¿Cuánto del Titanic todavía existe en estos días?

Curiosidades
hace 7 meses

¿Alguna vez te has preguntado cuánto queda del Titanic en estos días? Bueno, si no has estado viviendo debajo de una roca, probablemente sepas que han pasado más de 100 años desde que el barco más famoso del mundo naufragó. El RMS Titanic, el transatlántico más grande del mundo de principios del siglo XX, se hundió durante su viaje inaugural, solo unos días después de zarpar del puerto. El barco chocó contra un iceberg el 14 de abril de 1912, llevándose a más de 1500 pasajeros de los más de 2200 que estaban a bordo del transatlántico. Por impactante que parezca, el Titanic tardó más de tres años en construirse y solo tres horas en hundirse. Hoy en día, la construcción del barco habría costado más de 210 millones de dólares.

Fue visto por última vez en la superficie del Atlántico a las 2:20 de la madrugada. Y durante muchas décadas, nadie más lo volvió a ver. No fue hasta 1985 cuando el oceanógrafo Robert Ballard descubrió el paradero del barco. Y algunas partes del Titanic volvieron a ser visibles. Uno de los primeros descubrimientos realizados por la expedición de Ballard fue que el barco se partió por la mitad antes de hundirse. Las primeras misiones exploratorias al fondo del océano donde ahora se encuentra el Titanic solo podían ver el casco y la cubierta del barco. Según Ballard, el objetivo principal de estas misiones era comprender cómo evitar que las ruinas se deterioraran. Otro objetivo era recuperar la ingente cantidad de objetos personales esparcidos por el fondo marino.

El explorador dijo más tarde que la vista allí abajo era tan impactante como conmovedora. En el campo de escombros que había alrededor del naufragio, el oceanógrafo descubrió muchos objetos pequeños y artículos personales, y llevó unos cuantos a la superficie.
Había zapatos, algunos más elegantes que otros; piezas de ropa que pertenecieron a la tripulación, y también estaban las enormes hélices.
Si en la superficie resplandecían y brillaban, en el fondo del océano estaban incrustados en la arena y cubiertos por ella. Ballard señaló que el área donde se esparcieron los utensilios de cocina medía más de 1,6 km de largo. Había suficientes platos, ollas y sartenes para llenar toda una cocina industrial.

Por primera vez, las secuencias de animación en 3D revelan imágenes emocionantes. Las simulaciones muestran la evolución del Titanic desde que zarpó en 1912 hasta el estado actual de sus ruinas. Pero las simulaciones no fueron suficientes para el explorador de aguas profundas James Cameron, quien imaginó viajar al corazón del naufragio por primera vez en la historia del barco. Sí, el mismo James Cameron que resulta ser el director de la famosa película sobre el transatlántico. Ya ha buceado 33 veces para visitar los restos del Titanic. Aquí tenemos algunas curiosidades divertidas para ti: el director dice que su verdadera pasión siempre ha sido el océano. Y que desde niño quería estudiar el mar. Dirigir, digamos, resultó ser su trabajo diario. Y cuando apareció la posibilidad de dirigir Titanic, dijo que sí, ¡solo para poder ir a ver las ruinas del barco en la vida real!

Ahora, volvamos al naufragio. Según James Cameron, no fue suficiente que los investigadores accedieran solo al exterior del barco. Necesitaban entrar, analizar y fotografiar lo que quedaba de los pomposos interiores del otrora transatlántico más grande del mundo. Cameron pilotó un innovador vehículo robot equipado con cámaras. Ayudó a revelar espacios en el Titanic que nadie había visto antes, desde que el barco tocó fondo. Los baños turcos, por ejemplo, aún tenían sus paredes de azulejos en pie, casi en su totalidad. Estos baños eran exclusivamente para los pasajeros de primera clase. Estaban situados junto a la piscina y el comedor de tercera clase y fueron diseñados en estilo morisco. Las personas que descansaban allí solían tener mantas térmicas y les pedían a los meseros que les trajeran cualquier cosa que necesitaran.

Si las imágenes de antes del desastre eran asombrosas, ahora tienen una arista diferente, cuando todo lo que ves en ellas está oculto debajo de la superficie del agua. Otro descubrimiento impactante fue el mástil del barco. Si miramos al Titanic en su gloria previa al hundimiento, el mástil llama mucho la atención. Situado en la proa del enorme barco, el mástil mantenía unidos los cables de transmisión del sistema Marconi, un sistema de telegrafía inalámbrica. Allí también se encontraba la bandera mercante británica que ondeaba en el Titanic. El mástil estaba a una altura de un poco más de 30 metros y estaba equipado con un nido de cuervo. Hoy en día, el mástil está irreconocible. Invadido por la corrosión, se derrumbó. El nido de cuervo también se rompió.

Ahora, podemos ver por qué el Titanic de hoy en día es un verdadero tesoro para los exploradores de aguas profundas. Pero como los restos del barco se encuentran a una profundidad aproximada de 3800 metros, la luz del sol es inexistente allí. Por lo tanto, las misiones pilotadas dependen de equipos tecnológicos de alta gama para inspeccionar el área. ¿Por qué crees que el Titanic desapareció de la vista del público durante más de 70 años? Bueno, porque en ese momento, la tecnología no era lo suficientemente avanzada como para que la gente bajara allí y trajera buenas imágenes del naufragio. Los cineastas fueron los que impulsaron esta tecnología al intentar filmar bajo el agua. Comenzaron construyendo cajas para poner sus cámaras dentro. Y ahora, la fotografía de aguas profundas es muy avanzada y nos permite disfrutar de las maravillas de la vida submarina.

Por supuesto, tomar fotografías bajo el mar no es tarea fácil. Por un lado, para soportar esa increíble presión, los submarinos deben ser realmente fuertes y tener paredes gruesas, ¡de no menos de 28 cm! Además, los exploradores deben saber cómo filmar y fotografiar cuando casi no hay luz. Había otra cosa que hizo que documentar el Titanic fuera aún más difícil. Cuando los científicos encontraron el barco, estaba cubierto de bacterias de color rojo que dificultaban aún más tomar buenas fotografías. Da la casualidad de que el color rojo no se refleja bien bajo el agua, lo que es lamentable para los fotógrafos. Por esta razón, los vehículos operados por humanos que bajan a recorrer las ruinas están equipados con potentes dispositivos de iluminación.

Cuando ves algunas partes del barco desde lejos, parece como si hubiera cera de color marrón rojizo goteando sobre las ruinas del Titanic. Pero en realidad, estas estructuras con forma de carámbano son colonias de microorganismos. Cuando el barco se hundió, trajo consigo una enorme cantidad de bacterias que antes no existían en el fondo del océano. Pero ahora, estas bacterias, junto con las condiciones extremas del fondo del océano, se han convertido en una combinación desastrosa para las ruinas del barco. Estas colonias rojas de microorganismos en realidad se alimentan de hierro y acero, que es básicamente todo lo que queda del Titanic.

Algunos de esos microorganismos son unas bacterias llamadas Halomonas titanicae. Pueden comer hasta 100 kg de hierro por día. Esto hace que el Titanic sea una fuente de alimento colosal para ellas. Ha habido muchas especulaciones sobre la esperanza de vida de los restos del barco después de que los investigadores descubrieran este extraño óxido. Pero según Cameron y su equipo de investigación, el Titanic no se desintegrará pronto. En una de las últimas expediciones a la zona del naufragio, se financió un vehículo pilotado para identificar específicamente un camarote. Perteneció a un pasajero muy importante: Sir Benjamin Guggenheim. Sí, como el museo. Guggenheim era hijo de un magnate de la minería y miembro del grupo de élite que abordó el viaje transatlántico del Titanic. Nacido en Filadelfia, Guggenheim viajaba de regreso a Estados Unidos. Pero como todos sabemos, nunca llegó a su destino.

Por un precio que oscilaba entre 400 y 800 libras en 1912, el equivalente a 84 000 libras hoy en día, se podía reservar un alojamiento que se llamaba camarote. Los camarotes del Titanic eran el tipo más lujoso de habitaciones de primera clase. Estaban ubicados en las cubiertas B o C y estaban decorados en más de 11 estilos diferentes, como jacobeo, georgiano, renacimiento italiano, y la lista continúa. Estas habitaciones estaban llenas de paneles tallados y marcos hechos de maderas exóticas, como caoba, roble, etc. Guggenheim ocupó una de estas lujosas habitaciones. Y cien años después, uno de sus descendientes financió toda una misión solo para localizar el camarote exacto en el que se había alojado el hombre. Esta expedición se convirtió en un documental para la National Geographic. Y lograron identificar qué camarote era el de Guggenheim, ¡así que felicitaciones para ellos!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas