El primer visitante a nuestro sistema solar desde el espacio sideral pasó volando por la Tierra

Curiosidades
hace 5 meses

Suenan las sirenas, la gente corre en distintas direcciones en busca de búnkeres y refugios subterráneos. Decenas de aviones despegan para defender la Tierra. Todo porque nuestros sensores han detectado una nave de una civilización extraterrestre en nuestro sistema solar. Respira con alivio. Es solo un asteroide, aunque con forma de nave espacial. Y es el primer objeto interestelar que se descubre en nuestro sistema solar en la historia. Se llama ʻOumuamua.

Este objeto llegó aquí desde el espacio interestelar profundo. Tiene una forma alargada y mide aproximadamente 800 m de largo. Oye, es más grande que la torre Eiffel. Y se movía hacia el centro de nuestro sistema solar a unos 49,6 km/s y seguía acelerando. A esa velocidad, podría cruzar el océano Atlántico en menos de 2 minutos.

Nuestros científicos especularon por un momento que podría haber sido una nave espacial de una civilización extraterrestre y decidieron comprobarlo. Normalmente, las naves espaciales y otros objetos fabricados por el hombre emiten ondas de radio para comunicarse. Así que los científicos utilizaron los radiotelescopios Breakthrough Listen de Australia y Estados Unidos para intentar recibir una señal del objeto interestelar. Y... Nada. Silencio total. Por supuesto, muchos especulan que el silencio radioeléctrico no es una prueba clara de que no se trate de una nave espacial. Pero toda la evidencia apunta a que es un asteroide después de todo.

Aunque lleva viajando por nuestro sistema solar desde aproximadamente 1995, los científicos lo detectaron en 2017 después de que volara a una distancia crítica de la Tierra. Así que 1 unidad astronómica es la distancia de nuestro planeta al Sol. ʻOumuamua se acercó a la Tierra a una distancia de 0,1 unidades astronómicas. Si hubiera chocado con nosotros, las consecuencias habrían sido catastróficas. La energía que tenía el asteroide es su velocidad al cuadrado multiplicada por su masa. Como conocemos su velocidad, los científicos necesitaban determinar el segundo componente. Y aquí, hicieron otro descubrimiento.

Nuestra única opción era observar el asteroide desde lejos con telescopios. Y podíamos averiguar su peso, no poniéndolo en una balanza, sino entendiendo qué tipo de luz reflejaba. Por ejemplo, el hierro refleja ciertos tipos de ondas de luz, mientras que el carbón refleja otras. Y ahí es donde los científicos se dieron cuenta de que ʻOumuamua está parpadeando constantemente. La luz primero se desvanece lentamente y desaparece casi por completo. Luego el asteroide comienza a ponerse brillante de nuevo. Esto significa que ʻOumuamua está girando. Pero no lo hace como una flecha, girando alrededor de su eje. El asteroide también gira horizontalmente. Y sus extremos delantero y trasero se elevan y suben y bajan. Este movimiento caótico hizo pensar a los científicos que ʻOumuamua fue traído aquí por alguna fuerza increíble del espacio interestelar.

Ese tipo de rotación habría destrozado el asteroide. Pero todavía está intacto, lo que significa que está hecho en su mayor parte de roca sólida y tal vez incluso de hierro. Por lo tanto, si ʻOumuamua hubiera chocado con el suelo, habría creado un cráter del tamaño de una ciudad, y la onda expansiva habría destruido todo lo que había a su alrededor en cientos o miles de kilómetros. El sonido del incidente se habría escuchado incluso en otros continentes.

Afortunadamente, ʻOumuamua pasó volando junto a la Tierra y continuó su aceleración hacia el Sol. En su punto más cercano a nuestra estrella, el asteroide alcanzó su velocidad máxima, 87,7 km/s. A esa rapidez, daría una vuelta a la Tierra en solo 7 minutos. Pero solo la atracción gravitatoria del Sol no pudo dar a estos restos esa velocidad.

Normalmente, los cometas pueden acelerar aún más rápido debido al efecto cohete. El Sol calienta el cometa y los elementos ligeros que contiene comienzan a evaporarse. Al evaporarse en un sentido, lo empujan en el otro, como un cohete. Y es gracias a estos elementos que podemos ver la larga y brillante cola del cometa. Pero ʻOumuamua no tiene cola. Así que esta velocidad le fue dada originalmente, en el lugar donde nació.

Algunas personas especulan que ʻOumuamua tenía una cola. Cuando entró en nuestro sistema solar, había una enorme capa de hielo de nitrógeno. Con el paso de los años, este se derritió y evaporó. Esto aceleró el asteroide y creó una enorme cola detrás de él. Pero entonces, el hielo, que suponía el 95 % del peso total del mismo, se agotó, y todo lo que quedó fue esta largo y estrecho escombro que descubrimos años después. Pues bien, los científicos no pueden confirmar ni desmentir esta teoría.

Los científicos estaban considerando enviar una sonda espacial a la superficie de ʻOumuamua. Se podría estudiar el cuerpo interestelar y utilizar el asteroide como taxi hacia otros mundos. Volar a otras estrellas con la tecnología y los motores de cohetes existentes llevaría una cantidad increíble de tiempo y combustible. Pero si “montamos” un asteroide, como si fuera un caballo, podría hacer el trabajo por nosotros.

Una opción era utilizar una sonda con una vela. Entonces, en lugar de un motor de cohete tradicional, la sonda sería impulsada por el viento solar o por un potente láser. Este concepto implicaría el lanzamiento de unas mil sondas, cada una de las cuales pesaría menos que una aguja de coser. Y cada una de ellas estaría unida por cables a una vela luminosa tan grande como un ring de boxeo. Entonces, los láseres terrestres enfocarían sus rayos en la vela y permitirían a la armada de sondas acelerar a un 20 % de la velocidad de la luz.

Esa es la velocidad necesaria para alcanzar al asteroide cuando salga del sistema solar. Los científicos pensaron que podríamos utilizar una maniobra gravitacional alrededor de Júpiter para alcanzar esa velocidad en una nave espacial convencional. Pero nunca hicimos el lanzamiento, y es demasiado tarde para alcanzar a ʻOumuamua. Ahora mismo, se dirige hacia el borde de nuestro sistema solar y pronto lo abandonará para siempre.

ʻOumuamua fue el primer objeto que visitó nuestro sistema solar y que pudimos observar y estudiar. Pero ya ha habido huéspedes de este tipo antes. Existe la teoría de que, hace unos 70 000 años, no nos visitó un meteorito, sino el sistema estelar binario de la estrella de Scholz.

Se acercó a la nube de Oort. Esta es una pared de asteroides, restos espaciales y bloques de hielo que se encuentra en el borde de nuestro sistema solar. El campo gravitatorio de la estrella comenzó a atrapar estos escombros y a lanzarlos hacia el Sol. Esta puede haber sido la razón de los frecuentes impactos de meteoritos en la superficie de la Tierra en esa época.

El campo gravitatorio de la estrella sacudió un poco las órbitas de los planetas en el sistema solar. Si la estrella hubiera continuado hacia el Sol, es probable que este mundo se hubiera destruido gradualmente, planeta por planeta. Y habría terminado con la colisión del Sol con esta enana roja, seguida de una explosión masiva.

Afortunadamente, la estrella roja apenas rozó la frontera de nuestro mundo y continuó su viaje en la otra dirección.

Pero estamos esperando a un nuevo invitado del espacio interestelar. La estrella Gliese 710. Ahora mismo, se está moviendo hacia nuestro sistema solar a 51 500 km/h. Eso es el doble de rápido que nuestros cohetes pueden ir. Cuando Gliese se acerque a la nube de Oort, empezará a lanzar asteroides en nuestra dirección. Los gigantes gaseosos como Júpiter interceptarán la mayoría de los meteoritos. Pero cada día, unos 170 meteoritos de diversos tamaños y formas caerán sobre la Tierra. Eso es 10 veces más de lo que cae ahora en nuestro planeta. Ya conoces todas las consecuencias después de eso. ¡Pum!

Pero la llegada de Gliese 710 no se producirá hasta dentro de al menos 1,2 millones de años. Así que exhala con alivio y mira el primer objeto interestelar fabricado por la humanidad: la sonda espacial Voyager. Dos de estas sondas fueron lanzadas hace 44 años y todavía siguen operativas. La Voyager 1 fue la primera sonda espacial de la historia que cruzó la heliosfera, el límite de nuestro mundo donde el viento solar deja de soplar. Así que esta lleva esencialmente el título de interestelar.

Quizás dentro de muchos años, la Voyager 1 entre en otro sistema estelar y salude a una posible civilización como la nuestra que viva ahí. Para ello, ambas Voyager están equipadas con placas de oro con un mensaje para otras civilizaciones. Hay diapositivas de paisajes terrestres, grabaciones del habla humana, nuestro ADN y muchas cosas más.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas