10 Objetos de nuestra casa que resultan no ser tan inofensivos como creíamos

Curiosidades
hace 1 mes

En nuestra vida cotidiana tratamos con muchos objetos diferentes que nos parecen cómodos y modernos. Nos hacen sentir increíblemente progresistas y nos hacen pensar que estamos cuidando de nosotros mismos y del mundo. Pero utilizamos muchas cosas que ya nos son familiares en automático, sin pensar. Pero algunas de ellas pueden perjudicar la salud si no se manejan adecuadamente.

1. Bolsas shopper de algodón

Si llevas regularmente la misma bolsa de algodón, probablemente esté sucia. Las utilizamos como alternativa a las bolsas de plástico, que no se nos ocurre lavar. Sin embargo, las bolsas de algodón requieren un enfoque diferente.

La mayoría de la gente admite que nunca lava sus shoppers, lo cual es un error. Los alimentos, especialmente la carne, el pescado, la fruta y la verdura, generan inevitablemente bacterias alimentarias en el shopper. Para evitar la proliferación de microorganismos peligrosos, lava tu bolsa al menos una vez a la semana o después de cada visita a la tienda.

Además, las bolsas de algodón reutilizables no son tan ecológicas como creemos. Su producción requiere grandes cantidades de agua. Estos productos no siempre son reciclables, ya que los logotipos de las marcas impresos en el tejido suelen contener PVC. Las bolsas reutilizables de plástico reciclado se consideran las bolsas de compra más ecológicas.

2. Colchones y almohadas ortopédicos

Estos colchones y almohadas se flexionan bajo tu peso y luego vuelven a su estado original. De este modo, el cuello, la cabeza y todo el cuerpo reciben un apoyo adicional. Dependiendo de la posición en la que duerma una persona, le convendrán distintos tipos de colchones y almohadas ortopédicos. Por lo tanto, es importante no equivocarse en la elección, ya que de lo contrario podría sufrir dolores de espalda y un sueño intranquilo.

Las personas que pasan calor por la noche deben tener en cuenta que algunas almohadas ortopédicas retienen el calor y se calientan mucho con el cuerpo. Si no duermes solo en la cama, un colchón que es bueno para tu espalda también puede ser perjudicial para la persona que se acuesta a tu lado.

3. Copas menstruales

En general, la comunidad médica considera que las copas menstruales son seguras. Aunque los efectos negativos son poco probables, es mejor protegerse y conocer los riesgos.

Una copa de tamaño inadecuado puede causar irritación. Para evitar infecciones, asegúrate de lavarte bien las manos y la copa antes y después de usarla. Estas sencillas reglas te ayudarán a evitar muchas consecuencias desagradables. Lea también atentamente las instrucciones antes de usarla.

4. Lencería de encaje

La ropa interior de aspecto bonito puede causar muchos problemas. Muy a menudo, el encaje roza o pellizca la piel delicada. Además, los tejidos sintéticos, la seda y el poliéster retienen el calor y la humedad. Esto crea un entorno favorable para el crecimiento bacteriano.

Lo ideal es que cada centímetro de ropa interior sea de algodón o, al menos, tenga un forro de algodón en el centro. Esto no significa que debas evitar por completo el encaje, pero es mejor que reduzcas al máximo el tiempo que lo llevas.

5. Toallitas húmedas

Este producto higiénico nos parece muy práctico. Son fáciles de llevar y a menudo acuden al rescate en situaciones embarazosas.

Pero tienen sus trampas. Una toallita húmeda puede propagar bacterias si se limpian varias superficies seguidas con una sola toallita. Por eso, si necesitas limpiar un poco, es mejor que utilices agua y jabón.

Además, la mayoría de las toallitas húmedas contienen fibras microplásticas que no se degradan. Si llegan al mar, las toallitas son perjudiciales para la vida marina.

6. Pasta de dientes

Hablamos de dentífricos con microgránulos, diseñados para blanquear y pulir la superficie del esmalte dental. La cuestión es que estos gránulos no son más que microplásticos. Dicho plástico puede contener toxinas perjudiciales para nuestra salud.

Además, el rechazo de la pasta de dientes con gránulos a largo plazo debería contribuir a mejorar la situación ecológica de nuestro planeta y hacer que nuestro cuerpo sea un poco más seguro.

7. Discos de algodón

Los discos de algodón nos ayudan a desmaquillarnos y aplicarnos tónico o cualquier otro producto en la cara. Nos parecen seguros y prácticos.

Sin embargo, probablemente te habrás dado cuenta de que el algodón absorbe más líquido del que expulsa. Además, el algodón es un material bastante áspero, y eso es malo para la piel delicada. Las fibras pueden atascarse en los ojos, las pestañas y la piel. Y los discos de algodón no son los mejores para desmaquillar.

8. Ionizador de aire

Los ionizadores son muy populares entre las personas que se preocupan por la limpieza del aire de su casa y por su salud. Los fabricantes de ionizadores afirman que estos aparatos milagrosos pueden combatir virus y bacterias, así como mejorar el bienestar y el rendimiento. Sin embargo, resulta que tales beneficios tienen sus inconvenientes.

Los estudios demuestran que los ionizadores reducen la cantidad de algunos compuestos orgánicos nocivos en el aire mientras funcionan. Pero, al mismo tiempo, pueden contribuir a la formación de sustancias como la acetona o el etanol. Aquí radica el peligro: estos compuestos pueden irritar los ojos, la nariz y la garganta. Para evitar estos riesgos, es mejor utilizar purificadores de aire con filtros sin ionización.

9. Brillantina

Desde hace muchas décadas, la gente utiliza brillantina para decorar objetos. En distintas épocas, la brillantina se fabricaba con piedras, vidrio e incluso insectos. La brillantina moderna se fabrica con aluminio y plástico. Últimamente, se ha puesto de moda aplicar brillantina en la cara como parte del maquillaje. Por supuesto, la imagen se vuelve chic, pero también tanta belleza exige a veces sus sacrificios.

Se pueden inhalar fácilmente las diminutas partículas, o pueden introducirse en el cuerpo con la comida. Esto es tan perjudicial como inhalar gases de escape. Además, el microplástico brillante tiene bordes muy afilados y es mejor evitar que entre en los ojos.

10. Cubrezapatos

Los cubrezapatos ayudan sin duda a mantener la suciedad de la calle fuera de la habitación y a dejar visualmente limpio el piso. Sin embargo, eso no significa que los gérmenes invisibles de tus suelas no acaben en la superficie.

Los estudios demuestran que las personas con y sin calzado protector dejan tras de sí aproximadamente el mismo número de gérmenes. Así que probablemente los cubrezapatos solo facilitan la vida a los limpiadores.

Imagen de portada Unsplash

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas