15 Datos sobre la película “Los caballeros las prefieren rubias”, cuya filmación hizo llorar a Marilyn Monroe

Arte
hace 11 meses

En 1953, la película Los caballeros las prefieren rubias, con Marilyn Monroe en el papel protagonista, entró en los primeros puestos de taquilla. La actriz encarnaba el papel de una “rubia tonta”. Fue en esta película donde Monroe interpretó la famosa canción sobre los diamantes como los mejores amigos de una chica. Te contamos todo lo que ocurrió entre bastidores en esta película legendaria.

  • Inicialmente estaba previsto que otra actriz, Betty Grable, interpretara a la protagonista, Lorelei. Pero los creadores de la película eligieron a Marilyn Monroe para el papel con el fin de ahorrar dinero.
    Grable era una de las actrices mejor pagadas de la época, y sus honorarios habrían sido de 150 000 dólares. Monroe, en cambio, cobró mucho menos: solo 18 000 dólares. Además, Marilyn ya era popular en aquella época: se había hecho famosa por su papel en la película Niágara.
  • En muchas de sus escenas juntas, Marilyn Monroe y Jane Russell (que interpretaba a Dorothy, la amiga de Lorelei) realizaban todos sus movimientos al unísono. Se contrató a un coreógrafo para que las ayudara a sincronizar sus números de baile. Sin embargo, las chicas se movían al unísono todo el tiempo, ya que los realizadores dispusieron deliberadamente que las actrices incluso caminaran sincronizadas.
  • Durante el primer número musical, en el que Russell y Monroe cantan la canción Little Girl from Little Rock con vestidos rojos, las actrices subían y bajaban rápidamente escaleras llevando tacones altos. En esos momentos, Jane iba con cuidado y no dejaba de mirarse los pies. Marilyn, en cambio, nunca miraba hacia abajo.
  • Marilyn Monroe y Jane Russell se hicieron amigas en el plató. En una entrevista, Russell dijo que Monroe era muy sensible a todo, por ejemplo, a las groserías de los hombres del set de rodaje. En los momentos realmente difíciles, Jane era la única que podía convencer a Marilyn para que saliera de su caravana y empezara a filmar.
  • La escena en la que Dorothy se cae a la piscina no estaba planeada. Ocurrió accidentalmente. Pero cuando el director vio el resultado, decidió mantenerla en la película.
  • El barco que aparece en la película es el mismo que se utilizó anteriormente en Titanic (1953). Aunque para la película Los caballeros las prefieren rubias fue reformado para que se pareciera a la embarcación Ile de France, que existía en realidad y cuyo nombre aparece claramente en la película.
  • El look de Marilyn Monroe en la icónica interpretación de la canción Diamonds Are a Girl’s Best Friend podría haber sido más atrevido. La actriz iba a llevar un vestido de rejilla adornado con pedrería, imitando joyas de diamantes. Sin embargo, el traje se consideró demasiado revelador, y Marilyn acabó cantando con un vestido de color fucsia.
  • En su última entrevista, Marilyn Monroe afirmó que los ejecutivos del estudio le faltaron al respeto durante la filmación. Esto se hizo evidente incluso en la discrepancia salarial entre ella y Jane Russell. Russell ganó 11 veces más que Monroe: 200 000 dólares frente a 18 000 dólares. A pesar de ello, Marilyn tenía sentimientos afectuosos hacia Jane.
  • Durante la interpretación de la canción Diamonds Are a Girl’s Best Friend, todas las bailarinas fueron obligadas a llevar una malla negra en la cabeza. Esto se hizo específicamente para Marilyn Monroe porque se suponía que era la única rubia según el plan de los cineastas. Incluso el cabello claro de los intérpretes masculinos se disimuló tiñéndoles las sienes de gris.
  • La película se basó en una novela de la escritora y guionista estadounidense, Anita Loos. Sin embargo, había muchas diferencias entre la trama de la filme y la del libro. Por ejemplo, en la novela, Dorothy no conoce a un detective privado durante sus viajes.
    En cambio, al principio conoce a un pobre editor de revistas. En el final de la película, Lorelei no acaba con el hombre que le pagó el viaje, sino con un nuevo conocido que accede a pagarle una película en la que sale ella.
  • A Tommy Noonan, el compañero de Monroe que interpretaba al prometido de su personaje, no le gustaba besarla. Habló de ello con un miembro del equipo, describiendo el beso “como si te tragaran vivo”. Monroe se enteró y se preocupó tanto que rompió a llorar y se encerró en la sala de maquillaje. Sus compañeros tardaron mucho en calmarla y convencerla de que siguiera trabajando.
  • Dos años después del estreno, se decidió hacer una película basada en un argumento similar. Así, a la filme Los caballeros las prefieren rubias le siguió el largometraje Gentlemen Marry Brunettes (Los caballeros se casan con las morenas). Jane Russell también protagonizó esta película, pero esta vez sin Marilyn Monroe.
    La trama de esta última filme no tiene relación alguna con la legendaria cinta original. Es la historia de dos actrices de Broadway cansadas de su vida en Nueva York. Se marchan a Francia para proseguir sus carreras y encontrar esposos.
  • En 1949 se estrenó en Broadway el musical Los caballeros las prefieren rubias. El papel protagonista fue encarnado por la actriz Carol Channing, que fue la primera en interpretar la canción Diamonds Are a Girl’s Best Friend. Sin embargo, los creadores de la adaptación cinematográfica nunca consideraban a Channing para el papel de Lorelei en la película.
  • En el final, cuando el personaje de Marilyn Monroe está hablando con el padre de su prometido, pronuncia la famosa frase: “Puedo ser inteligente cuando lo necesito, pero a los hombres no les gusta”. Es una frase que la propia Monroe inventó y sugirió añadir al guión.
  • En un principio, estaba previsto que cantaran otras chicas en lugar de Monroe y Russell: la voz de Marilyn se consideró ridícula. Sin embargo, tras escuchar grabaciones de las actrices cantando, los cineastas cambiaron de opinión y lo dejaron todo como estaba.
    La cantante profesional Marni Nixon solo puso voz a un par de líneas de la canción Diamonds Are a Girl’s Best Friend, que requería una interpretación operística. Por cierto, fue Nixon la primera en darse cuenta de que no había una voz más adecuada que la de Monroe.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas