Comienza a llevar un crayón en la billetera. Esta es la razón

Curiosidades
hace 7 meses

¿Planeas hacer un viaje? Asegúrate de tener lo esencial en tu billetera: tu documento, tarjetas, un crayón, moneda extranjera... Esperen, ¿un crayón? Sí, me escuchaste bien. Algunos viajeros experimentados dicen llevar siempre un crayón en la billetera. Esta es la razón. Los crayones siempre pueden escribir. Si necesitas un instrumento de escritura, no necesitan estar afilados, y nunca se quedarán sin tinta. Si un lápiz se te cae, la mina del interior podría romperse, lo que hace imposible volver a obtener esa satisfactoria punta afilada. Y viajar con un lápiz lo hará más propenso a sacudirse, así que tendrás que estar sacando punta, sacando punta y sacando punta. Los bolígrafos y los aviones... no son una buena combinación. Los cambios rápidos de presión del aire en la cabina pueden hacer que tu bolígrafo estalle y que llene todas tus pertenencias de tinta.

Pero ¿por qué guardar un crayón específicamente en la billetera? Por dos razones. La primera es que, vayas donde vayas en tus viajes, probablemente lleves tu billetera. Si guardas en ella cualquier cosa que pueda resultar útil, siempre tendrás a mano lo que necesites. La segunda razón es que, al parecer, un crayón asegura que tus tarjetas permanezcan intactas. Una tarjeta doblada o rota podría ser un gran problema en el extranjero. Por eso, tener algo recto y sólido dentro de la billetera puede proteger tus tarjetas de este tipo de accidentes. Los lápices y los bolígrafos son demasiado largos para caber en una billetera normal, pero un crayón tiene la longitud perfecta. Supongamos que estás de vacaciones en una bonita ciudad del extranjero. Has explorado los lugares de interés y la cultura local, y ahora estás agotado. Mueres por una bebida caliente y un lugar acogedor donde relajarte.

Pero no hablas el idioma local. Pensabas estudiar un poco en el avión, pero bueno... esa película era demasiado entretenida. Entonces, ¿cómo puedes preguntar dónde está la cafetería más cercana? Aquí es donde el crayón resulta útil. Toma un papel y dibuja símbolos comunes, como el wifi, una taza de café, un símbolo de baño y un signo de interrogación. Ahora, podrás señalar cada símbolo para preguntarle a alguien casi todo lo que puedas necesitar. Café caliente, ven a mí. ¿Vuelas con un amigo? Aquí tienes un consejo ingenioso para cuando busquen asientos. Nunca elijan el asiento del medio. Por supuesto, todos queremos sentarnos junto a nuestros amigos, pero intenta elegir los asientos del pasillo y de la ventana, dejando un espacio en el medio.

A nadie le gusta sentarse entre dos personas que no conoce, así que es poco probable que los demás elijan el asiento del medio. Tendrán más posibilidades de tener toda la fila para ustedes. Pero ¿y si alguien lo elige? No hay problema: pregúntenle amablemente si quiere cambiar de asiento para que puedas sentarte junto a tu amigo. La mayoría de las personas estarán encantadas de hacerlo, y todos ganarán. ¿Quieres asegurarte de que nadie intente robar tus objetos de valor? Si llevas dispositivos electrónicos de lujo, como una cámara o la última laptop, puede ser útil hacer que parezcan un poco menos atractivos para los curiosos. La cinta adhesiva hace milagros. Pega un poco de cinta en una esquina de tu aparato. Evita los lugares donde la cinta pueda hacer daño, claro. Ahora, si alguien mira tu preciado dispositivo, le parecerá que está roto. Una cámara con cinta adhesiva no merece ser robada, así que estarás más tranquilo mientras viajes.

Ya sea que te alojes en un hostal, un hotel o un bosque, es probable que quieras asegurarte de que tu cepillo de dientes esté bien protegido y que no toque nada. Después de todo, los baños pueden ser notoriamente sucios. Asegurarse de que el cepillo se mantenga alejado de las superficies sospechosas no es difícil, solo tienes que llevar una pinza para la ropa y estarás preparado. Engancha la pinza a tu cepillo justo debajo de la cabeza. Después apóyalo con las puntas de la pinza. A salvo de la suciedad. Aquí tienes otro truco con esa pinza de ropa. Si alguna vez estás en el baño de un aeropuerto o de una estación de tren y te das cuenta de que la puerta no tiene traba, no te preocupes. Mete la pinza en el hueco entre la puerta y el suelo. Si el hueco es demasiado pequeño o demasiado grande, prueba con el espacio entre la puerta y su marco. La forma de la pinza impedirá que la puerta se abra, y tu intimidad estará garantizada.

¿Quién está listo para un viaje por la carretera? Si vas a llevar a tus amigos a una aventura a través del país, de seguro habrá muchas paradas para comprar bocadillos y bebidas dulces. Es esperable que haya un poco de desorden, pero al menos podrás evitar algunas molestas migajas dentro de los portavasos de tu auto. Pon moldes de cupcakes en los portavasos antes de comenzar el viaje. Más tarde podrás sacarlos. Y voilà, ¡siguen limpios! ¿Quieres darte un gusto mientras estás de viaje? ¿Qué mejor que un helado en un día de sol? Pero al derretirse, tu postre puede convertirse rápidamente en un desastre para tu auto. En ese caso, toma más moldes para cupcakes. Esta vez, haz un agujero en el centro. Desliza el palito de helado a través de él y sujétalo desde abajo. El molde atrapará las gotas pegajosas.

Si necesitas pasar el rato en un vuelo o un tren, jugar a un juego es genial. Cartas, adivinanzas, charadas. Pero si quieres jugar a tu juego de mesa favorito, puede que te encuentres con un problema cuando intentes lanzar los dados. Una mala tirada y saldrán volando hacia el abismo que hay debajo del asiento. Buena suerte si quieres alcanzarlos ahí abajo. Y quién sabe qué asquerosos descubrimientos podrían esperarte en la zona oscura. Pero hay una opción mejor. Guarda tus dados en un recipiente pequeño y transparente. Asegúrate de que sea completamente transparente. Cuando sea tu turno, solo agítalo. Ahora no habrá manera de que un dado se pierda. ¡Lánzalos! Oh, oh. Parece que se dirigen a un lugar muy húmedo, pero no guardaste zapatos impermeables en la maleta. No pierdas la oportunidad de hacer rafting en aguas desafiantes solo por tu calzado. Transforma tus zapatos normales en unos resistentes al agua con solo una vela. Frota la cera por toda la superficie de tu calzado, especialmente en los lugares que sabes que se van a mojar. La cera sellará el tejido y repelerá el agua. Nada de calzado mojado para ti.

En un día de viaje largo, ¿por qué no parar a hacer un pícnic? ¡La naturaleza es hermosa! Bueno, la mayor parte de la naturaleza. Las hormigas que trepan por toda tu comida... no tanto. Por más que comas en una mesa, pueden trepar rápidamente por las patas. Una buena forma de detenerlas es poner una pequeña bandeja con agua debajo de cada pata de la mesa. Las hormigas no podrán atravesar el agua y te dejarán a ti y a tu pícnic en paz. Ahora solo tendrás que preocuparte por las abejas. De seguro no quieres hacerlo, pero a veces, mientras disfrutas del paisaje, es posible que te alejes de tus compañeros de viaje. No te preocupes. Si estás en la naturaleza, puedes fabricar un ingenioso silbato con la tapa de una bellota. Es un truco fácil de aprender y muy útil para llamar la atención. Además, tus amigos quedarán impresionados con tu creatividad. En primer lugar, obviamente, tienes que encontrar una tapa de bellota. Asegúrate de que no esté agrietada o deformada. Además, cuanto más grande sea, más grave será el sonido.

Toma la tapa de la bellota con las dos manos. Colócala entre los pulgares y los dedos índice con el interior de la tapa mirando hacia ti, como si fuera un cuenco. Pon los pulgares en el borde más cercano a ti. Los lados de los nudillos de los pulgares deben tocarse ligeramente. En el hueco entre los pulgares debe aparecer un triángulo de la tapa. Coloca el labio superior sobre la parte superior de los pulgares. Después, frunce los labios para que, al soplar, no salga aire por el labio inferior. Esta es la parte más difícil, pero con un poco de práctica lo conseguirás. ¡Ahora, sopla! El fuerte silbido ayudará a tus amigos a conocer tu ubicación, y tal vez espante a los animales que no quieras demasiado cerca. Y ya que estás en eso, ¿por qué no intentas silbar alguna melodía?

Si vas a entrar al agua, aquí tienes un truco que puede ayudarte a mantener tus llaves sanas y salvas. Toma un corcho de botella y hazle un pequeño agujero en el centro. Ahora, desenrolla un clip y pásalo por tu llavero. Úsalo para sujetar tu llave al corcho, empujándolo profundamente en el agujero que has creado. Asegúrate de que esté bien firme. Si la llave se te escapa del bolsillo y cae al agua, no se hundirá. El corcho la hará flotar, por lo que solo tendrás que estirar la mano y tomarla. ¡Buceo de emergencia, evitado!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas