15+ Cosas que sucedieron solo porque alguien estaba aburrido

Gente
hace 2 años

Un adulto ocupado no tiene mucho tiempo libre para aburrirse, pero por supuesto, todo puede ocurrir. Esto incluye situaciones en las que no hay absolutamente nada que hacer, pero no elegimos el entretenimiento habitual y, en lugar de ponernos a ver una serie en la computadora, hacemos lo contrario. Y los resultados en tales casos no siempre son predecibles.

En Genial.guru, y hay que reconocerlo, a veces tampoco sabemos qué hacer y tratamos de salir de estas situaciones de forma creativa, al igual que los protagonistas de nuestro artículo. En el bono hay una historia sobre las consecuencias a largo plazo que esperan a los que nunca quisieron hacer cosas aburridas.

1. “Llevo unos 15 años haciendo bordados. Me aburrí del formato habitual y decidí pasar al 3D”

2. A veces, los eventos “místicos” tienen una explicación racional: alguien simplemente no tenía nada que hacer

  • Tengo una hermana gemela. No hay diferencia alguna entre nosotras. Cuando nos aburrimos, nos vestimos con la misma ropa, salimos a la calle y buscamos a alguien a quien jugarle una broma. Mi hermana pasa por delante de la persona que elegimos y, al mismo tiempo, por el otro lado de la calle, yo me adelanto, me cruzo con esta persona y paso de largo. Y así sucesivamente en un círculo. A la segunda vez que pasamos, la persona ya sabe que algo anda mal, a la cuarta vez se mueve nerviosamente, y a la sexta intenta entrar en algún edificio. © Oídoporahí / Ideer

3. “La colega de mi madre, por aburrimiento, le dibujó esto en la pierna con un bolígrafo”

4. A veces, el deseo de ocuparse de algo da sus frutos, y de forma bastante conveniente

  • Por aburrimiento, decidí contar las perforaciones de una bolsita de té de una famosa marca. Se afirmaba que había 2000. Me armé con una lupa y una aguja y me puse manos a la obra. Después de 2 horas, resultó que había 1920 agujeros en la bolsita de té. Todavía estaba aburrido, así que decidí volver a comprobarlo y contar de nuevo. El resultado fue el mismo. Luego escribí a la empresa fabricante. Me contestaron que estaban impresionados porque no creían que nadie se tomaría la molestia de comprobarlo. Pero luego ellos mismos contaron y estuvieron de acuerdo en que había menos de 2000 perforaciones. Les dije que tenía 11 años y que hacía todo esto solo porque estaba aburrido. Con la siguiente carta de ellos, recibí una taza de la marca y un peluche. © Chris Chovanek / Quora

5. “Mi hija de 7 años se aburrió y horneó pastelillos. Díganme, ¿cómo puedo fomentar sus talentos sin engordar?”

6. ¿Cómo te entretienes en situaciones similares?

7. “Mi esposa estaba aburrida y me convenció de dejarla cortarme el cabello. No me arrepiento para nada”

8. No importa cómo se divierta el niño, pero que no sea con esto

  • Cuando tenía 5 años, me dejaron con mi hermana. Ella estaba charlando por teléfono, y de aburrido, empecé a lanzar papas una por una desde el balcón del segundo piso. Cuando llegaron mis padres, ya había tirado 10 kg de papas. Una anciana del 1.er piso las recogía. Nuestros padres nos regañaron mucho a mí y a mi hermana, pero la anciana nunca nos devolvió las papas. © Oídoporahí / Ideer

9. “Me aburrí en el trabajo, así que até un globo a una cuerda tan larga que tuve que añadir más globos para compensar su peso”

10. Un poco de tiempo libre, una pizca de suerte, un favor del destino... ¡y listo!, encontré al único

  • Estuve de viaje por negocios. El viaje duró 10 días. Como no tenía nada que hacer, 6 horas antes del vuelo a casa, conocí a un chico por una aplicación. Intercambiamos números y chateamos. Lo invité a visitarme, la empresa me alquilaba un departamento. Pensé que iba a ser un chico común. ¡Pero no fue así! Ahí estaba “él”, parado en la puerta... Hablamos durante un par de horas y luego me tuve que ir al aeropuerto. Hablamos todos los días por videoconferencia y pronto nos reuniremos en la ciudad donde vivo. Eh, así es el destino. © Oídoporahí / Ideer

11. “No tenía nada que hacer, así que dibujé esto en mis jeans con un marcador”

12. El aburrimiento une a las personas

13. “Mi abuela no tenía nada que hacer y esto es lo que me tejió”

14. Cuentos que nosotros mismos esperaríamos cada noche

15. “Por aburrimiento, creé un monstruo del baño”

16. Una pequeña broma que, al parecer, no podría haber terminado de otra manera

  • Cuando era joven, trabajé como mecanógrafa en un colegio agrícola. Era un trabajo aburrido, y la directora siempre me traía todo tipo de manuales de capacitación para que hiciera copias que nadie leía. En un manual sobre la alimentación de las vacas, por aburrimiento sustituí la palabra “vaca” por “cocodrilo” en casi todas partes. Decía algo así: “Uno de los principales alimentos para los cocodrilos de ordeño es el heno” o “Los cocodrilos de ordeño pueden ser alimentados...”. Entregué los manuales impresos a la directora y ella los repartió entre los profesores. Luego trabajé durante otro año, y nadie notó nada extraño en estos textos didácticos. © Oídoporahí / Ideer

17. “Estuve esperando demasiado tiempo al vendedor en la tienda, estaba aburrido y encontré esto en la pantalla de un refrigerador inteligente”

Bono: un caso en el que se logró deshacerse del aburrimiento por mucho tiempo. Y definitivamente fue bueno para todos

  • Cuando nuestro hijo era pequeño, no había Caperucitas rojas, brujas malvadas, ni tonterías similares en su vida. Esto empezó en el jardín de niños, a la edad de 4 años. En casa, leíamos poemas y cuentos infantiles. Una historia o capítulo por noche. Y también inventábamos historias juntos, los tres. Eran historias muy, muy detalladas y a veces nos llevaban varias tardes seguidas. El niño elegía él mismo los libros en la estantería. Y después de leer, hablábamos sobre lo que le había gustado y lo que pensaba de la historia. Ahora no tiene problemas con recibir y procesar mucha información, tiene una gran imaginación y le encanta la buena literatura. Se gasta su dinero de bolsillo en libros y va a las tiendas de segunda mano en busca de ediciones antiguas. Y es que simplemente nos aburríamos de leerle a nuestro hijo las tonterías estereotipadas que nos imponían nuestros familiares. © Oídoporahí / Ideer

¿Cómo lidias con el aburrimiento?

Imagen de portada Oídoporahí / Ideer

Comentarios

Recibir notificaciones