15 Personas ingeniosas que siempre logran salirse con la suya

Historias
Hace 4 semanas

A veces, para alcanzar un objetivo deseado, es necesario recurrir a la astucia. La inteligencia puede ser útil no solo en cuestiones domésticas y laborales, sino también en las relaciones con otras personas, incluso en situaciones en las que es necesario poner a alguien en su lugar. Los protagonistas de nuestra historia son verdaderos expertos en el arte del engaño.

  • Mi suegra siempre me critica delante de mi esposo, y él solo se pone tímido e intenta defenderme sin mucho éxito. Pero no me molesta en absoluto porque todo es parte de nuestro “plan malvado”. Resulta que mi esposo es bastante tacaño. Mi suegra lo sabe perfectamente. Solo después de estas “reprimendas” de mi suegra, mi esposo me compra cosméticos, perfumes y ropa de buena calidad. Yo podría ganar para comprarme estas cosas por mí misma, pero tenemos un bebé pequeño de apenas un año. Y en nuestro pueblo ni siquiera hay guardería. En cuanto empiece a trabajar, pondré fin a todo esto. Pero mientras tanto, disfruto de esta situación.
  • A los 18 años me hice mi primer tatuaje: una pequeña estrella amarilla detrás de la oreja. A los 23 conseguí trabajo en un banco con una estricta política que prohibía a los empleados tener tatuajes. La vacante era muy buena, así que no mencioné mi estrella. Cuando el jefe notó el tatuaje, le dije que era un lunar. Me creyó. Luego dejé el banco, pero mi ex jefe y yo iniciamos una relación romántica. Llevamos casados siete años. Él todavía cree que tengo un lunar único y lindo detrás de la oreja. Ahora me da un poco de vergüenza confesar la verdad.
  • Mi esposo tiene una barba muy densa y larga. Un día, mientras veíamos dibujos animados con nuestro hijo, llegó la madrina de nuestro pequeño y le dijo a mi esposo: “¿Sabías que la barba de los hombres es más sucia que el pelo de un perro? Ahí se acumulan muchos microbios”. Cuando le pregunté de dónde había sacado eso, respondió que lo leyó en algún lugar de internet. Mi esposo se rio, pero dos horas después, su barba ya no existía. Yo había soñado con que se la afeitara durante mucho tiempo, pero no lograba convencerlo. Gracias, comadre.
  • Estábamos mi esposo y yo de compras. Salimos de una tienda y fuimos a otra al otro lado del estacionamiento. Resultó que no había carritos. Ya habíamos decidido comprar muebles, así que pensé en acercar el coche para no cargar las cosas muy lejos. A mi esposo no le gustó la idea y comenzó a discutir. No escuchaba mis explicaciones, así que simplemente fui y moví el coche. Prefiero cuidar mi espalda a lidiar con sus caprichos. Mientras hacíamos la fila, él seguía refunfuñando, diciendo que no sabía que se había casado con una perezosa. Al final, no compramos nada. Unos días después volvimos. Él dijo que iría a recoger la mesa y las sillas, y me envió a comprar a otra tienda. Nuevamente, no había carritos, y mi esposo me llamó para que moviera el coche más cerca. Yo le dije que no fuera perezoso. Le tocó cargar cada caja una por una a través del estacionamiento. Estaba furioso y cada vez que volvía me llamaba exigiendo que moviera el coche. Yo solo suspiraba y decía que no sabía que me había casado con un perezoso. © Secretpies / Reddit
  • Antes solían venir a casa vendedores de aspiradoras. Mi madre y yo nunca les abríamos, mi padre, cuando estábamos en la casa de campo, dejó entrar a uno. No sé qué le dijo mi padre, pero al final el chico nos aspiró todas las alfombras. ¡Beneficio total!
  • Pasé toda la noche trabajando en mi trabajo final. Se lo llevé a la jefa de departamento, pero estaba de mal humor. Leía cada página y ponía los ojos en blanco. Incluso intentaba hacerme creer que yo no había escrito el trabajo. Al final me pidió datos que eran imposibles de conseguir. Me sentí muy mal y le conté a mi amiga. Ella me dijo: “No cambies nada. Lleva el mismo trabajo y di que lo reescribiste”. Una semana después, llevé el mismo trabajo a la profesora, sin haber hecho ningún cambio. Ella preguntó: “¿Lo reescribiste?”. Asentí con una cara seria. La jefa de departamento hojeó el trabajo: “¡Esto es otra cosa!”. Y me puso una buena nota.
  • Odio cuando estoy paseando con auriculares y alguien se me acerca para preguntarme algo. Ahora, cada vez que sucede, comienzo a toser. ¡La gente se aleja como por arte de magia!
  • Soy una chica de 26 años que vive sola. Una vez, ya estaba acostada y quedándome dormida a medianoche cuando escuché el timbre de la puerta. Al principio no sabía si lo había soñado o no, y luego me tomó un rato encontrar mi bata para ir a ver por la mirilla. Después de un tiempo, me acerqué a la puerta y escuché que alguien estaba forzando la cerradura. Entré en pánico y me quedé paralizada. No se me ocurrió nada mejor que buscar en mi teléfono el sonido de un perro ladrando y ponerlo a todo volumen. No lo creerán, pero los posibles ladrones huyeron de inmediato.
  • Normalmente, pongo una alarma para llevar a mi hija al jardín de niños. Últimamente, dejé de usarla porque mi hija se despertaba mucho antes, empezaba a jugar, saltar, correr y pedirme que le pusiera dibujos animados y le preparara el desayuno. Ayer me sorprendió. Se despertó y se comportó en silencio. Ella sola sacó del refrigerador un yogur y un plátano, y tomó un panecillo. Se sentó en silencio a dibujar. Yo me quedé dormida. No fuimos al jardín de niños.
  • Tengo una buena relación con mi suegra. Siempre pensé que nos entendíamos. Antes de mi cumpleaños, me preguntó qué quería de regalo. Le dije que quería un perfume. Y en la fiesta, me regaló una waflera. Me quedé en shock. Agradecí y la dejé a un lado. Unos dos días después, cuando decidí hacer wafles, entendí lo que mi suegra había planeado. Abrí el regalo y encontré una considerable suma de dinero y una nota: “Perdona, mi esposo me obligó a comprar esta maldita waflera. Dásela a Sergio (mi esposo), que él haga los wafles: no quiero que arruines tu manicura. Y el dinero es para que te compres el perfume y un lápiz labial. Te quiero, besos”. ¡Tengo una suegra tan dulce y genial!
  • Cuando alquilaba mi apartamento, los agentes inmobiliarios me tenían harta. Venían haciéndose pasar por inquilinos, y luego intentaban venderme sus servicios. Finalmente, cedí cuando un tipo insistente dijo que ya tenía inquilinos y estaba listo para presentármelos. Los inquilinos me gustaron, acordamos el precio. Durante la visita, simplemente le dije al agente que ya no necesitaba sus servicios, que nosotros nos encargaríamos del resto. Se puso furioso. Para mí, era importante manejar la situación de esa manera.
  • Tengo tres diplomas, uno de ellos sin ninguna nota baja. Siempre fui excelente estudiante, becaria y todo eso. Pero pregúntame algo sobre las materias, incluso las principales, y casi no podré decir nada, porque lo olvidé o nunca lo aprendí realmente. Saber y obtener buenas calificaciones son cosas completamente diferentes. Soy experta en aprobar exámenes con las mejores notas, incluso si estudiaba los apuntes en el taxi camino a la prueba. Si se trata de ciencias sociales o económicas, puedes salir adelante con una cara inteligente y algunas palabras bien dichas. Pero, la mayoría de las veces, otra estrategia me ayudó: cuanto más interactúas con el profesor durante el semestre, mayores son las probabilidades de aprobar automáticamente y menor el riesgo de tener que estudiar todo en la última noche.
  • Cuando comencé a salir con mi segundo esposo, mi hija de mi primer matrimonio tenía 3 años. Ella no soportaba a mi nuevo hombre y él era completamente indiferente hacia ella. Dos personas muy importantes para mí simplemente no se llevaban bien. Entonces decidí ser astuta: le compraba pequeños regalos y golosinas a mi hija, y le decía que eran de parte de él. Le decía que le mandaba saludos y preguntaba por la niña más bonita del mundo. A él le mostraba dibujos “infantiles” que supuestamente ella hacía para él, representándolo de manera divertida y amable. Para cuando nos casamos, esos dos ya se llevaban muy bien. Ahora mi hija tiene 25 años, y mi esposo y yo tenemos dos hijos en común. Pero la mayor es su consentida. Él la adoptó y ella lo llama papá desde los cinco años. En nuestras discusiones, ella siempre está de su lado. Él la mima, pero también es quien más le exige. Ella le cuenta todos sus secretos. Si no hubiera sido por esa pequeña astucia, podrían haber seguido siendo indiferentes el uno con el otro. A veces, un poco de ingenio ayuda.
  • La profesora de matemáticas de mi hijo no lo soportaba. Él es un chico tímido y tranquilo. Nunca tuvo problemas con otros profesores ni con sus compañeros de clase. Pero esta maestra solo le daba malas calificaciones y lo regañaba por su comportamiento. Decidí investigar. Resulta que mi hijo se parece mucho a su exmarido, quien la abandonó con dos hijos hace 30 años. Y ella se desquitaba con él. Afortunadamente, grabé toda nuestra conversación en mi teléfono. Gracias a esa grabación, la despidieron de la escuela.
  • Últimamente, las cosas en el trabajo iban de maravilla y recibí una gran bonificación. Entré a una cafetería y decidí invitar a todos. Estaba a punto de hacer mi pedido cuando una mujer se metió delante de mí. Le dije indignada: “Parece que no vio la fila”. La señora me miró con desdén y respondió: “Tengo que ir al trabajo, iré primero”. No me gusta confrontar abiertamente, así que decidí vengarme de una manera sutil. Esperé a que la grosera pagara su pedido y luego me acerqué a la caja y anuncié en voz alta: “Voy a pagar las bebidas de todos los que estaban detrás de mí en la fila”. Puse especial énfasis en las últimas palabras. La mujer se sonrojó, pero no dijo nada. Y la cajera, para apoyarme, preparó su bebida junto con los pedidos de los que estaban al final de la fila. © CitrusSloth / Reddit

Las historias de la gente en internet son una excelente manera de levantarte el ánimo y pasar el tiempo. Recientemente, escribimos sobre cómo 15 personas que podrían olvidarlo todo menos su viaje épico en el ascensor.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas