15 Sencillas e increíbles cosas que podemos aprender de los británicos

Gente
hace 4 años

Gran Bretaña es mucho más que neblina, la reina madre y Sherlock Holmes. Los británicos tienen un montón de sorpresas explosivas que sin duda pueden asombrar a los extranjeros. ¿Sabías que los impasibles anglosajones son los más grandes protectores de sus mascotas? Además, no hay manera de que una persona pase de largo frente a alguien que parece estar en problemas.

Genial.guru jugó al espía y descubrió algunos secretos de la famosa personalidad británica. Parece que se puede aprender mucho de estas personas.

1. Relación con el frío

Los británicos no se obsesionan con la ropa de invierno. Una persona vestida con un abrigo de piel, bermudas y sandalias en enero no sorprenderá a nadie, excepto a los turistas. ¿Cuál es el secreto de tal resistencia al frío?

En realidad, los británicos simplemente tienen suerte con su posición geográfica: la isla está rodeada de calor debido a la corriente del Golfo. Por consiguiente, la temperatura rara vez desciende por debajo de +5-7 ºC. Los padres no abrigan a los niños: las medias que se usan bajo los pantalones son un disparate. Y un niño vestido con una bermuda en pleno diciembre no será algo impactante para las abuelitas.

Vale la pena hacer mención por separado de los habitantes de Newcastle, en el norte de Inglaterra. Una chica en mini falda y tacones caminando lentamente por la nieve es una escena normal. Científicos comenzaron a estudiar la peculiaridad única de los norteños y entendieron que todo se debe a la dieta. La población de las comunidades frías consume más alimentos grasosos y sienten menos frío.

2. Pescado con papa

El pescado con papas fritas fish & chips es la comida rápida tradicional británica. Incluso Charles Dickens escribió sobre ella en Oliver Twist. Los habitantes locales comen pescado empanizado con papas fritas desde el siglo XIX y no tienen planeado detenerse.

En primer lugar, no es caro: para preparar el platillo se utilizan simples variedades de pescado, en particular bacalao o eglefino. En segundo lugar, es nutritivo: una porción contiene aproximadamente 1 000 calorías. Y por último, fish & chips es más saludable que las hamburguesas.

3. Té

Los británicos son la nación amante del té. De acuerdo con estadísticas, aquí se toman 60 mil millones de tazas al año. Y en 98% de los casos es té con leche. Las acaloradas discusiones sobre agregar leche al té o no llevan más de 200 años.

Pero la fiesta del té de los británicos no solo es té con leche. Ellos adoran el cream tea (té Devonshire). Junto con él se sirven bollos-scone, nata y mermelada.

Si alguna vez quieres organizar una hora de té al estilo Devonshire, aquí la receta:

4. Amor hacia los animales y naturaleza

Para los británicos, los animales son como los niños. Son amados, se preocupan por ellos y gastan una parte considerable de su presupuesto en ellos. En el Reino Unido casi no hay gatos y perros callejeros, todo gracias a las tradiciones. En este país se fundó la primera organización mundial para la protección de los animales. Las mascotas más populares son los perros y después los gatos.

En los parques de Londres, Surrey y Kent se encuentran loros con largas colas verdes. Aquí los aman y alimentan con mezclas especiales para aves. Y las ardillas se ven muy felices. Simplemente mira esta de buen tamaño que encontramos en el parque del palacio de St. James en Londres. Los habitantes locales se han encargado de alimentar muy bien a todos los animalitos que habitan a su alrededor: patos, gansos, cisnes, ardillas e incluso los zorros parecen bolitas peludas.

Los británicos tienen una relación de protección hacia la naturaleza. Incluso en una gigante megalópolis como Londres hay una gran cantidad de parques y jardines verdes. Una verdadera prueba es el parque inglés Real Jardín Botánico de Kew.

5. Las filas son algo sagrado

En Gran Bretaña, no vas a escuchar la frase “Solo quiero preguntar una cosa”. Los habitantes de este país poseen un talento único: son capaces de estar parados en largas filas sin peleas y escándalos.

Qué es lo que agrada. En las escaleras eléctricas del metro, las personas se mantienen del lado derecho, de tal manera, el lado izquierdo está destinado para aquellas personas que tienen prisa y no quieren esperar hasta que las escaleras lleguen al final por su propia cuenta.

Las filas rara vez ascienden a 6 personas. Los británicos no se enfadarán, ni discutirán el lento trabajo del cajero.

Qué es lo que desagrada. Escabullirse para ingresar en la fila es algo inapropiado. Y meter a otras personas en la fila también. La regla principal al estar en lugares públicos es mantener distancia. Acercarse y respirarle en la oreja a la persona de al lado es considerado casi un insulto; esto ha sido confirmado por científicos.

6. Cortesía y calma

La cortesía es la carta de presentación de los británicos. Esta es una filosofía por completo. Los habitantes del país intentan controlar sus emociones y esperan lo mismo de los demás. Si alguien te pregunta “¿Cómo estás?”, no significa que necesites contarle tu vida privada. Una respuesta ideal: “Bien, gracias”. Y por favor no hables sobre los problemas familiares o laborales, de lo contrario, serás mal visto.

7. Humor inglés

Los británicos modestos saben muy bien cómo bromear. Ellos se ríen de todo: de sí mismos, de la política e incluso de temas prohibidos, como la muerte o las situaciones desafortunadas. Para ser honestos, no es fácil entender este humor, ya que los británicos bromean con una cara seria.

Aquí hay algunos buenos ejemplos del actual sentido del humor inglés:

8. Estilo

El estilo inglés de la vestimenta es copiado en todo el mundo. Precisamente aquí se inventó la clásica gabardina Burberry, los abrigos de estampado, las telas de lana en cuadros y el brogue. Pero para verte como un verdadero británico, la ropa antes mencionada es poca. Sin embargo, estos chicos tienen un par de secretos.

  • Mesura. Los colores nobles se combinan con modelos discretos de acuerdo con la figura. La ropa no debe de ser holgada o demasiado ajustada.
  • Practicidad. La misma prenda del guardarropa es viable para distintas ocasiones.

Aquí las mujeres adoran y saben usar sombreros con fantásticos modelos. En la vida cotidiana, el sombrero puede ser reemplazado por una boina.

9. Relación con el fútbol

Las personas juegan al fútbol desde hace 3 000 años, pero Inglaterra es considerada la patria del fútbol contemporáneo: aquí se creó el primer club oficial. Hoy en día, en Gran Bretaña se encuentran registrados 40 000 clubes de fútbol y la cifra asciende. Tanto niños como adultos patean la pelota, y la mayoría de las personas apoyan a su equipo favorito y están listos para ir con sus jugadores hasta el fin del mundo.

Psicólogos indican que el fútbol influye positivamente en la salud mental y ayuda a lidiar con la depresión.

10. Los teatros y museos no están vacíos

Los británicos aman más el teatro que el fútbol. Las personas acuden con una proporción más del doble a los espectáculos y shows teatrales que a los partidos de fútbol de la liga Premier. Los más grandes éxitos son las obras de Shakespeare, Chéjov, y el espectáculo Caballo de guerra (el más visitado en el mundo).

Incluso en los teatros pequeños y modernos es aceptado comer y tomar bebidas. Es más, en los asientos del auditorio de los nuevos teatros hay botones especiales para llamar al mesero, quien te llevará los alimentos directamente en medio del show.

Los británicos son muy protectores de su historia y visitan los museos con la familia completa. Las filas para los museos o galerías no solo se componen de turistas, sino también de habitantes locales, y eso es algo muy común. La entrada a algunos museos es gratuita. Se puede visitar sin pagar ni un solo centavo: Galería Tate (en particular al Tate Modern), Museo Británico, Museo de Historia Natural, Museo de Ciencias, Galería Nacional, Colección Wallace, Museo de Victoria y Alberto, entro otros.

Entre las piezas que se exhiben en los museos hay ejemplares bastante curiosos: por ejemplo, el retrato del “hombre más gordo de Inglaterra”, Daniel Lambert, o unos antiguos calcetines egipcios bien conservados elaborados supuestamente entre el 300 y 500 a. C.

11. Los ingleses adoran a su reina

La monarquía en el siglo XXI es anacrónico para gran parte del mundo, pero no para los ingleses. A pesar de que la manutención de la familia real les cuesta a los ciudadanos una buena cantidad de dinero (de acuerdo con algunas fuentes, 320 millones de dólares), los británicos no están listos para renunciar a su reina. Aquí hay algunos detalles de la vida de Isabel II por los cuales es adorada por sus súbditos (y por nosotros también).

  • Un impecable sentido del estilo. Un peinado ideal, sombreros y vestimentas con estilo.
  • Ella trabaja incansablemente. Isabel II toma muy en serio sus obligaciones reales: tiene muchas reuniones y asiste a importantes eventos.
  • Es muy linda. La reina es una muestra de cortesía y autocontrol. La misma Isabel II conduce su automóvil, bebe ginebra antes de comer y cría perros; además, hasta hace poco tiempo montaba a caballo.

12. La cultura de los pubs

Los pubs no son bares triviales. Este establecimiento forma parte de la cultura popular y la historia de la antigua noble Inglaterra. Los anglosajones comenzaron a beber cerveza desde los tiempos de los romanos, cuando aún no había lugares en donde pudieran descansar y beber cerveza. Con el paso del tiempo, los pubs se volvieron el centro de los eventos sociales: aquí jugaban billar, debatían noticias y descansaban después de un día de trabajo.

Hoy en día, por cada 700 habitantes de Gran Bretaña (incluyendo Irlanda del Norte, Escocia y Gales) hay un pub. Aquí se puede leer el periódico, charlar, jugar a los dardos, futbolito de mesa y tomar cerveza, por supuesto. Por otra parte, puedes estar sin ordenar nada y disfrutar en compañía de tus amigos y nadie te mirará de reojo. Las visitas familiares a los pubs son bienvenidas, ya que ahí no solo sirven cerveza, sino también comida tradicional.

13. Beneficencia

Aquí aparecieron las primeras organizaciones de beneficencia en el siglo XVIII, cuando las personas recolectaban ayuda para los necesitados. Hoy en día, los ingleses ayudan a los ancianos, refugiados, niños y protegen a los animales. En la televisión, durante el horario estelar, muestran anuncios y reúnen donaciones para distintos objetivos.

El gobierno controla la beneficencia y todas las corrientes financieras son absolutamente transparentes. En un sitio web especial siempre se puede ver en qué se gasta el dinero de los ciudadanos.

Los habitantes de Inglaterra no solo están listos para ayudar al prójimo con dinero. Por ejemplo, hace poco, en Worcestershire reunieron una enorme fila de 4 885 personas listas a donar sus células madre a un niño de 5 años de nombre Oscar, enfermo de leucemia. Las personas se reunieron en la calle frente a la clínica y, a pesar de la lluvia, pacientemente esperaban su turno para realizar la prueba de compatibilidad.

14. Tolerancia

Los británicos respetan la cultura y las costumbres de los inmigrantes. Los habitantes nativos de las islas se esfuerzan por hacer cómoda la vida de personas de diferentes países. Por ejemplo, esta es una terminal que reparte los turnos para ser atendido en una clínica, la cual está equipada con una interfaz en distintos idiomas. Y así, en cada pequeñez. Las personas son realmente buenas las unas con las otras, independientemente del color de piel y religión.

15. Conocimiento de la historia mundial

Los británicos rinden honor a los avances extranjeros culturales y tecnológicos. Por ejemplo, muchas personas en el mundo no tienen idea de quién fue la primera persona en volar al espacio. Pero en Inglaterra hay una estatua en honor a Yuri Gagarin en el observatorio de Greenwich. En las librerías y bibliotecas se puede encontrar bastante literatura de historia y cultura de determinados países, incluso en idiomas extranjeros.

Estamos seguros de que esta lista puede continuar indefinidamente ¿Qué otros méritos de los británicos conoces?

Comentarios

Recibir notificaciones

Todo eso será en su país, fuera de él, se comportan con chulería prepotencia e incluso desprecio por el país donde están

-
-
Responder

Los ingleses son personas supereducadas, deberíamos aprender mucho de su educación.

-
-
Responder

Lecturas relacionadas