18 Veces en que los hombres hicieron las compras y sus parejas no supieron si reír o llorar

Historias
hace 1 año

No es novedad que las mujeres envíen a sus esposos al supermercado. Pero en numerosas ocasiones ellos llegan con las manos vacías, se olvidan de uno que otro artículo o pierden la lista de compras. Por eso existe la frase: “Si quieres que las cosas salgan bien, tienes que hacerlas tú mismo”. Así, algunas esposas se pusieron creativas para evitar que sus maridos siguieran “metiendo la pata”.

En Genial.guru queremos mostrarte los aciertos y desatinos de los hombres cuando sus parejas los envían al supermercado a hacer las compras de la semana.

  • Si mi esposo no encuentra específicamente lo que le pido, no me trae nada. Dice que soy muy complicada y que cuando me trae otra cosa le hago caras. ©Franchesca Melburne / Facebook
  • Yo hago la lista de lo que tiene que comprar más foto de los artículos. Y siempre me llama porque no encuentra algo, porque no sabe cuánto tiene que traer o por cualquier otra cosa. ©Maria Verde Oliva / Facebook
  • Con mi esposo debo estar pendiente del teléfono para hacer videollamada o para ver sus mensajes. Al final, él le hace caso a lo que dice mi hijo y terminan trayendo un montón de golosinas. Siempre que van al supermercado traen más golosinas que otra cosa. ©Barrios Mary / Facebook
  • Mi pareja va sin que se lo pida. Cuando pasa por el supermercado y sabe que hacen falta cosas, las trae. A veces, como no avisa que irá, vamos los dos por separado. Aunque no haya lista, traemos dos despensas casi idénticas. ©Marga Marga / Facebook
  • Mi marido sabe todo lo que consumimos en casa hasta mejor que yo. De hecho, él es quien compra y yo hago la lista para que no olvide las cosas. Aunque siempre me trae productos de más. ©Angela Rijo / Facebook
  • El mío lleva lista específica, además de fotos de los productos. Y aun así, pierde la lista y trae cualquier cosa. Dice que para probar cosas nuevas. ©Mercedes L Cardoso / Facebook
  • Mi mujer me da la lista de compras. Aunque tenga dudas de algún producto, no la llamo para preguntar porque me encargaría que compre otras cosas. Mejor no la llamo. ©Willian Vasquez / Facebook
  • El mío hace toda la compra sin lista. Él mismo está pendiente de cuándo ir, sabe todo lo que debe comprar, como la marca de los productos. Nunca se le olvida nada. Mi esposo es genial. ©Ana Maria / Facebook
  • No tengo marido. Pero si mi pareja va al súper y le pido tampones, no sabe de cuáles traerme. Siempre llama y pregunta: “¿Son los de color morado o los rosa?”. ©Kemdrey Charen / Facebook
  • Mi esposa me pidió que comprara detergente y suavizante. ¿Sabían que hay diez mil millones de marcas de detergente y suavizante? En mi mente pensaba: “¿Pero cuál es el que usa esta mujer?”. Por suerte fui con mi hijo. Él sí supo cuál llevar. ©Cardenas Marcelo / Facebook
  • A mi esposo no tuve que aconsejarlo mucho. Él trabajó en un supermercado desde adolescente hasta que ingresó a la universidad. Así que estaba listo. Conoce todo en cuanto a calidad, precios y ofertas. Actualmente, cuando voy al supermercado, por poco me pierdo. ©Rosita Cedeño Falcon / Facebook
  • Una vez le dije a mi esposo que me trajera toallas sanitarias nocturnas. Me trajo de las normales, pero eso sí, me trajo muchos paquetes. Me dijo: “Para que te duren, amor.” Y yo le respondí: “Pero esas no son las que te pedí”. Pensó que era una desagradecida. ©Barrios Mary / Facebook
  • Yo a mi esposo lo mandé a comprar seis naranjas y dos tomates. Me trajo seis tomates y dos naranjas. Ni hablar. Cuando le pedí que comprara pimentón, en lugar del condimento, compró pimiento. Aun así lo amo. ©Meli Giusti / Facebook

¿Tienes alguna anécdota cómica de tus idas y venidas al supermercado? ¿Qué haces para que tu pareja compre los productos de la lista sin que se equivoque en el camino?

Imagen de portada Barrios Mary / Facebook

Comentarios

Recibir notificaciones

Lecturas relacionadas