Cómo sostener los palillos chinos (sí, ¡los has estado usando mal!)

Curiosidades
hace 7 meses

Finalmente es fin de semana y decides salir a cenar. Optas por la comida china porque, bueno, es deliciosa. Estás sentado en una hermosa mesa junto a la ventana y te entregan el menú y un par de palillos. Ahora te enfrentas a dos opciones. Después de sacarlos de su pequeño sobre de papel, ¿qué es lo que haces?

Opción A: los separas por el medio después de luchar un poco. Opción B: los rompes desde la punta como te ha enseñado Internet. Bueno, si sigues el consejo virtual de la opción B, te dejará con los palillos rotos por la mitad. Resulta que hace un tiempo, en Internet apareció un mito sobre la forma correcta de usar los palillos. Afirmaba que las pequeñas marcas en las puntas estaban allí para ayudarte a separar el extremo por el que estaban unidos. Después de eso, podrías convertir esta pieza en una “almohada” para apoyar tus palillos durante la comida.

Bueno, resulta que tener algo en lo que apoyar los palillos es muy importante. Pero romper el extremo superior de unos palillos de madera no es lo que se supone que debe hacerse. Entonces, una vez más. Llegas a un restaurante, haces tu pedido y tu mesero te entrega un par de palillos de madera. Esta vez, sigue la opción A y pártelos en dos. Y si realmente quieres algo para apoyar tus palillos, díselo al camarero. Lo más probable es que tenga lo que necesitas (yo soy del tipo temerario, así que simplemente los apoyé... ¡en mi plato!).

Ahora que esto está resuelto, puedes pasar el resto de la noche tratando de descubrir cómo sostener los palillos correctamente. Los chinos han estado usándolos desde el 1200 a. C. (yo utilizaba un tenedor en ese entonces). Comenzaron empleándolos como utensilios de cocina. Pero no fue hasta el año 400 d. C que empezaron a usarlos en la mesa para comer. Esta costumbre se extendió, y en un momento, los japoneses crearon los palillos de bambú desechables que usamos hoy. Por cierto, el 40 % de la población mundial usa sus manos para comer. El 30 % utiliza cuchillos y tenedores. Y el 30 % restante usa palillos. La mayoría de los que usan palillos provienen del este y sureste de Asia, con China, Corea y Japón a la cabeza.

Y en caso de que te lo estés preguntando, sí, hay más de un tipo de palillos en el mundo. Por ejemplo, los palillos chinos son los más gruesos y largos de todos. A menudo están hechos de bambú o melamina, y tienen puntas gruesas y planas. El material es resbaladizo y suave, lo que hace que sujetarlos sea aún más difícil. Ahora, supongamos que estás cenando con usuarios nativos de palillos chinos. Esto es lo que debes hacer: planifica dónde los apoyarás entre bocado y bocado. No querrás hacer un lío, ¿verdad? Así que no los pongas sobre la mesa; la llenarás de salsa. Definitivamente no los coloques en posición vertical en tu tazón de arroz; ni siquiera voy a comenzar con lo descortés que se ve. La mejor solución sería pedir un soporte para palillos y ponerlo al lado de tu plato. Pero si esa no es una opción, puedes apoyar las puntas en el borde de tu plato o tazón.

Además, presta atención a hacia dónde apuntan tus palillos una vez que los apoyas. No debería ser hacia las personas con las que estás cenando. Puede interpretarse como una falta de respeto en ciertas culturas. Ahora, así es como se supone que debes sostener tus palillos. Aquí está tu mano. Y un par de palillos. Trata de sostenerlos como lo harías normalmente con un bolígrafo o un lápiz. Toma una imagen mental de cómo se ve. Ahora, nunca vuelvas a hacer esto. En su lugar, intenta hacer esto: el pulgar sobre el palillo, la punta de tu dedo encima. Listo. Tienes que colocar el pulgar y el dedo índice en el palillo superior. El dedo medio sirve como soporte para el palillo superior y sostente el inferior, junto con el dedo anular. Puede sonar difícil, pero en realidad no lo es. Solo asegúrate de practicar un poco. Y recuerda: si tus dedos comienzan a deslizarse por los palillos, mantenlos lo más cerca posible del extremo superior. De esta manera, podrás abrirlos más.

Si eres casi un profesional en el manejo de los palillos, ¡puedes usarlos mientras cocinas! Pero no uses los de metal. Son buenos conductores de calor y probablemente también rayarán el fondo de la sartén. Hay otros tipos de palillos que puedes usar. Son muy buenos por si decides cocinar tempura o buñuelos que haya que ir dando vueltas de un lado a otro. Y por último, pero no menos importante: nunca laves tus palillos en el lavavajillas. Simplemente no lo hagas. Probablemente terminarán obstruyendo la máquina. Lávalos a mano, como lo hacían las generaciones anteriores.

Pasando a otras cosas que podrías haber estado haciendo mal... Oye, no pretendo criticar; solo voy a señalar algunas “oportunidades de mejora”... para lo que podrías haber estado haciendo MAL, ¡como calentar las sobras de comida en el microondas! ¿Cuántas veces has sacado la comida de este aparato y has descubierto que todavía estaba fría en el centro? Eso se debe a que el microondas calienta primero lo que está más cerca de los bordes del plato. A menudo, el calor no tiene suficiente tiempo para llegar a la mitad de tus, digamos, deliciosos espaguetis a la boloñesa. Es más efectivo colocar la comida más cerca de los bordes, dejando un espacio vacío en el medio. Ahí lo tienes: ¡tu almuerzo se calienta sin mucho esfuerzo!

Y ya que hemos estado hablando de comida, una mención especial a las alitas de pollo. La mayoría de nosotros toma una, que está muy caliente, con ambas manos y le da un gran mordisco. Pero hay una manera más fácil de comerlas. Toma el ala por los dos pequeños huesos, gíralos y tira lentamente de ellos (no te preocupes, el pollo no lo sentirá). Obtendrás un ala carnosa y sin huesos. Después de tanto comer, asegúrate de cepillarte los dientes. Pero hazlo bien. Elige un cepillo de cerdas suaves o de dureza media; no dañará tus encías. Y en lugar de repetir movimientos mecánicos hacia arriba y hacia abajo, elige un ángulo de 45 grados. De esta manera, limpiarás toda esa placa pegajosa (blaaaa).

Para amoldar un nuevo par de zapatos, puedes pedirle a alguien con pies más anchos que lo haga por ti. O... puedes hacer algo diferente. Primero, necesitarás ponerte un par de calcetines gruesos. Después de eso, usa tu secador de pelo para soplar aire caliente en uno de los zapatos y camina o salta alrededor de tu casa durante un minuto más o menos. Notarás que tu zapato se ha vuelto más cálido y suave. Ahora, repite este proceso con el otro. Si todavía crees que el único uso del esmalte es hacer que tus uñas estén bonitas, ¡podrías llevarte una sorpresa! El barniz de uñas tiene propiedades adhesivas e impermeabilizantes únicas, lo que lo hace muy útil cuando necesitas sellos protectores. Por lo tanto, si has astillado una jarra de cerámica y la has vuelto a pegar, prueba aplicar una capa de esmalte de uñas incoloro. Ahora, la grieta está sellada, y tu jarra está lista para usarse nuevamente.

Y si no quieres sellar sobres, si es que aún los usas, puedes aplicar una capa de esmalte de uñas en las esquinas, cerrarlo y enviarlo por correo. Y ahora, un poco de magia: ¿alguna vez se te deshilacharon las puntas de los cordones de los zapatos? Puedes retorcer las cuerdas sueltas y sumergir los extremos en esmalte de uñas transparente. Este los fijará en su lugar. También puedes hacerlo si tienes dificultades para enhebrar una aguja. Sumergir el hilo en esmalte de uñas hará que la punta quede más firme, por lo que te será más fácil pasar el hilo por el pequeño ojo de la aguja. Si eres fanático de Gatorade, estoy seguro de que te sorprenderá saber que es posible que lo hayas estado bebiendo mal. En el fondo de cada botella hay algo de espacio. Puedes usarlo para guardar la tapa. De esta manera, nunca la perderás cuando vuelvas a beber Gatorade. ¡¿A quién no le gusta agregar un poco de kétchup a ese delicioso perrito caliente?! ¡Pero es posible que lo estés almacenando incorrectamente! ¿Deberías refrigerarlo o no?

El kétchup hecho comercialmente contiene tomate, azúcar y vinagre, lo que le da a la salsa su acidez específica. El vinagre es, en realidad, lo que mantiene el condimento preservado y seguro para comer. Es por eso por lo que la salsa de tomate no necesita ser refrigerada para evitar que se eche a perder. Por lo tanto, puedes despejar ese espacio en los estantes del refrigerador y dejar tu kétchup en un armario a temperatura ambiente (pero nunca lo dejes al sol en un día caluroso. Cuando vayas a abrirlo, explotará sobre ti en un gran desastre rojo. Hablo por experiencia). Y, finalmente, si quieres tachar una palabra en una página, intenta escribir varias letras al azar sobre ella. De esta forma, la combinación hará que la palabra sea imposible de leer. ¡Y tus secretos permanecerán a salvo!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas