13 Personas para las que viajar en transporte público fue una experiencia épica

Historias
Hace 2 semanas

Muchos de nosotros utilizamos el transporte público casi a diario. Y a veces nos encontramos con situaciones tan insólitas que es imposible no compartirlas con los demás. Por ejemplo, que te pidan que pagues por una carriola como si fuera equipaje en el autobús. En otras ocasiones, el conductor del tranvía se convierte en un caballero de la justicia. Y a veces el conductor de la furgoneta comprueba la identidad de la gente.

  • Por la mañana, entro volando en el vagón y el chico que corría detrás de mí no llega a tiempo y se estrella contra las puertas que se han cerrado delante de él. Sonríe y me envía un beso: seguramente está de buen humor. Le sonrío y le devuelvo el saludo. En la puerta de al lado veo a un colega que vive a dos paradas de mí, riéndose. Nos saludamos riendo. Y entonces una voz de hombre viene de detrás de mí: “Señorita, ¿conoces a todo el mundo en el metro?”. Giro la cabeza y veo que es el antiguo entrenador de mi hijo. No se acuerda de mí, por supuesto. Han pasado 12 años. Le digo: “Hola, no conozco a todo el mundo, pero te conozco a ti. Eres entrenador en la sección de fútbol infantil”. Mañana saludaré a todo el mundo cuando entre en el vagón. Por si acaso. © crazyEmpress / Pikabu
  • Todos los días, después del trabajo, tomo el último autobús hasta las cocheras. Ayer todo parecía normal. De repente, el revisor se me acercó y me preguntó en qué parada me iba a bajar. Le contesté que me dirigía a la última parada y que luego seguiría una ruta determinada. Entonces se dio la vuelta y gritó: “Julia, date la vuelta, vamos a llevar a un pasajero a casa”. Y, qué suerte, solo por mí cambiaron la ruta y pararon exactamente frente a mi casa (vivo entre dos paradas). Decir que me impactó toda la situación es no decir nada. © Loriensed / Pikabu
  • Nuestra ciudad ha estrenado recientemente nuevos autobuses grandes. Un día fui al parque con mi hijo. Él va en cochecito. Subimos al autobús, el revisor se acerca, pagué solo por mí. Los niños menores de 7 años viajan gratis. Pero el revisor dijo:
    — ¿Y por el equipaje?
    — Perdone, ¿qué equipaje?
    — El cochecito.
    — ¿Desde cuándo los cochecitos son equipaje?
    — Un cochecito es equipaje. ¡Pague!
    — Ya hemos viajado con nuestro hijo en transporte público y en ningún sitio han llamado equipaje a un cochecito.
    — Le preguntaré al conductor.
    Lo hizo. El conductor gritó por todo el autobús que un cochecito era equipaje y que había que pagar. Le pregunté dónde estaba escrito. El conductor se rascó la cabeza y gritó: “¡Vale, entonces no pagues!”. © Schastje / Pikabu
  • Vivo en el sur de Florida. Un día iba en autobús y vi por la ventanilla a un hombre montado en un camello. Un pasajero entendido se dio cuenta y me contó que en la zona hay una reserva privada con jirafas, camellos y chimpancés. © Unknown author / Reddit
  • Iba en metro. Un hombre iba sentado frente a mí con un libro en las manos y me miraba tan fijamente que me sentí incómoda. Aparté la mirada un momento y luego le observé en secreto, pero él siguió mirándome. No estaba enamorado, sino estudiando algo. Me harté, pero pensé que me bajaba pronto, así que dejé que me mirara. Cuando me crucé con él en la parada, pude ver el título del libro que tenía en las manos: “Cómo reconocer a una bruja”. Nunca pensé que me pareciera a una bruja. © Cámara 6 / VK
  • El tranvía en el que viajaba se detuvo en una curva, a cincuenta metros de la parada. Dos adolescentes se abalanzaron sobre la puerta cerrada. El conductor les dijo enseguida: “Chicos, ¿qué están haciendo? La parada está allí”. Y mostró la mano hacia delante. Los chicos se dieron cuenta de que la puerta no se abriría para ellos y mostraron un gesto obsceno al conductor. Y, satisfechos de sí mismos, se dirigieron hacia esa misma parada. El tranvía también se puso en marcha. Se acercó a la parada, recogió a los pasajeros, el conductor esperó a esos dos idiotas y cerró la puerta justo delante de ellos. Golpearon enfadados al tranvía, pero el conductor siguió conduciendo con una sonrisa en la cara. © Cámara 6 / VK
  • Al volver del trabajo, subí al autobús en la última parada. Llegamos a la primera parada,pero nadie bajó ni subió. Bueno, vale, seguimos. En la segunda parada no había gente, el conductor ni siquiera se detuvo. En la tercera y cuarta parada había mucha gente, pero nadie se subió. Solo en la quinta parada nos enteramos de lo que pasaba. Un hombre entró por la puerta principal y preguntó al conductor: “¿Cuál es la ruta? El tablero no está encendido!”. © Sir.****naft / Pikabu
  • Me quedé dormida en el autobús sobre el hombro de un hombre. Me desperté en la parada final, cuando el conductor nos estaba echando porque su turno había terminado. El hombre no quiso despertarme y me acompañó hasta la última parada, aunque tenía que bajarse mucho antes. Le di las gracias y mi número de teléfono. © Ward 6 / VK
  • Un desconocido y yo llegamos a la parada al mismo tiempo y nos sentamos uno al lado del otro en el autobús porque no había otros asientos. Estuvimos sentados juntos 40 minutos. Después nos bajamos en la parada y caminamos 20 minutos hasta la universidad. Luego volvimos a caminar juntos y fuimos a las oficinas vecinas. Y volvimos a casa juntos. Por pura casualidad. Cuando subimos al autobús vacío, nos sentamos lo más lejos posible el uno del otro. © nathanplays / Reddit
  • Volvía a casa en minibús desde el colegio. El vehículo estaba lleno, ni siquiera había sitio para estar de pie. Iba dormitando, ¡y de repente me salieron chispas de los ojos! Al principio no me di cuenta de lo que había pasado. Abrí un ojo, pero no pude abrir el derecho. Una mujer me miró asustada y empezó a disculparse. En fin, se apoyó en el respaldo del asiento de delante y se quedó dormida. EL minibús frenó bruscamente y su codo se topó con mi ojo. En el trabajo al principio no se creyeron la historia. Pero el jefe me dio el día libre. © Overheard / Ideer
  • Viajaba en metro. Y entonces oí una voz de mujer: “En la siguiente, por favor”. Luego volvió a ocurrir lo mismo. Los pasajeros ya miraban activamente a su alrededor. A nuestra parte del vagón llegó el rumor de que alguna mujer estaba pulsando el botón para comunicarse con el conductor. Nos detuvimos, las puertas se abrieron, pero no salió nadie. De repente se oyó la voz del conductor: “¡Señora, su parada!”. La mujer salió corriendo. El conductor: “¿Ha salido esa loca?”. Todo el vagón: “¡Sí!”. © Éxito y Fracaso / VK
  • Me bajé del minibús y, al cabo de un par de minutos, descubrí que me habían robado el móvil, la cartera y las llaves del bolso. Corrí hacia el primer taxista que encontré y le pedí que me ayudara a alcanzar al minibús. Corrimos tras él atravesando casi a mitad de la ciudad, le pedí al conductor que me diera su teléfono para llamar al mío. Y entonces oí un tintineo familiar bajo mi costado, miré estúpidamente al taxista y le dije: “¿Eh?”.
    “¡¿Eh?!”, dijo el taxista. Resultó que el forro de mi bolso se había roto y todo había caído en él. Saqué la cartera y le pedí al taxista que me devolviera a donde me había subido. Se rió todo el camino. © Cámara 6 / VK
  • Por la mañana, corro hasta la parada donde acaba de detenerse el minibús. Me dirijo a las puertas y estas me cierran de golpe en la cara. El conductor grita por la ventanilla abierta: “¡Primero córtate el pelo y ponte los pantalones!”. Y se va. Nunca pensé que en el siglo XXI los pantalones cortos y el pelo largo fueran motivo para no entrar, no en un restaurante, ni en el teatro, ni en ninguna institución, sino en un minibús. © Oído / Ideer

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas