8 Datos raros sobre el cuerpo masculino que ni los hombres saben

Curiosidades
hace 7 meses

Hombres y mujeres a veces pueden parecer especies completamente diferentes. ¿Cuál es el viejo dicho? Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus. Pero seamos sinceros, todos tenemos formas y tamaños diferentes, con personalidades, gustos e incluso colores de pelo distintos. No es competencia: todos somos increíbles a nuestro modo. Pero no se pueden negar las diferencias biológicas inherentes entre los cuerpos masculinos y femeninos. En lo que respecta a los hombres, puede que no seamos de un planeta diferente, por lo que sabemos, pero hay muchas cosas sobre el cuerpo masculino que pueden sorprender incluso a los hombres. Así que ponte la bata de médico y prepara tu estetoscopio para examinar algunos datos desconocidos del cuerpo masculino.

La testosterona es uno de los factores clave de los atributos físicos considerados exclusivamente masculinos. Esto incluye un crecimiento del vello notablemente mayor en el cuerpo de los hombres, por ejemplo, en el pecho y la cara. Sin embargo, algo menos notorio es el grosor de su piel, y hablamos en sentido literal. Gracias a los mayores niveles de testosterona, la piel de los hombres es en promedio de 20 a 25 % más gruesa que la de las mujeres. Más concretamente, es la capa más profunda de nuestra piel, llamada dermis. Esto hace que los hombres tengan una piel más dura en general, con una textura más áspera.

Aunque esto no significa necesariamente que eso sea ventajoso por completo. De hecho, los hombres experimentan una pérdida de colágeno a un ritmo más constante que las mujeres, al menos en sus años de juventud. Esa pérdida de colágeno hace que la piel se adelgace, se caiga y se vuelva más propensa a las arrugas. Por lo tanto, cuanto más envejecen los hombres, más se adelgaza su piel. Al mismo tiempo, la piel más gruesa de los hombres evita los signos de envejecimiento durante más tiempo. Así que, definitivamente, hay tanto pros como contras. Mientras que las mujeres muestran los signos de envejecimiento antes, el proceso de envejecimiento físico de los hombres (cuando se produce) es más rápido, y las arrugas están totalmente marcadas.

Piensa en tu piel como en un borrador: cuanto más grueso sea, más durará. Pero cuando el desgaste y las grietas empiezan a aparecer, son más pronunciadas. Un enfoque inteligente del cuidado de la piel puede ayudar a preservar una piel suave y sana, lo más importante, la aplicación regular de protector solar, incluso cuando estás en casa. ¿Soy yo, o hace un poco de calor aquí? Seguro que alguna vez has debatido con tus amigos o familiares sobre la temperatura del cuarto: si hay que subir o bajar el aire acondicionado o mantener el ventilador en marcha. La mayoría de las veces, los hombres de la habitación probablemente sientan un poco de calor, y aunque la sensación no sea unánime, no significa que estén equivocados.

Los principales receptores del frío en la piel masculina están un poco insensibilizados. Esto no significa que los hombres estén biológicamente hechos para vivir en medio del Ártico, pero su tolerancia a las bajas temperaturas es definitivamente mayor. También hay una gran diferencia en el sistema circulatorio cuando se trata de la temperatura corporal. Mientras que las mujeres tienen una temperatura central más alta y son susceptibles a los cambios bruscos de la temperatura ambiente, la temperatura central de los hombres se ve menos afectada. Por eso los cambios de temperatura suelen pasar desapercibidos. La temperatura ambiente no es el único asunto en el que hombres y mujeres no coinciden. Fijémonos en los ojos. Los hombres ven una gama de colores más reducida que las mujeres. Así, donde los hombres pueden ver el azul básico, las mujeres probablemente verán una gradación más sutil, como el azul lavanda.

Al mismo tiempo, los hombres tienen mejor ojo para los objetos lejanos en movimiento. Por tanto, la diferencia entre cómo ven el mundo los hombres y las mujeres va más allá del color. Los estudios sugieren que la causa fisiológica de esta variación en la óptica del género es, una vez más, la testosterona. Los hombres tienen más receptores de testosterona que las mujeres, lo que conduce a una organización diferente de las neuronas en la corteza visual. Una de las teorías sobre el porqué se encuentra en la evolución, concretamente en la de nuestros antepasados cazadores-recolectores. Es posible que la hipermetropía beneficiara a los hombres a la hora de distinguir presas y depredadores desde lejos. Al mismo tiempo, las mujeres pueden haber desarrollado una paleta visual de cerca más definida para buscar y recolectar.

Hoy en día, aunque las prácticas de los cazadores-recolectores son menos comunes, los hombres todavía pueden ver su restaurante favorito desde la distancia cuando pasan por delante. Para ayudar a engullir su comida favorita, los hombres también tienen dientes más grandes. Aunque lo que se considera masculino o femenino en cuanto a los dientes depende totalmente de la perspectiva, los hombres tienden a tener una ventaja considerable. Esto se nota especialmente en los incisivos y caninos, que tienen un diámetro más amplio y son más afilados. Esto significa que la típica sonrisa masculina está llena de dientes más voluminosos y cuadrados. [sonido de una gran sonrisa] La respuesta a esto puede encontrarse una vez más en la fisiología evolutiva. Nuestros ancestros primitivos tenían una jerarquía bastante confrontacional, lo que significa que los machos necesitaban afirmar su dominio.

Al igual que los simios modernos, es posible que esos machos enseñaran los colmillos para intimidar a otros machos y a posibles amenazas. Unos caninos más grandes eran señal de un individuo más formidable. Aunque este comportamiento no se encuentra entre los hombres modernos, nuestros dientes más grandes pueden explicar la amplitud de la mandíbula, que a menudo se considera un rasgo asociado a la masculinidad. Por el contrario, la exhibición de grandes dientes perlados suele ser un signo de alegría. Di “¡Whiskey!” Los dientes más grandes no son el único rasgo masculino que tiene que ver con la boca. Me refiero a ese ruido de ronquido y traqueteo poco elegante que puede producirse cuando algunas personas duermen. Aunque los ronquidos se atribuyen tanto a hombres como a mujeres, casi el doble de hombres son propensos a roncar. Los estudios sobre el sueño demuestran que cuatro de cada diez hombres son propensos a roncar habitualmente, es decir, el 40 % de los hombres frente al 24 % de las mujeres.

Aunque hay multitud de causas para los ronquidos habituales, la biología masculina es la principal culpable de estas estadísticas. Por diseño biológico, la mayoría de los hombres tienen las vías respiratorias superiores más grandes y la laringe más baja. Esto da lugar a un gran espacio en la parte posterior de su garganta, donde se amplifican los ronquidos. Los hombres también tienden a tener más grasa corporal abdominal, probablemente debido a un mayor consumo de carbohidratos. Llevar más peso, especialmente en el cuello, el pecho y el tórax, ejerce más presión sobre las vías respiratorias, lo que aumenta el riesgo de roncar. Aunque su pareja no lo aprecie, en la mayoría de los casos los ronquidos son relativamente inofensivos. Sin embargo, también puede ser un indicio de un problema de salud subyacente, por lo que merece la pena investigarlo. ¿Te has preguntado alguna vez por qué los hombres suelen tener una voz más grave? (¿Voces más profundas?) Esto tiene que ver, naturalmente, con la garganta. El mayor tamaño de la laringe masculina contribuye a otra característica única del cuerpo masculino: la nuez de Adán.

Este bulto de cartílago que sobresale de la garganta se forma a medida que la laringe crece detrás de ella, empujándola hacia fuera. Por cierto, algunas mujeres con una laringe más grande que la media también pueden desarrollar una nuez de Adán. Sin embargo, la diferencia inherente sigue siendo el sonido de nuestras voces. La laringe es lo que produce nuestra voz. Una laringe más grande crea sonidos más profundos y fuertes, ya que hay más espacio para que resuenen las vibraciones. Y como el tamaño de la nuez de Adán depende del tamaño de la laringe que hay detrás, una nuez de Adán más grande también puede significar una voz más grave. El cartílago de la nuez de Adán actúa como un escudo para proteger la laringe de las lesiones. Más allá de eso, no cumple ninguna función individual. No te recomendamos que hagas un dúo musical con alguien que tenga una nuez de Adán más grande: lo más probable es que te cueste proyectarte por encima de su tono.

Ya que estamos con la cara, echemos un vistazo a las pestañas. ¿Sabías que los hombres tienen una mayor probabilidad hereditaria de que les crezcan pestañas más largas y gruesas? Principalmente, las pestañas sirven de protección ocular contra diversos elementos. Además, se consideran un rasgo facial atractivo. Así que, lo sentimos, señoritas, los hombres ganan esta ronda la mayoría de las veces. Pero ¿por qué los hombres son más propensos a tener las pestañas más largas? Bueno, se remonta a esa causa común para la mayoría de los rasgos exclusivamente masculinos: la testosterona. Como he mencionado antes, los hombres tienen niveles más altos de testosterona, lo que afecta al crecimiento del vello corporal. Esto incluye las pestañas. También se remonta a su función principal. Las pestañas son una forma de protección: ayudan a mantener los ojos hidratados, evitando que se resequen e irriten. También los protegen de las partículas nocivas del aire, como la suciedad y el polvo. Así pues, las pestañas son uno de los pocos elementos del cuerpo que combinan moda y función.

A pesar de todas nuestras diferencias biológicas, hay algo en común entre hombres y mujeres, más de lo que crees. Para empezar: es hora de dejar de pensar que los cambios hormonales drásticos son exclusivamente femeninos. Y mientras las mujeres son plenamente conscientes de los retos a los que se enfrenta su cuerpo cuando se producen estos cambios, los hombres lo ignoran más. Puede que no sean tan frecuentes como mensualmente, pero cerca del 26 % de los hombres experimentan estos cambios hormonales con regularidad. Aunque la causa biológica puede ser completamente diferente, los síntomas pueden ser muy similares. La razón de estos cambios tiene que ver con la testosterona. Los niveles de testosterona de los hombres tienden a subir y bajar, dependiendo de la estación del año. Cuando se producen estas fluctuaciones, pueden producirse efectos secundarios, como fatiga, calambres, aumento de la sensibilidad, irritabilidad y cambios de humor. (¿Cambios de humor? ¡Ja!) La mayoría de nosotros experimentamos esto. Por lo tanto, todos deberíamos ser más comprensivos con los demás cuando los que nos rodean experimentan cambios hormonales por sí mismos.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas