15 Personas que quisieron vender sus pertenencias y descubrieron que su vida no estaba lista para ese cambio

Historias
hace 2 meses

Parece que las ventas en línea atraen a todo tipo de individuos poco razonables. Aunque de vez en cuando surgen historias increíbles que te dejan boquiabierto, estas son la excepción y no la regla. ¿Cómo lidiar con esto? La mejor opción es simplemente reírse de los descarados cazadores de gangas que terminan llevándose su merecido.

  • Nuestra hija ya creció, por lo que decidimos vender su cuna en línea a un precio simbólico. Una hora después de publicar el anuncio, una mujer nos llamó pidiendo que reserváramos la cuna hasta la tarde, ya que su esposo vendría a recogerla. Cuando el hombre llegó por la noche, inspeccionó la cuna, la desarmó y nos pidió ayuda para bajarla y cargarla en su coche. Nos dimos cuenta de que todos los asientos del coche, excepto los delanteros, eran para niños. Al preguntarle cuántos hijos tenían, el hombre sonrió y respondió: «Teníamos uno. Ahora mi esposa está esperando trillizos».
  • Anuncié la venta de un teléfono en perfecto estado, completo con todos sus accesorios y documentos. Incluso todas las bolsitas de los auriculares estaban intactas. El precio total era de 25 dólares (en ese momento, el teléfono costaba 70 dólares en la tienda). Algunas personas me ofrecieron intercambios por objetos sin valor y hubo quienes sugirieron: «Dámelo por 7 dólares».
  • Mi hijo creció y nos quedamos con una gran cantidad de juguetes de niños, valorados en unos quinientos dólares. Algunos todavía estaban en sus empaques originales, ya que nuestros familiares nos habían colmado de regalos. Mi esposa reunió todos estos tesoros y los ofreció en línea por veinte dólares. Una mujer respondió de inmediato. Al llegar, propuso: «¿Qué te parece si te compro todo por diez dólares?» Mi esposa, sorprendida por tal descaro, replicó: «¿Estás bromeando? Prefiero donarlos a una organización benéfica». La mujer se marchó con las manos vacías y visiblemente molesta. © yor_ur / Reddit
  • Tengo algunas cosas que hace tiempo no utilizo. Me da pena desecharlas si están en buen estado, así que opto por publicarlas gratis en sitios de anuncios clasificados. En varias ocasiones, me he topado con compradores peculiares. Mi esposo siempre me sugiere que sería más sencillo tirarlas a la basura para ahorrarme problemas, pero no puedo evitar sentir lástima. Hoy, por ejemplo, acordé regalarle una bufanda a una joven. Le avisé que iría con mi hijo a la clínica y que podríamos encontrarnos en el camino. Llegué siete minutos tarde a nuestra cita debido a que mi hijo estaba inquieto mientras nos vestíamos. Al llegar, no había nadie. La llamé y, sin preámbulos, me dijo: «Señorita, revise la hora. Aprecio la puntualidad y le recomiendo que haga lo mismo. Adiós». Al parecer, mi esposo tenía razón; debería haberla tirado a la basura.
  • En una ocasión, intenté vender un paquete de pañales nuevos y un esterilizador. Me encontré con todo tipo de propuestas absurdas, incluyendo un intercambio por pescado seco. Finalmente, decidimos dejar las cosas que no necesitábamos junto al contenedor de basura. A los diez minutos, ya no quedaba nada.
  • Mi madre me regaló una lujosa chaqueta de piel de conejo y visón. Sin embargo, por principios, no uso pieles, así que decidí venderla. La ofrecí a un precio simbólico, solo para deshacerme de ella. Un hombre se puso en contacto conmigo para comprarla, pero quería pagar solo la mitad del precio. Le rechacé amablemente, ya que estaba prácticamente regalada. Durante dos días insistió en que nadie la compraría a un precio más alto y que él la necesitaba mucho. Trató de coquetear y llamarme, diciendo todo tipo de tonterías. Lo bloqueé. Finalmente, vendí la chaqueta la semana siguiente al precio que deseaba. Es importante mencionar que ese hombre planeaba convertir la chaqueta en un tapete para el asiento de su coche.
  • Estábamos remodelando el apartamento y decidimos cambiar los muebles. Optamos por no complicarnos con la venta y simplemente regalar las cosas. Anunciamos que estábamos regalando una cama doble con colchón, indicando honestamente que su estado era de 4 con un menos, pero aún servía para dormir. ¡Y ahí empezó el show! A continuación, estaba el armario y luego el escritorio de la computadora, que terminamos sacando a la basura para evitar el estrés.
  • Hoy en día, la gente se ha vuelto muy descarada. Estaba vendiendo una alfombra de juegos para niños, bastante cara y con muchas funciones, pero mi hijo casi no la había usado. La ofrecí por una suma simbólica de diez dólares. Una señora empezó a escribirme para decir que la tomaría y preguntó dónde debía recogerla. Le di mi dirección y entonces comenzó la locura. «La tomaría por dos dólares, o mejor aún, gratis, ya que tengo que gastar tanto en el viaje hasta allí. Mejor ven tú al metro». La bloqueé de inmediato. ¿Por qué debería ir yo? Vivo en las afueras y se puede llegar al metro desde mi casa por muy poco dinero. Al final, vendí la alfombra a personas razonables.
  • Decidí vender mi vestido de novia, ya que ocupaba demasiado espacio. Publiqué anuncios en sitios de venta bien conocidos, describiendo el vestido y señalando su alto costo inicial. Puse un precio cinco veces menor, pero desafortunadamente, nadie llamó. Actualmente, es raro que se compren vestidos de segunda mano debido a la gran variedad disponible. Cambié el precio a «negociable» y casi de inmediato, una señora me ofreció comprar mi vestido por treinta dólares, con la condición de que yo se lo llevara a su casa, o intercambiarlo por calabacines de su huerto. Quedé atónita, y esa no fue la única oferta de ese tipo. Después de leer y reírme un rato, volví a poner el precio original y lo dejé así.
  • Estaba vendiendo un paquete grande de juguetes que mi hijo ya no utilizaba. Seleccioné los mejores, todos en buen estado y de marcas reconocidas, sin ningún daño y con las baterías incluidas. Comprarlos nuevos costaría no menos de 100 dólares. Los ofrecí por 25 dólares para que alguien se llevara el lote rápidamente. Una señora me contactó para decir que los tomaría por 15 dólares. Le respondí que el precio era fijo. Insistió: «Solo pagaré 15 dólares, de lo contrario no los quiero». ¡Vaya susto! Al día siguiente, los vendí a personas razonables y agradables.
  • Recientemente, compré mi propio apartamento, pero en el que alquilaba quedaron una cama, una cómoda, una silla y un mueble para zapatos. La propietaria del apartamento no quería esas cosas. Publiqué un anuncio indicando que se podían llevar gratis, pero con recogida por cuenta propia. Entonces comenzaron las peticiones: «Tráigalo aquí». Finalmente, le dejé 5 dólares extra a la propietaria y le dije que se arreglara con las cosas como pudiera. Ella puso los artículos a la venta y en tres horas ya se habían llevado todo.
  • Una chica llamó interesada en un cochecito que estaba vendiendo por 80 dólares. Preguntó si podía hacerle un descuento. Accedí. Entonces, ella propuso que estaba dispuesta a pagarlo a 20 dólares. Menudo descuento.
  • En una ocasión, puse a la venta una vaporera a un precio bajo, ya que no era mía sino de los anteriores inquilinos del apartamento, quienes no iban a ser buscados. La demanda fue sorprendente: unas 50 personas me escribieron diciendo que la recogerían de inmediato. Sin embargo, un mensaje captó mi atención: una mujer me pedía que se la vendiera porque tenía problemas estomacales y la necesitaba mucho. Al final, decidí dársela gratis.
  • Estaba vendiendo un vestido de novia, mío, pero no el que usé en mi boda (es una larga historia). Lo importante es que era nuevo. Una chica se interesó y al llegar, me sorprendió ver que estaba embarazada. El vestido, que era acampanado en la zona del vientre, le quedaba perfecto. Su boda era en tres días. En resumen, fue un encuentro perfecto.
  • Estábamos vendiendo un apartamento en el centro, sin remodelaciones, a un precio ligeramente inferior al promedio. Una mujer me llamó, presentándose como madre de dos hijos, sin dinero pero anhelando comodidad. «Tengo hijos, comprenderán que vivir en un apartamento de una habitación es difícil. El suyo tiene dos habitaciones, por favor, sean comprensivos y bajen el precio». Le di el precio final. Se quejó de que era caro. La interrumpí con firmeza y le dije que debía elegir una vivienda acorde a sus posibilidades económicas, ahorrar o pedir un préstamo. No tenía intención de seguir escuchándola. Me sorprendió su descaro al querer comprar un apartamento de dos habitaciones al precio de uno.
    Poco más de una semana después, ella volvió a llamar, ofreciendo 50,000 más de lo que había propuesto inicialmente. Le respondí claramente que dejara de bromear y me dejara en paz. Entonces me acusó de haberla obligado a tomar un préstamo y de no saber qué hacer con él ahora. Afirmó que tenía hijos y que yo estaba obligada a venderle el apartamento a ese precio. Además, ¿cómo me atrevía a pedir tanto por ese tugurio? En ese momento, realmente me quedé boquiabierta y me di cuenta de que las historias sobre clientes descarados o madres irracionales que se comparten en Internet no son siempre ficticias. Honestamente, no lo habría creído si no hubiera vivido esa situación personalmente.

Algunas personas pueden ser extrañas y mal agradecidas, pero no debemos perder la fe en la humanidad. Aquí presentamos 16 ejemplos que demuestran que el mundo está lleno de una bondad infinita, aunque a veces no la percibamos.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas