10 Señales tempranas que indican que tu relación te romperá el corazón

Pareja
hace 5 años

Una relación nueva es siempre emocionante, intrigante y apasionada. Simplemente nos divertimos con nuestra nueva pareja y tratamos de conocerla mejor, sin analizar demasiado su comportamiento. Sin embargo, a pesar de tu entusiasmo por tu nuevo amor, es crucial prestar atención a lo que sucede durante la fase de luna de miel, ya que esto puede establecer una buena base para lo que podría ser una unión duradera.

Genial.guru armó una lista con 10 errores tempranos que pueden afectar el futuro de una relación.

10. Pones tu vida personal en modo de espera

Al comienzo de una relación, queremos pasar cada momento con nuestra nueva pareja: dejamos de comunicarnos con viejos amigos y abandonamos a nuestra familia para poder estar siempre disponibles para hacer algunas actividades mutuas cuando nuestro amor nos llama o nos envía un mensaje de texto.

¿Por qué esto está mal? Puedes comenzar simplemente por renunciar a ciertos amigos, pero luego cambiarás de trabajo, te mudarás a otro país o perderás el contacto con tus seres queridos. En este caso, tu pareja podría perder interés en ti porque simplemente te conviertes en una sombra de tu antiguo yo.

¿Cómo solucionarlo? Recuerda que la relación sana siempre implica un cierto grado de independencia, así que trata de dividir tu tiempo libre de acuerdo con la regla 50-30-20: pasar el 50 % de tu tiempo con tu pareja, el 30 % con tus amigos y familiares, y 20 % contigo mismo.

9. Toleras un mal comportamiento

Faltarle el respeto a tu espacio personal, hacer chistes insensibles, amenazar con dejarte, hacer sugerencias sobre cómo mejorar tu apariencia, insultarte, ser agresivo, llegar siempre tarde, estar pegado a un teléfono durante sus citas, ignorar tus rechazos... Mucha gente no presta atención a estas señales de alarma porque algunos otros aspectos de su relación parecen ser buenos.

¿Por qué esto está mal? Si ignoras estas señales de advertencia de una futura relación tóxica durante demasiado tiempo, es posible que algún día te des cuenta de que has invertido gran parte de tu tiempo y energía en una persona que te ha estado tratando mal durante años.

¿Cómo solucionarlo? No seas demasiado exigente, solo expresa tus expectativas de manera educada, como: “No puedo soportar que alguien siempre llegue tarde”, o “Me gustaría que nuestras citas fueran solo para nosotros dos”. Si eso no funciona, huye inmediatamente y nunca mires atrás.

8. Mencionas tus experiencias anteriores

Es mejor dejar algunas cosas en el pasado. Esto incluye a tus ex, comparar a tu nuevo compañero con ellos y a tus propios hábitos, sin importar cómo terminaron finalmente las cosas en esas relaciones.

¿Por qué esto está mal? Mencionar a tu ex con demasiada frecuencia puede ser realmente molesto para tu pareja. Podría comenzar a compararse con tus amantes anteriores, y eso arruinará tu relación. Además, si comparas continuamente a tu pareja con las personas que estaban en tu vida antes, podría ser una señal de que estás creando estándares increíblemente altos.

¿Cómo solucionarlo? Tus relaciones del pasado son importantes porque formaron a la persona que eres hoy y pueden ayudarte a comprender qué cualidades valoras en una pareja. Pero debes recordar la regla de oro: “Nunca hables sobre tus ex hasta que te sientas seguro en tu relación actual”.

7. No se comunican

“Si mi novia o mi novio realmente me quisiera, sabría lo que necesito y me lo daría”. Muchas personas creen que sus parejas pueden leer sus mentes. Desafortunadamente, eso no es cierto, y este es uno de los errores más graves que se cometen en una relación.

¿Por qué esto está mal? Al igual que al tratar de evitar conflictos, la falta de comunicación puede llevar a sentimientos de confusión y malentendidos. Y cualquier sentimiento negativo no resuelto se convertirá en resentimiento con el tiempo.

¿Cómo solucionarlo? Al principio, puede ser difícil e incómodo hablar sobre tus deseos y quejas, pero es crucial que lo hagas. Para hacer que una relación dure, sé honesto con tu pareja sobre lo que estás buscando. No olvides escuchar su versión también. La situación ideal es cuando puedes encontrar un equilibrio perfecto entre hablar y escuchar.

6. Idealizas a tu pareja

Todos somos humanos y a veces cometemos errores. Sin embargo, algunas personas lo olvidan durante su período de luna de miel, porque todavía usan lentes de color rosa y consideran a sus parejas como criaturas perfectas. Por desgracia, lamentarán eso más tarde.

¿Por qué esto está mal? Poner a tu compañero en un pedestal solo te traerá decepción en el futuro, cuando veas que tu pareja es solo un ser humano, exactamente como tú.

¿Cómo solucionarlo? Evita tener expectativas demasiado altas para tus seres queridos. En cambio, preste atención a la forma en que tratan a los demás: a sus amigos, familiares, camareros en restaurantes, etc. Tu nuevo amor probablemente esté usando los mismos lentes de color rosa que tú cuando está contigo, así que esto te dará una idea de quién es realmente.

5. Finges ser otra persona

Siempre queremos parecer mejores de lo que somos, por lo que tendemos a mantener nuestras no tan buenas cualidades en secreto todo el tiempo que podamos, pero sabemos que esto no puede durar para siempre. También pensamos que todas nuestras pequeñas mentiras piadosas no afectarán a nuestra relación en absoluto, por lo que tergiversamos un poco la verdad, solo para complacer a nuestra pareja o evitar conflictos. Y luego empezamos a preguntarnos qué hemos hecho mal.

¿Por qué esto está mal? Mantener secretos y mentirle a tu ser querido desde el principio solo puede crear mentiras más grandes. Si tu nueva relación se basa en falsedades, lo más probable es que se desmorone.

¿Cómo solucionarlo? Las claves para una relación saludable son la honestidad, la confianza mutua, el respeto y la comprensión. No es que tengas que contarle a la otra persona cada minuto de tu vida, pero no debes ocultar intencionalmente algo importante para ella. Es entendible cuando ocultas un secreto o algo que no es importante. Pero si te sientes culpable por no hablar de ello, será mejor que compartas eso con tu pareja.

4. Tratas de controlar a tu pareja

Los intentos de tomar el control de la vida de tu pareja suelen ser una señal de que tienes serios problemas de confianza. Esto incluye sentir y actuar con celos, tratar de controlar el comportamiento de tu compañero y verificar constantemente lo que está haciendo.

¿Por qué esto está mal? Si deseas controlar o comentar cada movimiento que hace la otra persona, tu pareja puede sentir que estás tratando de limitar su mundo personal bien establecido y eliminar las cosas que son importantes para ella. Como resultado, puedes terminar alejándola.

¿Cómo solucionarlo? Recuerda que no debes enviar mensajes de texto a tu novio o novia a las 2 a. m. solo para ver cómo está. Y no revientes el teléfono de tu compañero cada vez que no te responda inmediatamente. Piénsalo bien: tú no eres el padre de esta persona. Si él o ella es un adulto, trátalo como tal.

3. Ignoras las grandes diferencias

Tener valores fundamentales similares es crucialmente importante para una relación duradera y saludable. Sin embargo, la mayoría de las personas ignoran esto durante la fase de luna de miel y se arrepienten más tarde, porque son cosas como la religión, la moral, la familia, los amigos, la carrera y el dinero las que constituyen nuestras personalidades, y simplemente no pueden ser evitadas en ninguna etapa de una relación.

¿Por qué esto está mal? Incluso si les gusta la misma música y disfrutan pasar tiempo juntos, estas cosas hablan más sobre la pasión y no sobre la misma visión del mundo. Pero la pasión no puede durar para siempre, y tendrás que revisar los valores de tu pareja tarde o temprano. Si encuentras grandes diferencias entre los tuyos propios fundamentales y los de tu pareja, la relación simplemente no funcionará.

¿Cómo solucionarlo? Para evitar decepciones en las siguientes fases de tu relación y para no perder tu tiempo en una aventura amorosa que morirá pronto, tómate un tiempo para hablar de estas cosas antes de seguir adelante.

2. Eres demasiado pegajoso

Cuando se trata de una nueva relación, siempre tratas de establecer una conexión sólida con tu pareja. Esto significa que puedes correr el riesgo de volverte demasiado necesitado o pegajoso con tu nuevo compañero, y desear pasar la mayor parte de tu tiempo exclusivamente con él.

¿Por qué esto está mal? No darle espacio a tu pareja solo va a crear distancia entre los dos. Es posible que comience a sentirse como si la estuvieras sofocando, y esto podría provocar un comportamiento inesperado por parte de ella, incluso hacerla recurrir a otras personas y hasta engañarte.

¿Cómo solucionarlo? La gente necesita espacio y debes entenderlo. Entonces, si realmente quieres que tu relación funcione a largo plazo, continúa siendo la persona segura e independiente que eras antes de conocer a tu compañero.

1. Avanzas demasiado rápido

La nueva relación puede avanzar a una velocidad vertiginosa: al principio, tienes mariposas en el estómago cada vez que estás con esa nueva persona especial, y luego no puedes evitar fantasear sobre su futuro juntos como pareja. Pero si comienzas a imaginarte a sus futuros hijos, mascotas y la casa en la que vivirás feliz para siempre, baja la velocidad de inmediato.

¿Por qué esto está mal? Comprometerse demasiado temprano, incluso si tu pareja parece ser la persona indicada, puede ejercer una presión innecesaria en una nueva relación, y tu novia o tu novio simplemente podrían asustarse. Además, avanzar demasiado rápido puede hacer que pierdas todas las pequeñas cosas que puedes disfrutar al principio de tu relación.

¿Cómo solucionarlo? No omitas ciertos pasos de la relación. Todos ellos son necesarios para que realmente puedas conocer bien a tu compañero. Su primera salida nocturna, primer beso, primera pelea, primer viaje: disfruta de cada actividad mientras descubres todos los aspectos ocultos de la personalidad de tu pareja.

¿Cómo sueles manejar los problemas que surgen en tu relación? ¡Comparte tus experiencias y consejos con nosotros en los comentarios!

Ilustradora Ekaterina Gapanovich para Genial.guru

Comentarios

Recibir notificaciones

Nunca se debe dejar tu vida por tener una relación. La pareja es un punto más de tu vida, no es todo.

-
-
Responder

Lo principal es la comunicación en la pareja. Me parece básico para que la relación funcione.

-
-
Responder

Lecturas relacionadas