Compras costosas que resultan realmente geniales porque nos permiten ahorrar mucho dinero a largo plazo

Consejos
hace 10 meses

Compramos bienes y servicios todos los días. Y cada vez tenemos que decidir qué precio estamos dispuestos a pagar por los mismos. Cuando el precio depende de su calidad, es lógico y comprensible. Pero si tienes que elegir entre una opción tradicional que resulta económica y una novedad costosa, inevitablemente pensarás, ¿es necesario pagar tanto?

Genial.guru ha preparado para ti una colección de cosas que aumentarán tu nivel de vida y al mismo tiempo tienen más que justificado su valor.

1. Una máquina de café

¿Te gusta el café y no pierdes oportunidad alguna de disfrutar de una taza aromática en una cafetería, pero aún no has comprado una máquina de café para tu casa? Probablemente, el alto costo de la misma te detiene. Entonces, vamos a hacer cálculos.

Una taza de café cuesta de 1,5 a 4 USD. Calculando un costo medio de 2,5 USD, supone un gasto anual de 912 USD (y eso si suponemos que te basta con 1 taza al día y nadie más en casa toma café). Los precios de las máquinas de café domésticas se pueden encontrar a partir de 450 USD.

Es decir, incluso teniendo en cuenta el costo de los granos de café, la electricidad y el mantenimiento, tu máquina de café casera será rentable acabado el primer año, tras el cual, ya obtendrás una deliciosa bebida pagando solo por su costo de producción (para una taza de espresso, aproximadamente 0,15 céntimos de USD).

2. Congelador

Al parecer, ¿qué beneficios podemos encontrar con una compra así? Todos son gastos: comprar el aparato, sumarle el consumo de electricidad... Además, ¡necesitas encontrar un lugar idóneo para este congelador! ¿En qué sales ganando?

Los supermercados suelen tener promociones atractivas, y podrás comprar a un precio agradable durante los siguientes meses. Necesitamos vitaminas durante todo el año, y el precio de las hortalizas y verduras en plena temporada es muy diferente a su costo fuera de ella. La carne y el pescado son más rentables si se compran en grandes cantidades (por ejemplo, el salmón entero te costará casi dos veces más barato que si compras los filetes del mismo peso).

Al mismo tiempo, un congelador no es más caro que un refrigerador: consume la misma cantidad de energía y, con un uso adecuado, amortizas su precio en aproximadamente 3 años. Para empezar, puedes intentar usar un congelador integrado en el refrigerador; si ves que se llena rápido y el método te gusta, entonces puedes considerar comprar un congelador aparte.

3. Grifo termostático

A primera vista, puede parecer que el mecanismo que regula la temperatura del agua suministrada acorde a los ajustes preestablecidos es un capricho innecesario. ¿Qué te impide tener agua tibia en la ducha? Probablemente que tendrás que pagar por este artilugio 3-4 veces más que por un grifo convencional.

En realidad, el grifo termostático es algo que te puede ayudar a ahorrar (puedes utilizar la calculadora de ahorro de agua y energía), porque ya no tendrás que perder tiempo en ajustar la temperatura de la ducha. Además, puedes cerrar el grifo de forma segura mientras te enjabonas: al abrirlo, la temperatura, de inmediato, será la correcta, por lo que no pasarás frío envuelto en espuma jabonosa mientras ajustas el agua.

4. Cocina de inducción

Si comparamos la cocina de inducción con las de vitrocerámica, similares por sus características y del mismo fabricante, la primera te costará el doble. ¿De verdad vale la pena pagar tanto por este electrodoméstico de nueva generación?

Las cocinas de inducción tienen una eficiencia muy elevada: aproximadamente el 84 % de la energía calienta directamente tus alimentos. Para que te sirva de comparación: en la placa vitrocerámica, este parámetro es del 70 %, en la cocina de gas es todavía menor (40 %); es decir, los platillos se preparan más rápido mientras que el consumo de energía disminuye. Este supondrá un beneficio económico directo.

Si hablamos de las ventajas adicionales, cabe destacar que la cocina de inducción no funciona si no tiene encima utensilios del tamaño apropiado (es decir, incluso si se te olvida apagarla tras retirar la olla, este dispositivo no seguirá gastando energía en vano), y dado que la superficie en sí misma no se calienta, prácticamente no existen riesgos de quemarte y pagar después por un tratamiento de las quemaduras.

5. Cambio estacional de neumáticos

No solo los neumáticos de invierno son más caros que los convencionales para todo el año, sino que además tendrás que comprarte un juego para el verano. ¿Estos gastos elevados valen la pena?

En realidad, incluso teniendo en cuenta el costo de los servicios de cambio y ajuste de neumáticos, los estacionales suponen un costo más bajo que los neumáticos de “todas las estaciones”; principalmente, debido al hecho de que estos tienen una menor resistencia al desgaste. Imagínate unos zapatos que usarías durante todo el año: no siempre serán cómodos, a veces te resultará traumático, y se desgastarían mucho más rápido.

El principal ahorro, en el caso de los neumáticos, se obtiene por la mejora de la seguridad del auto. Después de todo, si la temperatura en la calle es inferior a −10 grados, los neumáticos de “todas las estaciones” simplemente se endurecen, generando un menor agarre y haciendo el auto menos manejable. Los gastos de reparación que conlleva un coche tras un accidente puede generar un grave desequilibrio presupuestario a tu economía, eso contando con que solo sufra daños el vehículo.

6. Bombillas LED

Otra tecnología subestimada en la vida cotidiana de muchos: a pesar de todas las ventajas de los LED, no son tan populares como se esperaría. La desventaja de estas bombillas solo es una: su precio. Para no aburrirte con cálculos detallados, desglosaremos las cifras principales.

El precio de una bombilla LED es aproximadamente 8 veces más elevado que una incandescente convencional; por supuesto, esto parece caro. Pero al mismo tiempo, nuestra bombilla económica consume 10 veces menos electricidad. Y si tenemos en cuenta que la vida útil de los LED oscila entre 10-25 000 horas, y de la incandescente 1000 horas (en otras palabras, durante una sola vida de una bombilla LED, tendrías que cambiar las bombillas tradicionales cerca de 20 veces), resulta que la lámpara LED es 7 veces más económica que la tradicional.

7. Cristales que ahorran energía

Alrededor del 40 % de la pérdida de calor en nuestros hogares se debe a las ventanas. Recuerda cuánto pagas por calentar (o bien enfriar) la vivienda: casi la mitad de este dinero se destina a calentar la calle. La capa de ahorro de energía permite reducir el paso del calor a través del cristal en un 75-90 % (según el tipo de recubrimiento).

Analizando con una calculadora estos datos y viendo los recibos de consumo de energía eléctrica, puedes calcular fácilmente los posibles ahorros. Incluye en esta cantidad la electricidad que gastas en la calefacción adicional de tu vivienda, así como la que utiliza el aire acondicionado en el verano, ya que el cristal ahorrador de energía funciona en ambas direcciones, evitando el sobrecalentamiento de la ventana.

Y tú, ¿tienes maneras comprobadas de ahorrar dinero comprando lo mejor? Compártelas en los comentarios y ayúdanos a continuar haciendo más grande esta lista.

Imagen de portada pexels.com, pexels.com

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas