16 Anécdotas de la escuela que demuestran que la risa es la mejor lección

Historias
hace 10 meses

La escuela es un lugar lleno de aprendizaje y crecimiento personal, pero también puede ser el escenario de situaciones hilarantes e inesperadas que quedan grabadas en nuestra memoria para siempre. Desde maestros excéntricos hasta compañeros de clase ingeniosos, hay una gran cantidad de anécdotas divertidas que suceden en el salón. En este artículo te compartiremos algunas historias de este tipo publicadas por usuarios, pero también otras contadas por nuestro propio equipo, Genial, que nos hacen recordar por qué la escuela es mucho más que solo estudiar y tomar exámenes.

“La escuela secundaria local ordenó una estatua de un bulldog, pero en su lugar obtuvo un pug”

  • Tenía un examen de Shakespeare. La noche anterior había ayudado a mi hermana a prepararse para su ensayo en clase con la misma maestra de Inglés. Ella tenía problemas con el curso y, como yo sobresalí, la profesora me sugirió que la ayudara. De todos modos, en medio de mi examen, la maestra se acercó y, sin pensar, dijo: “Gracias por lo de anoche”, y se alejó. Todos en la clase me miraron. Era la mitad de un examen, así que no podía dar explicaciones. Simplemente me giré hacia mis amigos, les lancé una mirada y volví a la prueba© Istrom / Reddit
  • Soy maestro de Geometría de escuela secundaria. Un año tuve una niña que hablaba sin parar. La enviaban constantemente a la dirección en otras clases, pero por lo general yo trataba de pasar desapercibido. Decía en broma: “¿Alguien tiene cinta adhesiva?”. Por supuesto, si ella no hubiese sido el tipo de niña que se riera con eso, yo nunca habría hecho ese chiste. Un día, estaba parloteando diez veces más de lo habitual, y finalmente hice mi comentario de siempre. Ella dijo: “Toma, ¡tengo un poco!”. Sacó un rollo y se tapó la boca con cinta adhesiva. Luego la pasó al resto de la clase. Difícilmente podría enojarme; me lo merecía totalmente, así que no tuve problema y seguí con la clase. Los niños seguían levantando la mano y, cuando los llamaba, hacían ruidos de “Mmmm, rrrr, arrrr”, con inflexiones para indicar si era una pregunta o una respuesta. Bastante entretenido, todo en buena diversión. O eso pensaba, hasta que alguien de la oficina entró con la madre de la niña habladora, quien estaba allí para recogerla para una cita con el dentista. Sí. Ella me tendió una trampa tan bien hecha que me reí a carcajadas, lo que no ayudó en absoluto. © yeahright / Reddit
  • Una vez, cuando iba a tercer grado (solo tenía 8 años), todos teníamos muchísimo calor y se me ocurrió casualmente pasar caminando por el regador de las canchas de fútbol. Me empapé e inmediatamente se me pasó el calor, así que invité a todos mis compañeros a hacer lo mismo. Ahí estábamos los 21 niños danzando bajo el agua del regador, hasta que apareció la directora superenojada y preguntó quién había tenido la idea. Cuando me sequé el agua de los ojos, todos me estaban señalando. Fui derecho a su oficina y llamaron a mi mamá.

“El lugar donde colocaron este urinario en mi escuela secundaria”

  • Una vez, mi tutora me estaba regañando adelante de todas mis compañeras. No recuerdo bien qué había hecho, pero era un llamado de atención. No sé por qué, debió ser por la situación incómoda y vergonzosa, pero empecé a reírme a la mitad del regaño. Sabía que eso estaba empeorando todo y que la tutora estaba mirándome sorprendida, pero no podía parar. Me disculpé entre risas, pero no dejé de reír. De pronto, mis compañeras empezaron a reírse y, para sorpresa de todas, la tutora también. Así que se fue sin decirme más nada. Y gracias a un ataque de risa contagiosa me salvé de un castigo y un llamado a la dirección. Tuve mucha suerte, no intenten eso en sus casas.
  • La cafetería de mi escuela secundaria fue instalada de tal manera que existía la opción para el almuerzo escolar normal (pizza, nuggets de pollo, etc.), y también ofrecían una línea “a la carta”, donde podíamos obtener dulces, papas fritas, bebidas, comida chatarra básica y algunas cosas más. Ambas opciones eran bastante utilizadas.
    En algún momento, alguien en la administración decidió que sería una buena idea conseguir una máquina de leche para la cafetería. Era solo una máquina expendedora cubierta con un patrón de vaca que vendía leche y otros productos lácteos como yogur y queso en tiras. No sé qué tenía esta máquina, pero era el orgullo y la alegría del director. De vez en cuando, lo veíamos caminando y admirando los productos dentro, con una mirada en su rostro que decía que estaba orgulloso de lo que había hecho por los estudiantes. La cosa es que ninguno la usó nunca. Esa máquina de leche no fue tocada por la sencilla razón de que era más barato comprar directamente a la carta.
    Un día, la escuela fue anfitriona de un festival coral regional. Esto significó que varios coros de escuelas de la zona vinieron para actuar. Estos estudiantes, por supuesto, tuvieron un descanso para almorzar. Fue entonces cuando ocurrió la magia. Todos estábamos sentados en nuestras mesas, disfrutando de nuestros almuerzos, cuando notamos algo. Un niño de otra escuela, el cual no conocía la historia detrás de la máquina de leche y que pedir a la carta era más barato, fue a usarla. Todos dejaron de hablar, dejaron de comer... solo miraban a este niño. ¿Estaba realmente pasando? ¿Se iba a utilizar la máquina de leche? Esperamos con anticipación. Ajeno a los ojos vigilantes a su alrededor, fue a por ello. Este niño, en una escuela desconocida, rodeado de personas extrañas, puso su dinero, marcó el número y obtuvo su leche. Nos quedamos atónitos, asombrados.
    Hicimos lo que creo que cualquiera hubiera hecho en esta situación: aplaudimos. Unas pocas mesas al principio con apenas unos aplausos, pero que pronto se convirtieron en una oleada de aplausos desenfrenados que se apoderó de toda la cafetería. Los estudiantes se pusieron de pie para ovacionar a este niño que desafió todas las probabilidades. Él, como era de esperar, se sorprendió. Miró a su alrededor, confundido, y una vez que se dio cuenta de que todos lo estaban aplaudiendo, hizo una pequeña reverencia y se alejó. La cafetería tuvo un ataque de risa. La máquina de leche permaneció intacta después de este incidente. © tla515 / Reddit
  • Mis amigos y yo pedimos pizza y la enviamos a la escuela. Cuando llegó, todos los profesores estaban muy molestos y querían averiguar cómo habíamos hecho tal cosa. Y en medio de todo el alboroto, mis amigos y yo estábamos sentados allí, comiendo nuestra pizza. Uno de los maestros geniales se acercó y preguntó si podía tener un pedazo. Le dimos uno, compartimos una risa y lo hicimos de nuevo un par de semanas después. © Stop_Wastin_Time / Reddit

“De vuelta a la escuela en 2020”

  • Durante los exámenes finales de un semestre, mi compañero de cuarto me preguntó si podía ir a mi prueba para ver si lo dejaban tomarla, aunque no estuviera en la clase. Iba a ir al mismo curso el próximo semestre y quería una vista previa del final. Era una clase con alrededor de 100 estudiantes, así que no pensé que hubiera problema.
    Mi compañero de cuarto entró, se sentó y, naturalmente, recibió una prueba para la que nos dieron dos horas. Comenzamos y hubo 10 minutos de silencio con todos trabajando. Mi compañero estaba sentado pacientemente en la última fila con su examen. De repente, se puso de pie, tomó la prueba en sus manos y comenzó a correr a toda velocidad por las escaleras hasta el escenario frente a la sala de conferencias. Lanzó el examen a la mesa con un golpe, dijo “¡Gané!”, y salió disparado por la puerta trasera. Luché por contener las lágrimas de la risa, y la expresión en los rostros de todos mientras se miraban entre sí no tuvo precio. © frogmander / Reddit
  • En décimo grado tenía un pequeño llavero que hacía ruidos de animales de granja cuando presionabas un botón determinado. El de la vaca era, por mucho, el mejor, porque emitía un MUUUUUU de 3 segundos de duración. Entonces, siendo un niño muy maduro y responsable, pensé que sería buena idea llevar eso a clase. Al principio no pensé en nada, solo un MUUUUUU rápido y eso sería todo, pero se convirtió en mucho más. El profesor estaba escribiendo en la pizarra cuando apreté el botón del llavero. Él se detuvo y miró al frente. Después de un incómodo momento de silencio, estalló una pequeña risa. Sin darse la vuelta, el profesor siguió escribiendo y hablando, así que volví a presionar el botón. Una vez más, hizo una pausa y miró hacia el suelo mientras estallaban más risas. Ahora, algunas personas en la clase miraban a su alrededor para tratar de averiguar de dónde y de quién provenía ese sonido, porque nadie lo esperaría de mí. Siguió escribiendo y hablando. Pensé que tres sería demasiado, pero dije “qué diablos” y apreté el botón una tercera vez. El profesor se dio la vuelta, colocó sus manos sobre el escritorio, con las palmas hacia abajo, y miró a cada una de las personas, una a la vez, mientras se reían histéricamente. “Voy a salir de este salón de clases. Cuando regrese, quiero que lo que sea que esté haciendo ese ruido esté en mi escritorio”, y se fue. Después de unos 5 minutos, volvió a entrar y se paró frente a su escritorio, miró a su alrededor y dijo: “¿Y bien?”. Hubo un silencio total... así que presioné el botón de pollo en su lugar. La clase se puso histérica y él, bueno, se volvió loco. Se enfureció con el salón de clases durante cinco minutos: empezó a señalar los problemas de todos mientras se arrancaba la corbata, maldijo sobre cómo intentaba llegar a un grupo de adolescentes punks y que querían ser los reyes del baile. Cómo había dejado una vida en la Marina para marcar la diferencia. Luego, de nuevo, hubo silencio, y todos se quedaron mirando. Así que presioné el botón una vez más. © ADIDAS247 / Reddit

“Este lavabo en mi escuela”

  • En la escuela teníamos ventiladores porque hacía un calor horrible a fin de año. Desde toda la vida, las chicas jugaban a tirar borradores al ventilador en la mañana antes de que sonara el timbre. A una se le ocurrió quitarse un zapato y lanzarlo, y, de pronto, ¡PLOP! El ventilador cayó al piso. Las chicas salieron corriendo y las profes preguntaron el clásico: “¿Quién fue?”. Una de ellas dijo que “se había caído solo”, pero nos miraron con cara de que estábamos mintiendo. Al final, reemplazaron el ventilador.
  • Lo que me acuerdo y afectó a todos los cursos fue que algún graciosillo puso bombas de olor en los aires acondicionados. Estábamos en clases y de pronto sentimos un olor muy fuerte. De inmediato, todos (el profe incluido) salimos del aula y vimos que había pasado lo mismo en otras aulas. La queja fue generalizada y tuvimos clase en el patio. Lo más gracioso fue que solo a un curso le tocó la desgracia de tener clases dentro de su aula maloliente. No sé qué pasaba en la cabeza de su profe de turno, pero les tocó aguantar el mal olor (me apiado de sus pobres fosas nasales). Mi curso y el resto... bien. Nunca supe quién fue el de la idea (y creo que quedó en los misterios sin resolver del colegio).
  • Cuando cursaba la facultad, solíamos tener una clase de apreciación cinematográfica en una de las aulas de audiovisuales todos los jueves por la tarde. Después de que acababa, había un par de compañeros que se ofrecían amablemente a desconectar todo y regresar los cables y el proyector al área de cómputo. Siempre nos preguntábamos por qué solo ellos podían hacerlo. Una tarde me quedé más tiempo del habitual y descubrí que en realidad no regresaban el equipo de inmediato, sino que llevaban su propia consola y se quedaban al menos una hora más en el aula jugando Smash Bros. con el proyector. A partir de ahí decidimos hacer torneos. Hasta los profesores se unían de vez en cuando.

“Mi esposa es conductora de autobús. Este año, para Halloween, se disfrazó de la señorita Rizos (El autobús mágico)”

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas