mismo tiempo.

Las uñas de las manos crecen el doble de rápido que las de los pies. Las de los pies tardan 15 meses y medio en crecer 2,54 cm, pero las de los dedos solo 7 meses. La capa externa de la piel es más gruesa en los pies que en otras partes del cuerpo. El corazón tiene su propio sistema eléctrico y puede seguir latiendo incluso cuando está desconectado del cuerpo. Los vasos sanguíneos del cuerpo son lo suficientemente largos como para dar dos o más vueltas a la Tierra. La idea de que solo usamos el 10 % de nuestro cerebro es un mito. En cualquier momento, utilizas casi el 100 %. De lo contrario, no serías capaz de realizar tareas sencillas, como beber una taza de café. Más del 70 % de tu cerebro está formado por agua, y necesita el 20 % del suministro de oxígeno de tu cuerpo. La vida promedio de un pelo de la ceja es de 4 meses.

El cuerpo de una persona de 49,8 kilogramos contiene 40 cucharadas de sal. Si se plancharan todas las arrugas del cerebro y se pusiera plano, tendría el tamaño de una funda de almohada. El cerebro se arruga porque no hay mucho espacio en el cráneo, así que se pliega sobre sí mismo a medida que crece. Por cierto, no hagas eso de la funda de almohada con tu cerebro, confía en mí. Pasamos el 40 % de nuestra vida con los ojos cerrados. La mayor parte de ese tiempo es cuando dormimos. Pero no te olvides de contar también el parpadeo. O mientras conducimos. Produces unos 40 220 litros de saliva en tu vida. Eso es suficiente para llenar unas quinientas bañeras. No hay más que decir. El mayor flujo de sangre no está en el corazón ni en el cerebro. Está en los riñones. Es muy difícil para nosotros comprender lo pequeño que es un átomo. Pero piénsalo de esta manera: tu cuerpo está formado por la asombrosa cantidad de 7000 cuatrillones de átomos. ¿No te parece que un siete es perseguido por una entera multitud de ceros?

En un adulto, la sangre constituye el 7-8 % del peso total del cuerpo. Alrededor del 55 % de la sangre es plasma líquido. El resto son glóbulos rojos y blancos y plaquetas, que forman coágulos y evitan las hemorragias. No puedes tragar y respirar al mismo tiempo. Al principio, la comida que deglutes y el aire que respiras bajan por la misma parte de la garganta. Solo un poco más abajo, el conducto se divide en esófago (para los alimentos y los líquidos) y tráquea (para el aire). Cuando tragas, las vías respiratorias se cierran automáticamente. Esto evita que inhales accidentalmente alimentos.

Pero, de vez en cuando, ocurre. El gruñido que hace tu estómago cuando tienes hambre tiene un nombre: se llama borborigmo. La comida tarda entre 6 y 8 horas en recorrer el estómago y el intestino delgado. Esto se debe a que el cuerpo intenta absorber todos los nutrientes. La idea de que la lengua tiene zonas de sabor es un mito. Todas las papilas gustativas pueden detectar 5 sabores. Pero algunos receptores son más sensibles que otros. Los seres humanos son los únicos animales que retrasan voluntariamente el sueño. ¡Solo asegúrate de dormir lo suficiente!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas