19 Personas que iban a pasar una agradable velada en la casa de un conocido, pero las cosas no salieron según el plan

Gente
hace 2 años

¿Has notado alguna vez que a la gente le gusta visitar a algunos conocidos, pero trata de evitar a otros? Sí, la hospitalidad sincera es una cualidad valiosa y bastante rara de encontrar. No todo el mundo sabe (o, quizás, quiere) recibir invitados en su casa.

Genial.guru quedó impactado por cómo fue la visita a la casa de amigos y conocidos de estas personas. Pero ahora al menos sabemos que hay que tener extrema precaución al aceptar la invitación de alguien de visitar su domicilio.

  • Una vez, una pariente nos invitó a visitarla. Éramos un total de 6 personas, todas de la familia. Llegamos y nos sentamos a una mesa prácticamente vacía: solo había té, pan y mermelada. Bueno, nos sentamos y conversamos. Sus sobrinas lavaron los platos. Y cuando estábamos a punto de irnos, ella empezó a decir: “¿Y el dinero? ¿Por qué no me dieron nada de dinero, si compramos un auto?”. Por cierto, esa había sido la razón de la invitación. Sí. Y nos pidió una suma considerable. Me sorprendió notablemente semejante desvergüenza. © aelita98 / Pikabu

  • Hace un par de meses, fui a una fiesta con mis amigos. Aproximadamente 20 minutos después de nuestra llegada, un compañero de cuarto comenzó a golpear su vaso con un tenedor. Pensamos que iba a hacer un brindis. Pero el sujeto dijo que “hay demasiada gente aquí que no conozco”, y me dijo a mí y a la mayoría de mis amigos que nos fuéramos. Nos acompañó hasta el pasillo, pero no podía abrir la puerta principal, así que tuvimos que quedarnos allí durante 15 minutos y esperar a que otro vecino nos dejara salir. © ignoramusaurus / Reddit

  • Ayer vinieron unos invitados y yo simplemente me quedé dormida durante la conversación. Por la mañana todos se despertaron y se bautizaron a sí mismos “invitados del año” y esa noche fue llamada “hospitalidad del año”. © tefikovaaa / Twitter

  • Cuando mi esposo y yo nos casamos, nos invitaron a una celebración de cumpleaños de mi cuñado. Cuando llegamos, nos dijeron que pagáramos algo de dinero para las bebidas en la fiesta. En aquellos días, éramos jóvenes y ganábamos poco. Ya habíamos tenido que gastar dinero en la gasolina para llegar allí. Estábamos completamente estupefactos. Nuestro presupuesto semanal se gastó en bebidas para la fiesta de otra persona. La próxima vez que nos invitó a una celebración familiar, inventamos una excusa para no ir. © Margery Caroline Whittle / Quora

  • He asistido a varias bodas. Y aquí está mi consejo más importante para todas las novias y novios lectores: más comida. La gente está dispuesta a perdonar mucho: falta de música, de baile y de bebidas, un pastel malo, falta de sitio para sentarse, una pausa larguísima entre la ceremonia y el banquete, largos brindis, etc. Pero lo peor para este tipo de fiestas es que no haya suficiente comida. Esta fue una de las peores bodas en las que he estado. Todo empezó con el hecho de que la pausa entre la ceremonia y el banquete fue de unas 4 horas. Teníamos mucha hambre, pero decidimos no comprar nada, para no arruinarnos el apetito, ¡si pronto habría un banquete! La boda se llevó a cabo en un parque que quedaba muy lejos, y en ese entonces no había teléfonos celulares, así que apenas pudimos encontrar el lugar. El interior del restaurante parecía más un cuartel, no había decoración, había largas mesas de plástico y sillas plegables en el interior. Tampoco había música. La gente se sentaba y charlaba silenciosamente. No había ninguna bebida excepto agua. ¿La comida? Habíamos esperado el banquete todo el día y, en lugar de una mesa normal, obtuvimos queso, galletas saladas, verduras y salsa. Y eso fue todo, no hubo más alimentos. Finalmente, trajeron el pastel de bodas y fue ridículo: 8 niveles de altura. Inmediatamente me pregunté: ¿por qué un pastel tan grande si solo hay 70 invitados? ¡Imagínate mi sorpresa cuando se quitaron los 3 niveles superiores de esta maravilla y resultó que el resto de los niveles eran solo moldes de plástico redondos cubiertos con esmalte! Nos escapamos de esa boda a la primera oportunidad y fuimos directamente al restaurante más cercano. © Tracie Noel / Quora

  • Me encantan esos momentos: fui de visita por unos días y entonces dije, bueno, déjenme las llaves, mientras están en el trabajo daré un paseo y veré la ciudad. ¿Qué piensas que pasó? Está en curso la sexta hora de confinamiento domiciliario. Vaya amigos, gracias por la hospitalidad. © Yellow_Eyed_Fox / Twitter

  • Como la mitad de los niños de los 90, iba a visitar a un amigo de la infancia para ver dibujos animados. Porque tenía una videograbadora. Sus padres solían estar en el trabajo y nos cuidaba su abuela. Ella era de la vieja escuela y no le agradaba mi madre porque se había casado una segunda vez. Y según la abuela de mi amigo, eso era completamente inaceptable. Y bueno, a mí también me trataba con reserva. Mientras veíamos dibujos animados, a veces mi amigo y yo comíamos algo de lo que nos había dejado su madre, ya fuera sopa o ensalada. En pocas palabras, una vez, a la abuela de mi amigo le pareció que me estaba comiendo toda la carne de su sopa. En realidad, por supuesto, no era así, no sé qué le hizo pensar eso. Comenzó a regañarme y luego me dijo todo lo que pensaba de nuestra familia. Desde entonces, trataba de no visitar la casa de mi amigo cuando su abuela estaba allí.

  • Una vez, mi amiga y yo fuimos invitadas a la casa de su amiga. Llegamos, 6 o 7 personas ya se habían reunido allí, incluido su papá. Pronto, la dueña de la casa se fue por un corto tiempo. Luego pasó la siguiente situación: estoy sentada con extraños, charlando sobre algo relajadamente. Y de repente, esta chica aparece de la nada, nos mira y grita: “¿Quiénes son? ¿Qué hacen en mi casa? ¡Salgan de aquí!”. Todos nos levantamos y nos fuimos. No tengo idea de lo que pasó (ella conocía a todos los que estaban allí). Al final, nos quedamos en la calle durante varias horas buscando cómo volver a casa. © StoplightLoosejaw / Reddit

  • Mis padres me prohibían visitar a mis amigos, incluso ir hasta el umbral. Tampoco podía invitar a nadie a nuestra casa. Mis padres tenían 3 “puntos”:
    1. No hay que mostrarle a todo el mundo nuestra pobreza para que luego le cuenten a todos cómo vivimos.
    2. ¿Qué pasa si roban algo?
    3. ¿Qué pasa si los visitas y luego dicen que robaste algo?
    En cuanto al primer punto, yo también estaba avergonzada: vivíamos bastante pobremente. El segundo era incomprensible, porque la situación ya era miserable, ¿qué se podía robar? Ignoré el tercer punto hasta un incidente... tenía unos 10 años y una compañera de clase me invitó a visitarla. El clima afuera era desagradable, llovía y hacía frío, así que acepté la oferta. Durante medio día estuvimos jugando en su habitación mientras los vecinos con los que compartían la casa no estaban. Luego, la anfitriona fue a servirnos un poco de té. Lo bebimos y ya era hora de que me fuera a casa. Entonces, vino la vecina. Mientras tanto, ya casi nos habíamos vestido para salir. La señora malvada nos agarra literalmente por la manga y le grita a mi compañera de clase: “¿Por qué te comiste mis albóndigas? ¡¿Quién te dio permiso?!”. Entonces, la niña se volvió y me señaló con el dedo: “¡Vino ella y se lo comió todo! ¡No fui yo!”. ¡Decir que me quedé atónita es no decir nada! Naturalmente, empecé a decir que yo no había sido, porque realmente no me las había comido. Ni siquiera había entrado en la cocina. Pero la señora le creyó a esta niña, y dijo: “¡No traigas a mendigos de familias con muchos niños! ¡Lo devorarán todo a escondidas!”. No volví a ir de visita a la casa de nadie durante mucho tiempo. Hasta que crecí. © elenkiv / Pikabu

  • Si unos invitados llegan a verme antes de la hora acordada, los dejo esperando hasta la hora señalada. © loft_is / Twitter

  • El cumpleaños de mi hermana cae en medio de las vacaciones escolares. Cuando cumplió 7 años, tuvo una fiesta a la que nadie asistió. Resultó que nuestra madre había indicado la fecha incorrecta en las invitaciones, por lo que los invitados llegaron el día anterior, pero no estábamos en casa. © Emily_Starke / Reddit

  • Tenía unos amigos que vivían a 170 km de nosotros. Mi amigo trabajaba 2 días a la semana. Venía a nuestra gran ciudad, hacía las compras, al día siguiente hacía más compras y se iba. Primero, nos pidió una vez quedarse en casa para pasar la noche, luego otra vez, luego pidió quedarse una vez al mes, luego 2, luego cada semana. Vivíamos humildemente, pero lo recibíamos lo mejor que podíamos. Él compraba comestibles para su casa con la pregunta: “¿Otra vez no irán a la tienda hoy?”. Me quedaban alrededor de 15 USD en mi tarjeta, éramos cuatro y teníamos que vivir con eso durante una semana. Mientras que ellos tenían su propia huerta. Varias veces nos pidieron ayuda para cosechar papas. La primera vez nos negamos porque no teníamos gasolina, y nos contestaron: “Vengan y les llenamos el tanque aquí”. Como resultado, tuvimos que pagar esa gasolina. Nuevamente nos invitaron a visitarlos. Llegamos con bolsas llenas de comida. Mi amigo, al ver que nuestro parachoques estaba rayado, se ofreció a pintarlo. Después de la finalización del trabajo, dijo que teníamos que pagarle 30 USD. Como resultado, en 2 años los visitamos 2 veces, mientras que ellos tenían un hotel semanal en nuestra casa. Cuando se me acabó la paciencia y les dije todo esto, me llamaron grosera y dijeron que estaban muy decepcionados de nosotros como personas. Ya no hablamos con ellos. © “Oídoporahí” / Ideer

  • Me lo contó una colega. Fue al cumpleaños de su hermano. A su esposa, llamémosla Cata, le encantaba cocinar, trataba de alimentar a todos y se ofendía si la gente no quería probar sus platos o no se los comía por completo. Preparó un montón de cosas para la celebración. Un invitado preguntó si había ensaladas sin huevo en la mesa, ya que era muy alérgico a ellos. Cata señaló una ensalada y se fue a la cocina. El invitado se puso a conversar con otras personas sentadas a la mesa y no llegó a probar la ensalada para cuando Cata regresó. Ella vino y le preguntó: “Bueno, ¿cómo estaba la ensalada, te gustó?”. Conociendo la pasión de Cata por la cocina y su actitud hacia el elogio de los platos, él mintió diciendo que la había probado y era muy sabrosa. Cata sonrió con picardía y dijo: “¿Ves?, está deliciosa. Y no tenías alergia, allí había huevo finamente picado, son puros inventos”. Después de esta frase, el esposo de Cata le gritó. Otros invitados también dijeron que algo así nunca debía hacerse, mientras que el invitado se puso pálido y no lograba recuperarse del shock, probablemente, sin poder creer su suerte de haberse distraído y no haber comido esa ensalada. © ZzZzzz11 / Pikabu

  • Una vez, fuimos a visitar a unos amigos. Manejamos durante 5 horas en la nieve. Llevamos 2 ensaladas con nosotros, solo por si acaso, para que hubiera más comida en la mesa. Habíamos arreglado ese encuentro con nuestros amigos un mes antes, nos estaban esperando. Se suponía. En resumen, llegamos, su casa estaba como si no estuvieran esperando a nadie: había desorden y artículos personales a la vista. Después del largo viaje, pensábamos que nos sentaríamos a una mesa puesta, como suele ser el caso. Pero al final todos comimos nuestras ensaladas, ellos solo nos sirvieron té. Luego fuimos juntos a una tienda y cocinamos la comida. En fin, no volveremos a ir tan lejos para visitarlos.

  • Recuerdo que una vez, en la infancia, me invitaron al cumpleaños de una amiga de la escuela. Había bocadillos con caviar, nadie se los comía, y a mí me encantaban, al final me los comí todos yo solo. La madre de la niña aún lo recuerda, aunque han pasado 20 años. © Hellboy474 / Pikabu

  • Estuvimos con mi esposo para una celebración de adquisición de una casa nueva de una pareja. Al principio, la anfitriona estuvo contándonos durante mucho tiempo que tenían un sofá de 1 900 USD, luego sobre el hecho de que habían celebrado una boda muy costosa, etc. Pero cuando llegó la hora de sentarnos a la mesa, nos dieron dos sándwiches con pescado rojo (con media rebanada de pan). Mi esposo olvidó avisarles de antemano que yo no comía carne, y me sirvieron pollo, yo solo lo puse en el plato de mi esposo. Comenzaron a preguntar qué pasaba y por qué hacía eso. Dije que todo estaba bien, que comería papas con ensalada. Pero entonces la anfitriona dijo sin pestañear: “Me queda pescado rojo, ¿quieres?”. Y sacó un paquete del refrigerador. Lo rechacé. © Konopataja / Pikabu

  • Una vez, presencié un episodio extraño en el departamento de unos conocidos: una pareja casada. Invitaron a 6 personas, incluyéndome a mí, pero solo cocinaron 4 platos en vasijas de barro. Lo explicaron por el hecho de que solo tenían 4 vasijas y, por lo tanto, no pudieron hacer más porciones. Pero en lugar de renunciar a la comida a favor de los invitados, se comieron 2 platos justo en frente de nosotros. Luego, en medio de la cena, lavaron las vasijas, las llenaron con un contenido preparado y las metieron en el horno. Y la esposa dijo alegremente: “Bueno, pronto podrán comer ustedes también”. Qué extraño fue. © KokoshnikFM / Pikabu

  • Hace una semana, un colega me invitó a su casa. Después de la comida, me ofrecí a lavar los platos. Durante el lavado, el propietario me recordaba constantemente sobre los medidores de agua. La gota que colmó el vaso fue su comentario al final. Me pidió casi gritando que redujera la presión del chorro al nivel de “goteo” para quitar la espuma de los platos limpios. Porque tiene medidores de agua instalados. Me enfadó mucho. Fui a buscar mi billetera y le di 5 USD. Esperaba que cambiara de opinión y que su conciencia se despertara. Estaba equivocado. Sin pestañear, tomó el billete y se lo guardó en el bolsillo. Inmediatamente nos preparamos para irnos a casa. Ya en el taxi, mi esposa se rio casi hasta las lágrimas: “¡Vaya! ¿Dónde más puedes lavar una montaña de platos por tu propio dinero? Apréciame, querido. Después de todo, ¡en casa te dejo hacerlo gratis!”. Y se echó a reír de nuevo. © WitchGiggles / Pikabu

  • Cuando estaba en la escuela primaria, tenía una amiga, llamémosla Marina. Sus padres eran muy ricos y la familia vivía fuera de la ciudad en una casa que parecía un castillo. La visité varias veces y todo parecía ir bien. Aclaro que no me quedaba en su casa todos los días, sino que iba una vez al mes. El abuelo de Marina o su madre me traían y me llevaban, porque ellos tenían coche y nosotros no. Y no había otras formas de llegar, porque era el año 96, el sistema de taxis no estaba tan desarrollado. No estaba muy lejos, a solo 3 kilómetros de la carretera de circunvalación de la ciudad; cuando iba a la escuela, veía su casa. Una vez, los padres de Marina le dijeron frente a mí que estaban cansados ​​después del trabajo y que ya no me llevarían de un lado a otro. Y que sería mejor que mi abuelo me llevara y me trajera si tanto quería seguir yendo a visitarlos. “Qué bonito”, pensé, “entonces, mi abuelo puede hacer 6 km en un día a pie, pero es muy difícil para ellos hacer la misma distancia en auto”. Todo eso me ofendió un poco y dejé de visitarlos.

¿Te gusta tener invitados en casa o prefieres ir de visita tú?

Comentarios

Recibir notificaciones

Qué extraña la historia que comenzó a gritar a sus invitados que quienes eran

-
-
Responder

Lecturas relacionadas