12 Personas que aún guardan rencor a sus profesores de escuela

Historias
hace 9 meses

¡Cuántos recuerdos guardamos en nuestra memoria sobre los años pasados en la escuela y la relación con los profesores! Actitudes prejuiciosas, notas injustamente bajas y, a veces, incluso gritos e insultos: todo el mundo tiene al menos una historia de este tipo de sus años escolares. Los usuarios decidieron compartir sus anécdotas, que, incluso después de muchos años, pueden seguir provocándoles un tic nervioso.

Al final, una historia sobre el trato con los profesores universitarios, que también puede dejar huella en la vida de una persona.

  • Toda secundaria, constantemente iba a las olimpiadas municipales y regionales de inglés. En bachillerato, llegó una nueva profesora de inglés. Empecé a reprobar sus exámenes, oyendo todo el tiempo: “¡No sabes inglés siquiera para un aprobado raso!”. Así que me apunté a un examen internacional y saqué 6,5 sobre 9. Se lo llevé al director y este llamó a la señora. Ella dijo: “Un adolescente no puede hablar el idioma a mi nivel”. No he vuelto a asistir a sus clases desde entonces. Como nota final me pusieron “excelente” en mi certificado.
  • Cuando estaba en secundaria, nuestra profesora de matemáticas fue sustituida durante unos días por otra. Yo era un excelente estudiante de matemáticas, pero esta señora me puso un “reprobado” en el examen. Me acerqué y le pregunté qué me pasaba. Resultó que la tinta de mi bolígrafo era demasiado visible y ella se negó a agarrar siquiera mi libreta con sus manos. Y empezó a enseñar los cuadernos de sus alumnos, donde todo estaba escrito con una tinta pálida (de dónde la sacaron no está claro, yo usé una pluma normal y corriente). De este modo, bajó las notas de toda la clase, o puso un estúpido “reprobado” por ese motivo. Luego, cuando nuestra profesora volvió, revisó los trabajos y corrigió las notas. Pero todavía tengo el regusto.
  • Tuve un profesor joven que claramente había vuelto a la escuela para pasar tiempo con los chicos geniales. Si eras popular, no tenías ningún problema; si no lo eras, recibías una mirada amarga de su parte por tener que dedicarte una fracción de su tiempo. También le tiraba la onda a las chicas en las fiestas de la escuela. © eat_the_pudding / Reddit
  • En bachillerato, llegó una nueva profesora de matemáticas. En la primera clase, Elena, una alumna excelente, salió a la pizarra y se equivocó en el problema. Me llamó al azar, salí y lo hice correctamente, lo que por alguna razón sorprendió a la profesora de matemáticas. Se estaba divirtiendo mientras “se burlaba” de Elena. Al parecer, ella también quería reírse, pero yo no se lo permití. Sin embargo, después de eso, nunca saqué más de un 7. Las chicas sufrieron la injusticia por parte de esa profesora durante los dos años que quedaban para nuestra graduación. Casi todas sacaron un 7 en sus diplomas, y Elena acabó segunda en las matrículas de honor (todo apuntaba a que iba a ser la primera hasta que llegó esa profe nueva). Y todo ello acompañado de la frase de la profesora: “Te dije que no sabías nada”. Mientras tanto, los chicos obtenían 10 sin ningún problema. Después de la escuela, no pude entrar en la universidad que quería ir. Mis padres me apoyaron, tenía 17 años, estudié un año por mi cuenta y entré al año siguiente. Fue entonces cuando mi madre y yo nos topamos con aquella profesora. Y ella, “de corazón”, aconsejó a mi madre que me enseñara a ser, por lo menos, peluquera. Unos diez años después, cuando otra chica excelente suspendió y perdió la matrícula de honor, sus padres se pusieron en contacto con el Ministerio de Educación. Fue un escándalo, que la escuela trató de ocultar con todas sus fuerzas. Los padres pudieron demostrar que la profesora fastidiaba la vida de las chicas por puro deseo personal. ¿Qué hizo la escuela? Sacó a la profesora de bachillerato y la puso en secundaria.
  • Mi profesora de historia era también la directora de la escuela. Es muy estricta. Un día nos hizo hacer un mapa, marcando en él lugares importantes (grandes rutas comerciales, hitos culturales, reinos, etc.). Cuando la clase lo entregó, la profesora se enfadó mucho: supuestamente lo habíamos hecho todo mal. Empezó a gritarnos que éramos unos vagos y que la estábamos decepcionando. Peor aún, llamó al profesor de geografía (en mi opinión, uno de los mejores profesores que he conocido) y empezó a acusarle de nuestra incompetencia delante de nosotros. El profesor de geografía se sintió humillado, pero encontró fuerzas para seguir enseñándonos con normalidad. A partir de ese día, la profesora de historia perdió mi respeto. © Valerie Augustine / Quora
  • Mi letra es terrible. Los profesores a los que no les caía bien se aprovechaban de ello. Aunque escribiera un examen sin faltas, me ponían una nota baja por mi letra. Mi profesora de matemáticas, en particular, me odiaba. La culminación de su odio hacia mí eran las anotaciones de mi agenda. Cuando enseñé una de ellas a mis padres, se rieron un buen rato: “Su hijo excrive muy mal”. Mi madre quería tachar el error y escribir: “Pero al menos sabe leer y escribir”. Pero mi padre la convenció de que no lo hiciera, pensando que, después de eso, la profesora me trataría aún peor.
  • Mi nueva tutora de secundaria, al verme por primera vez, me dijo que me parecía mucho a otra persona y me preguntó si tenía una hermana. ¿Quién iba a saber lo significativa que llegaría a ser esa pregunta? A partir de ese momento, mi vida se convirtió en un infierno hasta el final de bachillerato.
    La mujer me odiaba, lo que ocultaba tras una sonrisa cáustica y unos ojos sagaces. A lo largo de mis años escolares, esta mujer volcó en mí todo su resentimiento. Me sacaba de todos los actos porque “no pronunciaba bien” (yo llevaba los brackets), lo que bajó mi autoestima; reducía mis notas en su asignatura, me humillaba delante de mis profesores (cosa que supe antes de graduarme) y contribuyó a que perdiera mi matrícula de honor. No fue hasta unos 10 años después de graduarme cuando me enteré de que me parecía a la amante de su esposo, con quien no tenía absolutamente nada que ver.
  • En sexto de primaria, justo al empezar el curso, perdí un costoso libro de lengua extranjera (el colegio era bilingüe). El libro estaba diseñado para durar dos años de estudio. Mis padres habían fabricado cuidadosamente una tapa dura para que no se desgastara. En otras palabras, mi libro era diferente de los demás. Después de perder mi libro, tenía que pedirle constantemente a mi compañera de clase que me prestara el suyo para poder hacer fotocopias de algunas páginas para las siguientes lecciones (era demasiado caro para mis padres fotocopiar todo el libro de una vez). Es humillante tener que pedirle algo a alguien todo el tiempo. En fin, hace unos años (tengo ya más de 30), mi madre me confesó que, en realidad, yo había olvidado el libro en mi mesa. Y un año después, en una de las reuniones de padres y profesores, ella entró en clase para preguntar a la profesora de lengua extranjera cómo me iba y vio mi libro en su mesa. La profesora lo utilizaba para dar clase a otros alumnos y, cuando llegaba a nuestra clase, lo cambiaba por otro para que yo no lo viera. No tengo palabras...
  • En primero de bachillerato me di cuenta de que quería relacionar mi vida con el arte, pero no sabía dibujar. Hice un curso en la universidad. Empecé a hacerlo bien. Me di cuenta de que, según los resultados de mis exámenes escolares, no podría entrar en la universidad por mi expediente académico, pero podía probar suerte en el concurso de arte. En el tercer año, la directora de la escuela me llamó y me dijo: “No tienes ninguna esperanza de entrar en la universidad con tu expediente escolar, ¿verdad? Mi hija terminó la escuela de arte, hizo cursos y no entró, y tú tampoco lo harás. Yo gané el concurso y entré. Creo que sorprendí a todos los que me rodeaban. Fue un final feliz, pero hoy en día me escandaliza que un profesor le diga algo así a un alumno.
  • Hice un trabajo sobre un científico. Y la persona a la que lo tenía que presentar en ese momento era una profesora suplente. Era muy famosa en la escuela por ser estricta hasta el punto de volver loco a cualquiera, todo el mundo le tenía miedo. Algunos incluso abandonaban sus clases llorando porque habían sido humillados por ella. Y a menudo se equivocaba en su propia asignatura (lo sé porque más tarde fue asignada permanentemente a nuestra clase). En resumen, yo tenía que presentar el trabajo delante de ella. La nueva profesora se pasó toda la clase humillándome por hablar del científico “sin debido respeto”. Y al final, soltó: “¡Qué trabajo más vergonzoso! Seguro que te ponen notas bajas, ¿verdad?”. Entonces, un chico valiente de la clase dijo: “En realidad, es una alumna excelente”. La profesora hizo una mueca de sorpresa, pero finalmente me dejó en paz. No me puso ninguna nota.
  • En la escuela tenía una profesora que siempre gritaba y humillaba a los niños. Un día le tocó llevar a nuestra clase a un club de natación. Cuando llegamos, descubrí que me había olvidado el traje de baño. Cuando se lo dije, me gritó a la cara: “¡Estúpido!”. Y me trató como si fuera la persona más tonta del mundo. En otra ocasión, tuve que ir a la sala de profesores para darle un recado. Llamé a la puerta. Ella abrió la puerta y empezó a gritarme por haber llamado tres veces, diciendo que solo se debía llamar una vez. Y me dijo que volviera a llamar como es debido. La profesora cerró la puerta, llamé una vez, ella volvió a abrirla y preguntó algo así como: “Sí, ¿qué quieres?”. En cuanto se lo dije, me cerró la puerta en las narices. © moodswinging / Reddit
  • Tuve una profesora que utilizaba la mejora de mis notas como prueba de que yo hacía trampas. Llegó a ser tan absurdo que me hizo hacer un examen en un aula vacía mientras ella me vigilaba. Volví a sacar la mejor nota de la clase, pero ella siguió acusándome públicamente de copiar. © sirspidermonkey / Reddit

Bono: un incidente con una profesora universitaria

  • Una vez tuve un examen muy difícil. Sin embargo, estudié todo perfectamente, escribí muy bien, entregué el examen con confianza e incluso hice muy bien la presentación oral. Conseguí explicarlo todo de maravilla. La profesora me miró, como si me estuviera evaluando con la mirada, y dijo: “Bien. Siete”. Cuando le pregunté por qué siete, movió la cabeza, se quitó los lentes y dijo: “¡Porque no puedes llevar una falda corta a un examen! Serás una futura profesora”. Algún día ya no se juzgará a la gente por su ropa, pero eso será otra historia.

Por supuesto, la escuela nos brinda un gran número de profesores maravillosos, gracias a los cuales nos convertimos en personas mejores y más inteligentes. Pero los recuerdos más vívidos son los de esos profesores, cuyo solo recuerdo nos hace estremecer incluso años después. Los años escolares también nos dieron un montón de momentos embarazosos que todavía hoy nos hacen sonrojar.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas