14 Pruebas de que los hijos dominan el arte del humor

Historias
hace 6 días

Los niños personifican la sinceridad y la simplicidad. A veces, dicen o hacen cosas que ningún adulto se atrevería a hacer, pero nadie los juzga por ello. Con frecuencia, sus palabras y acciones no ofenden, sino que simplemente provocan alegría. Usuarios de Internet han compartido historias similares de sus vidas.

  • Mi sobrina siempre hace descubrimientos interesantes. En una reunión familiar, cuando tenía tres años, suspiró profundamente, se dejó caer en una silla y declaró con tristeza: ’Algún día tendré que encontrar trabajo’. Parecía bastante abatida. Cuando le pregunté dónde trabajaría cuando creciera, respondió con orgullo que haría papas fritas en una cafetería de comida rápida. Un año después, fui a visitar a sus padres y noté que parecía triste. Le pregunté qué sucedía. Con otro suspiro profundo, dijo: ’Todavía no estoy casada’. © Leoka / Reddit
  • Hice unos cupcakes para mi hijo de cinco años. Dijo: ’Saben bien, pero creo que las personas en la tienda lo hacen mejor’. Luego me abrazó y me preguntó si podíamos jugar afuera. Adoro la honestidad de los niños. © UnsavouryPie / Reddit
  • Le pregunté a mi hijo de 11 años por qué su habitación siempre estaba tan desordenada y si podía limpiarla. Él suspiró, me puso las manos en los hombros y dijo: ’Mamá, yo no soy de esas personas’, luego cerró la puerta. Me reí en el pasillo; no esperaba esa respuesta. © JAutumn78 / Reddit
  • Recientemente, encontramos un teléfono antiguo con disco en nuestro ático. Ni siquiera tenía botones, solo un dial. Inmediatamente, le mostré este teléfono retro a mi hija y a mi hijo. Mi hijo de cinco años miró esta maravilla tecnológica y preguntó: ’Mamá, ¿gira porque a los dinosaurios les costaba presionar los botones con las patas?’ Si quieres sentirte antiguo, ten hijos.
  • Un día, planeamos un pícnic familiar. Mientras mi esposo y mi hija mayor fueron de compras, mi hijo menor y yo empacamos todo. Le pedí que preparara los juegos que íbamos a llevar, y me dijo que todo estaba listo. En cuanto mi esposo y mi hija regresaron, nos fuimos. Asamos carne, nadamos y decidimos jugar. Cuando abrí la mochila de mi hijo para buscar los juegos, solo había un teléfono y un par de carritos. Mi hijo me miró y dijo: ’Podemos jugar con estos afuera’.
  • Trabajé una vez en un campamento de verano. Dos niños, de unos 12 o 13 años, acababan de terminar su relación. Más tarde, ese día, la chica apenas podía arrastrar los pies mientras caminaba con tristeza desde la piscina. Sus compañeras de cuarto perdieron la paciencia y le pidieron que se apurara. La chica les gritó: “¡Intenten correr en sandalias y con el corazón roto!” Fue tan triste, gracioso y poético. © ProudTacoman / Reddit
  • En verano, me tiñó el cabello de un color más claro y en invierno, más oscuro. Un día de otoño, mientras trabajaba con niños de preescolar, uno de ellos se acercó a ver mi nuevo peinado. Parecía asustado.
    —Tu cabello... ¿por qué?
    —Soy como un árbol: cambio de color en otoño.
    El niño hizo una pausa, luego, con tono serio, preguntó: “Entonces, en invierno... ¿no tendrás cabello?” © energirl / Reddit
  • Soy entrenador de natación. Durante una clase, un niño preguntó: “¿Vives aquí?” Le respondí: “¿A qué te refieres?” Y él contestó: “¿Vives en esta piscina después de que terminan las clases?” © PurpleFunk36 / Reddit
  • Comencé a leer un libro sobre manipulación y quise probar sus métodos enseguida. Me apetecía algo dulce, así que llamé a mi hija y apliqué mis trucos. Ella corrió a la habitación de su papá. ¡Increíble! Al minuto, mi esposo fue a la tienda y trajo dulces y galletas. Le pregunté con disimulo qué lo había impulsado a ir. Él respondió: “Nuestra hija vino diciendo que tienes SPM, que compre dulces porque le das miedo. Me llamó, me tomó la cabeza y empezó a repetir ’azúcar’, ’miel’, ’caramelo’”.
  • Mi esposo me llama cariñosamente “gatita” y a nuestra hija “gatito”. Normalmente no se confunde, pero una mañana, nuestra hija le pidió que le alcanzara unas galletas del estante. Él le respondió: “Gatita, más tarde”. Ella dijo: “Papá, soy el gatito. La gata vieja está a tu lado”. ¡Gracias, hija! Nos reímos, pero le explicamos por qué no es bueno llamar así a las personas. Algunas gatas podrían arañar, especialmente a las seis de la mañana de un fin de semana.
  • Queríamos criar gatitos, así que encontramos un novio de raza para nuestra gata. El gato llegó, se estaban conociendo, y mi hijo preguntó: “Mamá, ¿se quedará con nosotros para siempre?” Me reí y respondí: “No, se quedará un poco con nosotros para que nazcan los gatitos, luego lo devolveremos”. Sorprendido, mi hijo respondió: “¿Entonces por qué no devolvimos a papá cuando nací?” Menos mal que papá no escuchó eso.
  • Hace poco, mi hijo cumplió cuatro años. Ya trato de inculcarle buenos modales, etiqueta y cortesía. Le repito constantemente que debe ayudar a los demás y decir “gracias,” “por favor,” y “disculpa.” Esta mañana, después del desayuno, me pidió una galleta. Me reí y le dije que la pidiera correctamente. Él sonrió y me respondió: “¡Disculpa, por favor, gracias! Dame un chocolate, mamá.” Necesitamos trabajar en su uso de las palabras de cortesía, pero el inicio no está nada mal.
  • Llevé a mi hijo a aventarse en el tobogán, pero de repente sentí un dolor agudo en la cabeza, como si me hubieran golpeado con un remo. Todo se oscureció ante mis ojos y me agaché. Mi hijo se asustó y me preguntó qué me pasaba. Le dije que me dolía la cabeza, y él me dio un diagnóstico: “¡Debe ser que tu cabeza empezó a pensar de repente!” Definitivamente, tengo un pequeño bromista en crecimiento.
  • Mi hija trajo su libreta de calificaciones del trimestre, y sinceramente, sus notas no me alegran. Tiene seis, siete, y solo dos diez, en educación física y canto. Le pregunté por qué no sacaba esas notas en matemáticas o idiomas. Ella sonrió pícaramente y explicó: “Mamá, ¿quiénes ganan mucho dinero? ¡Correcto, cantantes y deportistas! ¿Para qué necesito matemáticas? ¡Prefiero ganar dinero cuando crezca!” Dudas aclaradas.

La escuela no solo genera preocupaciones por las calificaciones de los niños, también desencadena discusiones cómicas en los chats de padres.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas