Cómo Tom Cruise sacrificó su infancia por amor a su madre y hermanas

Historias
hace 11 meses

Con todo el éxito y el glamur que rodea a los famosos, muchas veces olvidamos que son seres humanos como todos nosotros. Algunos han tenido que hacer sacrificios enormes y lidiar con un pasado muy difícil para llegar a donde están hoy. Un ejemplo de ello es Tom Cruise, quien se vio obligado a crecer muy rápido para cuidar de su madre y sus hermanas.

Antes de ser el galán de Hollywood que conquistó al público con su carisma y de convertirse en un exitoso actor, productor y atleta, Tom vivió una infancia inestable. Tuvo que tomar grandes responsabilidades desde muy joven y renunciar a su niñez por apoyar a su familia.

El protagonista de Top Gun nació en Nueva York en 1962. Hijo de la profesora Mary Lee y el ingeniero Thomas Cruise, creció en un hogar con 3 hermanas. Su familia se mudaba constantemente debido a la inestabilidad de su padre, quien no solo cambiaba de trabajo muy seguido, sino que además tenía un carácter bastante explosivo.

Jeff Rayner / Coleman-Rayner / East NEWS, Coleman-Rayner / East NEWS

La actual estrella tuvo bastantes problemas con los estudios, ya que asistió a 14 escuelas diferentes y además fue diagnosticado con dislexia a los 7 años. Eventualmente, cuando Tom tenía 11 años, su madre tomó la decisión de dejar a su padre y establecerse con su hijo e hijas en Kentucky. Mary se vio obligada a hacerse cargo sola de sus 4 hijos y llegó a tener hasta 3 trabajos para poder sostener el hogar.

El actor había desarrollado una relación muy cercana con su madre y la apoyaba en todo lo que necesitaba. Mary reveló que su dulce hijo hacía hasta lo imposible para que ella se sintiera bien: “Todas las noches llegaba a casa, me lavaba los pies y me sentaba en la sala, y Tom los masajeaba durante media hora”.

MySpace / EAST NEWS

Lamentablemente, el estrés y la carga de trabajo llegaron a afectar la salud de la madre del protagonista de Misión Imposible, provocándole una hernia discal. La lesión hizo que Mary no pudiera hacerse cargo sola de su familia y una amiga tuviera que mudarse con ellos para ayudarlos en las tareas cotidianas.

Durante un tiempo, la familia tuvo que depender de bancos de comida. Además, Tom tuvo que iniciarse en la vida adulta más rápido que los demás niños. Desde los 11 años, el actor empezó a trabajar para apoyar a su madre y a sus hermanas. El chico entregaba periódicos, cortaba el pasto en las casas de los vecinos y aceptaba trabajos de limpieza, cualquier cosa para poder ayudar en su hogar.

A pesar de que la relación de los adolescentes con sus padres puede pasar por algunos altibajos, Tom fue diferente. Su madre siempre fue su mejor amiga, y él utilizaba todo el dinero que ganaba con sus trabajos para alimentar a su familia.

Desde pequeño, Tom había demostrado su interés por la actuación y su gran talento. De joven hacía pequeños sketches de sus comediantes favoritos o imitaba a personajes animados. Su público más fiel siempre fue su madre. Por eso, a pesar de que él sentía la necesidad de cuidarla y posponer sus sueños, fue ella quien lo impulsó a participar en su primera obra en la preparatoria.

Cuando Tom tenía 16, su madre se casó de nuevo, por lo cual el joven empezó a sentirse más tranquilo y listo para perseguir sus sueños en la industria del cine. A los 18, decidió mudarse a Nueva York, y les prometió a Mary y a su padrastro, Jack South, que en 10 años lograría tener una exitosa carrera como actor. Ambos lo apoyaron, y su madre se convirtió en su principal guía durante su camino al éxito.

A pesar de que Tom se ganó el reconocimiento de los críticos y los fanes en muy poco tiempo, parece que al actor nunca se le subió la fama a la cabeza, y su fuerte ética en el trabajo lo ha mantenido en la cima durante 40 años. Él está consciente de que gran parte de sus logros se los debe precisamente a su madre, quien le enseñó a trabajar duro, a ser paciente y determinado.

Zephyr / starmaxinc.com / East News, © UPI / Alamy Stock Photo

Aunque Cruise es una de las estrellas más influyentes de Hollywood, la fama nunca lo alejó de Mary. El actor asistió con ella a múltiples alfombras rojas y la presumía orgulloso cada vez que podía. Además, Tom continúa cuidando a sus hermanas y sobrinos, quienes pasan mucho tiempo con él en su casa.

Mary Lee falleció en 2017, y a pesar de que durante los últimos años su salud se había deteriorado y se había alejado del ojo público, lo cierto es que su legado en el corazón y la carrera de Tom permanecerá siempre vigente. El actor fue su principal apoyo hasta el fin de sus días, y nos demostró que una de las mayores alegrías que podemos experimentar es recompensar todo el amor que nos dan nuestros seres queridos.

Imagen de portada MySpace / East News, MediaPunch Inc / Alamy Stock Photo

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas