14 Historias que demuestran lo desconcertante que puede ser una entrevista de acceso a la escuela

Historias
hace 5 meses

“¿Cómo pueden siete conejos dividirse por igual en dos direcciones?”. Si ni a ti ni a tus hijos les han hecho nunca una pregunta tan disparatada, probablemente significa que nunca han hecho un examen para ser aceptados en una escuela poco habitual. En el pasado, era bastante común hacer un examen para ser aceptado en una institución. Aunque hoy en día no es tan común, algunos usuarios de Internet compartieron sus historias sobre cosas que habían tenido que responder en este tipo de pruebas de acceso.

  • En una entrevista antes de entrar en la escuela primaria, le preguntaron a mi hermano pequeño qué sabía ya. Respondió con orgullo que sabía lo que era un sujeto, un predicado, una multiplicación y una división. Lo admitieron en el programa avanzado sin rechistar. Pero, en realidad, simplemente me oía decir esas palabras cuando yo hacía deberes y no tenía ni idea de lo que significaban. Pero supo presentarse bien.
  • En invierno, mi madre me llevó a una entrevista de acceso a la escuela. Me preguntaron qué veía en la ventana. Miré y vi una fila para entrar en una tienda, así que contesté: “Una fila”. El psicólogo me volvió a preguntar. Repetí: “Veo una fila en la tienda”. Sacudió la cabeza con tristeza y dijo: “Una niña desarrollada habría contestado: ’Es invierno, llueve. Todo está mojado y gris’”.
  • Realmente no quería ir a la escuela: tenía una vida maravillosa con mi abuela, sin jardín de infancia. Mi madre se avergonzó de mí en mi primer día de escuela en 1958: lazos en el cabello, un uniforme nuevo, un ramo de flores y una cara completamente desencajada. Pero cuando nuestra primera maestra, Elena, nos llevó a clase, no recuerdo lo que nos dijo, pero salí del aula hacia mi madre con los ojos encendidos, y casi sin parar de decir: “Deseo que llegue mañana para volver a la escuela”. © Margarita Tsukanova / Facebook
  • Mi hija de 6 años tuvo que hacer un examen para entrar en la escuela. Después de la prueba, la profesora la llevó fuera del aula y me dijo: “Está bien, pero su hija no sabe cosas básicas”. Yo objeté, diciendo que mi hija era muy inteligente y estaba bien desarrollada. Y la profesora dijo: “Le he preguntado de qué está hecho un boleto de autobús, ¡y no lo sabe!”. Entonces me eché a reír y le expliqué que mi hija no había viajado en autobús en su vida. Vivíamos en el centro y todo lo que necesitábamos estaba a poca distancia a pie y, si era necesario, íbamos en coche. © IvaMartiskainen / Twitter
  • Hice un examen antes de entrar en la escuela. En aquel momento, ya sabía bastante. La mujer que hacía la prueba me puso delante tarjetas con aves. Las nombré. Luego eligió tarjetas con un ganso, un pato, un pato mandarín, un cisne, una paloma y un gorrión. Y me preguntó qué ave destacaba. Le dije que era el gorrión porque las demás eran aves acuáticas. Resulta que estaba equivocada. Debería haber contestado que todos estos pájaros tienen el cuello largo y el gorrión, corto.
  • Recuerdo que cuando mi hermano entraba en una nueva escuela, le preguntaron, entre otras cosas, en qué se diferenciaban las chicas de los chicos. Miró a mi madre confuso y le preguntó: “¿Tengo que decírselo tal como es?”. Ellos esperaban oír estereotipos sobre faldas, lazos y trenzas. © TrushinBV / Twitter
  • Ocurrió en 1996. Yo tenía 6 años. Fuimos a una entrevista en una escuela normal a cinco minutos andando de mi casa. Me pusieron una muñeca delante y me dijeron que era una niña inglesa y que tenía que explicarle qué era una bicicleta. Bueno, pensé que, como la muñeca era inglesa, debía hablarle en inglés. Entonces me acordé de mi libro infantil y le dije: “Bicycle”. Al ver el desconcierto en la cara del comité, le expliqué que era bicicleta en inglés. Como resultado, no me aceptaron en esa escuela, pero sí en otra que tenía cinco clases de inglés a la semana.
  • Llevé a mi hijo a la entrevista para que lo aceptaran en la escuela. Mi hijo lee mucho y sus conocimientos de matemáticas son de tercero de primaria. Una de las preguntas era: “Siete conejos estaban jugando en un campo. Luego se dividieron en dos campos. ¿Cómo se dividieron?”. Mi hijo se quedó pensando. Entonces el segundo profesor le preguntó cómo podían dividirse los conejos por igual. Mi hijo contestó amablemente que no sabía cómo siete conejos podían hacerlo vivos. El primer profesor añadió con tono serio: “No he dicho ‘por igual’. He dicho ’se dividieron’. ¿Cómo podían dividirse?”. Tuve que traducírselo a mi hijo: “La descomposición del número 7”. Mi hijo respondió rápidamente que eran el 1 y el 6, el 2 y el 5, el 3 y el 4. Luego llegó una nueva pregunta: “¿A quiénes sostiene de las manos el número 8?”. Mi hijo de nuevo no entendió de qué estábamos hablando, así que volví a traducírselo: “Los números vecinos del número 8”. El pequeño respondió. Aun así, nos informaron de que sus conceptos matemáticos básicos eran débiles. Fuimos a otra escuela.
  • Acudimos a una entrevista para entrar en una escuela de alto rango. A mi hija le pidieron que describiera una imagen. La trama: un autobús, la gente está de pie, un niño cede el asiento a un anciano. Mi hija lo describe todo y dice que el niño es bueno por ceder el asiento al anciano. Veo que ponen “no apta”. Les pregunto por qué. Y la respuesta es: “Porque no ha dicho que hacía buen tiempo afuera, que es con que hay que empezar”.
  • Recuerdo que llevé a mi sobrina a un examen para entrar en la escuela. Elena contestó a todas las preguntas, todo parecía ir bien, y por la tarde mi cuñada me preguntó cómo le había ido. Antes de que pudiera abrir la boca, Elena dijo: “Mamá, no sé cómo voy a estudiar en esa escuela. Los profesores de allí no saben nada, me han preguntado todo a mí...”.
  • Llevé a mi hija menor a la entrevista. La profesora habló con ella en el primer pupitre y yo me senté detrás para oírlo todo. Respondió a las preguntas con normalidad, luego le dieron la tarea de reescribir palabras con mayúsculas, conseguí echar un vistazo a algunas: casa, gato.... Luego no pude ver nada más. Cuando salimos, le pregunté qué palabras tenía que escribir. Me contestó con evasivas. Le dije: “¿Has escrito las palabras?”. Me contestó que sí. Le pregunté qué palabras. Y ella gritó: “¡No tenía que leer esas palabras! Era una tarea de escritura”.
  • Nunca olvidaré cuando ingresé en la escuela. Éramos muy pobres. El primer día de clase, mi madre me acompañó, yo llevaba un traje que me había regalado una amiga de mi madre y una mochila que me había dado mi tía. Tenía la cara llena de arañazos porque nuestro gato me había atacado el día anterior. Naturalmente, no teníamos cámara de fotos. Y nadie captó la belleza de aquel momento.
  • A mi hija le picó un mosquito justo en el párpado antes de su primer día de clase. Así de “hermosa” fue a primero de primaria por primera vez. © Irina Nienhaus / Facebook
  • Llevamos a mi hermana pequeña y a mi sobrino a una escuela bilingüe con alto nivel de inglés. En la entrevista, a mi sobrino le preguntaron cuál era su color favorito, su animal preferido, su deporte favorito. Y a mi hermana le preguntaron qué cocinaría para su esposo, cuántos hijos quería tener, y cosas por el estilo. Mi hermana dijo que no iría a esa escuela: “Es obvio que van a enseñar tonterías”.

Bono

  • El año pasado mi hija entró en primero de primaria. El primer día, la profesora llamó para decir que mi hija, una niña pequeña y delgada, había pegado a dos alumnos de cuarto. Empezamos a investigar y descubrimos que esos alumnos de cuarto eran mis dos hijos mayores, es decir, sus hermanos. Se alegraron al verla en la escuela y empezaron a abrazarla, pero ella sintió vergüenza y comenzó a apartarlos. © Serge Galatseanu / Facebook

Muchas personas tienen varias historias sobre sus años escolares. Te ofrecemos otro texto con historias y nos ponemos nostálgicos de este periodo mágico de nuestras vidas.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas