19 Historias que demuestran que la vida familiar no es una dulce telenovela, sino una verdadera comedia de situaciones

Historias
Hace 2 semanas

La vida familiar es como una montaña rusa, llena de momentos tristes y divertidos. Nuestros seres queridos pueden hacernos reír o desesperarnos. Aquí tienes varias historias compartidas por usuarios de la red que lo confirman.

  • Fuimos a una cena familiar y había un niño corriendo por todas partes, colgándose de mí. Mi esposo hizo un comentario, y los familiares se ofendieron, diciendo que yo, como futura madre, debería amar a los niños, que los niños son la alegría de la vida, y que sería una mala madre. Yo respondí: “No queremos hijos, y ya lo habíamos decidido antes de casarnos”. Mi suegra lo escuchó, se le subió la presión y se fue llorando a otra habitación. La seguí, la abracé y le dije que en unos meses se convertiría en abuela, pero era un secreto. Ella me apoyó y confesó que el niño en la sala también la exasperaba. Nuestro angelito será el mejor porque seré una excelente madre.
  • Somos padres jóvenes de un niño de 4 años y una niña de 2. Ambos trabajamos y tratamos de vivir la vida al máximo, por lo que tenemos muy poco tiempo para dormir. Una mañana, mi esposo se levantó con el despertador, puso a hervir agua en la tetera y se quedó dormido en la cocina. Cuando fui a levantarme, lo encontré durmiendo en vez de lavarse la cara. En ese momento, la tetera empezó a silbar, y mi esposo, medio dormido, la consolaba diciendo: “Shhh, shhh, no llores”. Apenas pude contener la risa y le dije: “Eso no va a funcionar con ella”.
  • Durante nuestra ausencia, papá cuidó de una violeta. Al regresar, nos contó con orgullo cómo había cuidado la planta y que no se marchitó. Papá es un excelente florista... aunque la planta era artificial.
  • Mi mamá suele olvidar lavar su taza de café por la mañana, lo que irrita a mi papá. Un día decidió darle una lección y dejó la taza sucia en su almohada. Mamá la lavó y se disculpó, pero no lo dejó pasar. Le pidió a papá que recogiera todo lo que él había dejado fuera de lugar (destornilladores, envoltorios, calcetines, sudaderas, platos, etc.) y lo puso en su lado de la cama. Papá pasó hasta la medianoche recogiendo todo para poder acostarse. Desde entonces, ya no le da lecciones a mamá y simplemente lava la taza.
  • La vecina, viuda en su vejez, se llevó a mi abuelo, el marido de mi abuela. ¿Qué haría la gente normal? Se habrían peleado. Pero mi abuela no es así. Empezó a alimentar en secreto a las palomas, estorninos y gorriones sobre el jardín de la vecina. Cuando llegaron las cosechas, dejó de alimentarlos y las aves, acostumbradas a comer allí, devoraron toda la fruta y verdura del jardín vecino. La vecina se enfureció, el abuelo pidió regresar, y mi abuela celebró. No dejó que el abuelo volviera, por cierto.
  • Tenía prisa por cambiarme, pero mi esposa había lavado toda mi ropa interior. Le pregunté: “Querida, ¿dónde están mis calzoncillos? No me pondré los de mi suegra otra vez, son enormes...” Olvidé que había amigos en la cocina esperando para salir. Se rieron mucho al imaginar la situación, pero no le contamos a mi suegra.
  • Cuando era pequeña, mis padres compraron un coche para ir de vacaciones al mar. El día del viaje, el coche se detuvo lejos de casa. Papá salió a investigar y, después de un par de horas, estaba furioso. Amenazó con vender el coche para chatarra y comprar otro. Mamá, con más experiencia de conducción, descubrió que el problema era la falta de gasolina. Papá no dijo una palabra durante el resto del viaje.
  • Mis padres compraron un coche azul. O eso veo yo. Mamá dice que es verde claro, mi hermana que es gris-azulado con tintes verdes, y papá, riéndose, esconde los documentos. ¿Qué color estará registrado en los papeles?
  • Quedaba un pastel de una celebración anterior. Al día siguiente, mi hermano y yo lo comimos todo. Por la noche, cuando llegaron nuestros padres, papá sacó un trozo del pastel que había escondido y se lo dio a mamá, diciendo: "Sabía que los niños se lo comerían todo, así que guardé un trozo para ti".
  • Trabajaba como vendedor en una tienda de zapatos. Una pareja con un niño pequeño entró. La esposa y el niño fueron a la sección de mujeres, el esposo a la de hombres. Mientras asesoraba al esposo, el niño corrió hacia él y gritó: "¡Papá, mamá te ama!". El padre, frunciendo el ceño, respondió: "Lo sé. Que lo compre". Una familia encantadora.
  • Mi mamá estaba de mal humor y regañó a papá toda la noche. Cuando cocinaba huevos para una ensalada, los puso en agua fría. Papá los cambió por huevos crudos y se encerró en su habitación. Los gritos se escucharon en todo el edificio. Ya están jubilados, pero siguen divirtiéndose.
  • No habíamos limpiado el apartamento en casi un mes. Mi esposo, sin quejas, dijo: "Querida, limpiemos el piso... o ensuciaremos el pasillo..."
  • Iba caminando cuando vi a una pareja de unos 40 años. El esposo abrazaba a la esposa y le daba dulces. Después de unos metros, la esposa dijo: "Eres tan dulce cuando tienes hambre".
  • Escuché voces en la cocina. Mamá: "Añade un vaso de azúcar". Papá: "¿No es mucho?" Mamá: "No, está bajo control". Se oye la batidora. De repente, papá la apaga y dice, ofendido: "Me estás engañando, esto no es un pastel de pescado. ¡Y yo confié en ti hasta el final".
  • Desde que nació nuestro segundo hijo, mi esposo y yo competimos para demostrar quién está más cansado y así evitar recoger a los niños del jardín o llevarlos a actividades. Quien parece más agotado, se queda en casa.
  • Vivía en un pueblo y soñaba con mudarme a la ciudad. Aceptaba cualquier trabajo: pastoreaba vacas, ayudaba en construcciones, vendía en el mercado, y en otoño trabajaba en huertos recogiendo patatas, calabazas, remolachas, etc. Una pareja me contrataba cada año, pagaban bien, aunque tenían muchas rarezas. Me llamaban “señor” y “señora”, observaban el trabajo sin intervenir.
  • Mi esposa está embarazada de seis meses y tenemos un hijo de 9 años. Yo estaba en el trabajo cuando recibí una llamada con llantos y gritos. Conduje a casa a toda velocidad, solo para encontrar a mi esposa e hijo tristes en el sofá. Habían roto el monitor. Mientras conducía, casi tuve un ataque. Expliqué la situación en el trabajo y me dijeron que me quedara en casa ese día.
  • Desayunando con mi esposo, me dijo:
    — Deja de mirarme así.
    — ¿Qué quieres decir? — pregunté sorprendida.
    Siempre me miras así cuando quieres que quite las cortinas para que las laves y luego tenga que colgarlas de nuevo. No supe qué responder. Realmente quería que quitara las cortinas...
  • Mi esposa se enfadó conmigo. Llegué cansado del trabajo, pero no lo demostré. Me duché y elogié la cena. Luego, me pidió dinero para el salón de belleza. Le di más de lo que pidió. Y entonces se molestó. Dos días después me di cuenta de que se enfadó porque le di cinco mil en vez de los tres mil que pidió. Pensó que la consideraba fea.

Aquí tenemos historias de personas que, a pesar de los problemas, hicieron todo lo posible para recuperar su amor.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas