15 Historias de los profesionales de la manicura que podrían superar cualquier libro de aventuras

Historias
hace 1 mes

En el reino de los miles de esmaltes de colores y limas, a veces ocurren situaciones que los maestros de manicura y los visitantes de los salones recordarán durante mucho tiempo. Resulta que allí suceden todo tipo de cosas.

  • Una clienta llegó tarde a su cita. Le expliqué que no podríamos completar todo el servicio, y ella aceptó. La sesión transcurrió sin contratiempos. Sin embargo, al salir a la recepción, se desató una escena surrealista: comenzó a gritar y a gesticular con tal intensidad que la administradora no pudo siquiera observar sus uñas.
    Dos meses más tarde, volvió y trató de atribuirme unas uñas mal hechas. Le acusé de inmediato que ese trabajo tenía apenas cinco días y que estaba realizado sin seguir las normas adecuadas. Para colmo, afirmó que su hija era manicurista y que nunca permitiría un acabado tan deficiente.
  • Soy manicurista y me apasiona mi trabajo, por lo que siempre me esfuerzo por ofrecer un excelente servicio. Para la comodidad de mis clientes, les proporciono té, café, agua, y mantengo en la mesa un jarrón lleno de chocolates. No soy una persona avara, pero me resulta molesto cuando algunas clientas consumen la mitad de los dulces y al final solo me entregan una pila de envoltorios. Para compensar mi molestia, he comenzado a cobrarles un poco más. Utilizo ese dinero extra para reponer las golosinas de inmediato.
  • Regularmente, me hago uñas de gel en casa. Una vez olvidé reservar una cita con el manicurista con suficiente antelación, y era urgente: mis uñas estaban tan largas que ni siquiera podía recoger una moneda del suelo o escribir un mensaje en las redes sociales. Busqué en línea el estudio de uñas más cercano, intenté llamar, pero nadie respondió. Así que decidí ir directamente. Al entrar en el salón, me sorprendió encontrar a cuatro hombres trabajando con limas de uñas. Fue inesperado, pero debo admitir que el manicurista hizo un excelente trabajo. Aunque fue algo inusual estar «en manos de hombres».
  • Trabajo en una compañía de transportes y, al lado, recientemente se inauguró un salón de belleza. Me encontré con un inconveniente: debía entregar unos documentos a un conductor en su día de descanso, pero no tenía ganas de ir a trabajar solo por eso. Opté por visitar el salón de belleza, presentarme con las chicas que allí laboran y dejarles el paquete completo de documentos. Al solicitarles este favor, accedieron amablemente, así que les pregunté qué tipo de chocolate preferirían como agradecimiento. Para mi sorpresa, me sugirieron algo distinto: «¿Sabes? Sería mejor si compras... un salchichón». Y, como el deseo de una mujer es una norma a seguir, adquirí medio kilo de salchichón ahumado y una barra de pan, considerando que las chicas trabajan hasta las 8 de la noche.
  • Acudí a hacerme la manicura. La estilista actuaba como si fuese la mejor en toda la ciudad. Al atender mis uñas, fruncía el ceño con desaprobación y finalmente no pudo resistirse a preguntar: «Señorita, ¿quién le hizo semejante desastre? Estoy malgastando mis herramientas en este trabajo. Deberá abonar un extra». Entonces le repliqué: «De acuerdo, pero en ese caso, reembólseme el importe de la sesión anterior, ya que fue usted quien realizó este ’desastre’». Probablemente, no me reconoció, porque el mes pasado era rubia y ahora soy castaña. Tras mi comentario, guardó silencio, terminó su trabajo de forma rápida y sin mediar palabra. Desde ese momento, no he vuelto a visitarla.
  • El estilista me pidió que llegara 30 minutos tarde porque la clienta anterior se había retrasado y tenía una cita para extensiones. Acepté y llegué 40 minutos más tarde, pero él aún estaba ocupado con la clienta. Me senté en la silla, esperando y esperando... Esto me frustró tanto que estuve a punto de levantarme e irme. Finalmente, la clienta se fue, y yo estaba en un estado de enojo tal que no gritaba ni discutía, simplemente me quedé en silencio. El estilista me preguntó algo y respondí con descontento. Así que nos quedamos en silencio. Yo estaba enfadada y él nervioso, probablemente dándose cuenta de que cualquier movimiento en falso sería su fin. Pasaron unos 10 minutos más, y el estilista simplemente dijo: «Te haré un descuento, ¡solo te ruego que no te enfades!» En ese momento, su cara asustada me pareció tan graciosa que al final nos reconciliamos y sigo yendo a su salón hasta el día de hoy.
  • Siempre me encuentro en un dilema cuando una clienta me pide que elija el color de su esmalte en gel. En tales casos, hago una serie de preguntas detalladas y, después de eso, entiendo qué color necesita. Sin embargo, tengo una clienta favorita que simplemente coloca el dinero en la mesa y me deja hacerle las uñas eligiendo cualquier diseño que desee. Viene a verme cada tres semanas sin falta. Es simplemente un paraíso para una manicurista.
  • Trabajo como manicurista a domicilio. Un día, un joven llamó para solicitar una pedicura para su abuela. Cuando llegué, me sorprendió la longitud de las uñas de los pies. ¡Tuve que cortarlas con herramientas que no eran precisamente para pedicura! Pero lo más divertido fue que el nieto había pedido la pedicura porque su abuela caminaba por la noche, haciendo clic con los pies en el piso laminado y perturbando su sueño. No pude contener la risa.
  • Soy una manicurista que trabaja en un salón, pero también atiendo a clientes en casa. Tengo un nivel de experiencia intermedio: hago un buen trabajo con las uñas, aunque me toma más tiempo, pero gano tres veces más que otros manicuristas. ¿Cómo lo logro? Permito que mis clientes duerman durante el procedimiento. Al principio, discutimos todos los detalles y preguntas, luego les preparo una taza de té relajante, los acomodo en un sofá cómodo y creo una belleza mientras duermen. Ya he construido una base de clientes donde cada chica está absolutamente encantada.
  • Realizo manicuras y pedicuras a domicilio. En una ocasión, estaba muy cansada, pero me quedaba una última clienta, una joven de unos 17 años. Comenzamos el trabajo y tenía el televisor encendido para los clientes. De repente, me pidió apagarlo y luego sugirió: «¿Qué tal si mejor hablamos de literatura, le parece bien?»
    Como soy aficionada a la literatura, no pude negarme. Durante las dos horas de la sesión, discutimos una gran cantidad de obras literarias. Eso disipó por completo mi cansancio. Me dijo que volvería.
  • Una mujer de unos 60 años entró en el salón, sin una sombra de sonrisa en su rostro. Con clientes así, suelo mantenerme en silencio, pero fue ella quien inició la conversación. Notó mi anillo y comenzó a interrogarme sobre si estaba casada, cuántos años tenía y si tenía hijos. Luego, procedió a hacer algunas «brillantes» conclusiones sobre mí:
    — A los 25 años y casada, seguro te casaste con el primero que encontraste.
    — Tienes un hijo de 4 años, así que fue un embarazo no planeado.
    — Tienes dos títulos universitarios, pero no se puede obtener una educación de calidad a distancia o en línea, así que probablemente no seas una especialista competente.
  • Me gano la vida haciendo manicuras. A menudo, las clientas traen sus propios instrumentos, y eso me parece bien. Pero ayer vino una chica no solo con sus herramientas, sino también con esmaltes, top coat, base y... ¡una lámpara! Dijo que ella misma era manicurista y durante todo el servicio me estuvo dando consejos e instrucciones sobre qué hacer. No me atreví a preguntarle: «Entonces, ¿qué haces aquí?». Pero si llama de nuevo, creo que le diré que estoy completamente ocupada por el próximo mes. No estoy dispuesta a soportar ese estrés de nuevo.

  • Tengo una clienta a la que, durante los primeros seis meses, siempre esperaba con nerviosismo. Mental y físicamente, me sentía exprimida como un limón después de atenderla. Pero luego algo cambió en mí, y decidí hablarle con la firmeza de un jefe exigente. Al principio se quedó sorprendida, pero luego volvió a reservar una cita. Y así, durante un año y medio, a veces la regaño, gruño y reprendo. Sin embargo, ella dice que no me cambiaría por ningún otro manicurista.
  • Una vez tuve una clienta que solicitó un diseño de uñas muy complejo. Me esforcé al máximo para lograrlo. Cuando terminamos, me agradeció y se dirigió a la recepción para pagar. Fue allí donde dijo que se negaba a pagar porque sus uñas eran simplemente horribles, exigió que se las arreglaran y que no fuera yo la manicurista.
  • Recientemente, reservé una cita para una manicura, como de costumbre. Al llegar, me informaron que mi manicurista habitual estaba enferma, pero que sería atendida por un nuevo empleado. Me quedé sorprendida: un hombre sería el encargado de limar mis uñas. Durante los primeros 10 minutos, lo miré fijamente, pero luego me relajé y comenzamos a charlar. Resulta que él solía trabajar en la construcción, pero luego su esposa quedó embarazada y le pidió ayuda, ya que no podía pintarse las uñas de los pies por sí misma. Le gustó tanto el proceso que decidió estudiarlo. Al principio lo mantuvo en secreto, asistiendo a cursos en privado, pero luego decidió ignorar los estereotipos y consiguió un trabajo en el salón. Rápidamente se convirtió en el favorito de todas las damas. Ahora, él es también mi manicurista favorito.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas