Están construyendo una ciudad marítima en el desierto, pero ¿por qué?

Curiosidades
hace 5 meses

El Museo del Arte Malo (o MOBA, por sus siglas en inglés) solía estar ubicado en un viejo sótano en Dedham, Massachusetts. Actualmente, se encuentra en Somerville, Massachusetts, y solo acepta obras de arte que son tan malas que no puedes ignorarlas. ¿Entiendes eso? También está el “zoológico” de MOBA, con representaciones realmente desafortunadas de nuestros amigos peludos. Como cualquier museo que se dé a respetar, también tienen una tienda de regalos, donde puedes comprar algunas láminas, postales o incluso una taza de café con tu “arte malo” favorito.

Hablando de experiencias realmente únicas, ¿qué te parecería pasar un tiempo en la cárcel sin tener que infringir la ley? En Escocia hay un lugar llamado Inveraray Jail. Se trata de una antigua prisión real que data del siglo XIX, donde los turistas pueden experimentar la vida carcelaria de esa época. Hay personajes vestidos con trajes auténticos que lo hacen aún más realista. Se puede participar en juicios y trabajar con otros “reclusos”. En Suwon, Corea del Sur, ¡las personas pueden visitar un parque temático construido en torno a la historia y la cultura de los retretes! Se inauguró en memoria del antiguo alcalde del lugar. Este dedicó mucho tiempo y recursos locales a mejorar los baños públicos y el sistema de alcantarillado de la ciudad. Se entiende que este sitio tiene mucho arte con temática de inodoros que documenta la cultura de los servicios del mundo. Aquí encontrarás de todo, desde carteles de baños de hombres y mujeres de todo el planeta hasta fotografías de aseos públicos e información sobre la importancia de las instalaciones sanitarias.

¿Una tienda de diseñador en medio del desierto? Si pasas por Texas, encontrarás una tienda Prada en un tramo vacío de la US 90 a las afueras de la pequeña ciudad de Valentine, a unos 240 kilómetros de El Paso. Dos artistas berlineses quisieron ofrecer a los tejanos una experiencia de alta gama... más o menos. Y es que la curiosa tienda no tiene puerta para acceder a ella y a sus 20 zapatos de pie izquierdo y seis bolsos expuestos. Sorprendentemente, la tienda se construyó con la bendición de la propia Miuccia Prada, la diseñadora en jefe de la marca. ¿Te imaginas vivir en una ciudad donde tengas tu propio acceso a una laguna que desemboque directamente en el mar? Eso podría ser posible en un futuro próximo si no te importa trasladarte a Sabah Al Ahmad Sea City, en Khiran (Kuwait). Esta obra maestra de la ingeniería se inauguró en el 2016. Sus canales forman 200 kilómetros de costa artificial. Todas esas islas artificiales se construyeron excavando grandes canales en el desierto en lugar de utilizar terrenos ganados al mar, como se hacía antes en condiciones similares.

Antes de visitar este museo, tienes que quitarte los zapatos que llevas puestos y ponerte unas zapatillas especiales que no dañen las obras de arte, ¡porque están por todas partes! Se llama Electric Ladyland, y es el primer museo de arte fluorescente del mundo. Su propietario, Nick Padalino, expone aquí muchas de sus propias esculturas e incluso rocas naturalmente luminiscentes, además de otros objetos luminosos fabricados por el hombre. Una parte de esta galería de arte presenta cuadros que cambian de color bajo radiación ultravioleta. La banda sonora también es impresionante. Escucharás mucho a los Beatles y a Jimi Hendrix. Las casas al revés parecen ser toda una atracción turística. Puedes encontrarlas en muchos países, como Japón, Polonia, Alemania y Austria. Una de las mejores para visitar se encuentra en Malasia. Se llama casa invertida Rumah Terbalik. Utiliza madera reciclada y otros materiales naturales para recrear un ambiente local. Se inauguró en 2012, y pronto se convirtió en una popular atracción turística, con sus muebles al revés y sus estrafalarios electrodomésticos. ¡Incluso hay un auto volteado estacionado en la cochera!

Un parque con temática de balneario situado en Hakone (Japón) ofrece a los turistas una interesante variedad de aguas termales. Algunas de ellas son bastante inusuales, especialmente el singular “Noodle Bar”, donde los visitantes pueden nadar literalmente en un tazón de ramen. Sin embargo, no se puede degustar, ya que sigue siendo un lugar público. El “pantano muerto”, en Namibia, ofrece una experiencia genial que te hace pensar que estás congelado en el tiempo. Como aquí no hay agua y las temperaturas son muy altas, ¡este escaso bosque está formado por árboles “esqueléticos” que no han estado vivos desde hace más de 600 años. Como la humedad es escasa o nula, la vegetación restante no puede deshacerse, dejando este extraño paisaje natural. Incluso se convirtió en el escenario de algunas películas de ciencia ficción. Alerta de spoiler, pero La Casa de Papel, situada al norte de Boston, Massachusetts, es en realidad una casa hecha completamente de papel, con muebles y todo. La construyó Elis F. Stenman, el hombre que estaba detrás de la máquina que fabrica clips, en los años veinte. Básicamente, quería una casa de verano de dos habitaciones para él y su familia. Tardó más de 20 años en terminarla, ¡ya que estaba hecha con unos 100 000 periódicos! Eso sí, asegúrate de no llevar encendedores.

El Cappadocia Cave Hotel, en Turquía, es un lugar ideal para alojarse tanto para los aficionados a la historia como para los amantes de la decoración moderna y lujosa. Todas las habitaciones y suites están situadas en el interior de cuevas locales que datan de la época romana y bizantina. Capadocia también es famosa por sus excursiones en globo aerostático. Una de las razones es que aquí no hace mucho viento, y la vista de la ciudad es muy hermosa, especialmente durante la puesta de sol. La pequeña ciudad india de Deshnok no debería estar en tu lista de vacaciones si no te gustan las ratas. Una leyenda del siglo XIV dice que los rodeadores que viven aquí deben ser protegidos y alimentados. Más de 20 000 habitan actualmente en este famoso lugar. Como llevan tanto tiempo viviendo aquí, las ratas son bastante amistosas con los lugareños y los turistas.

La batalla de las naranjas es una fiesta local que se celebra cada año a finales de febrero en la pequeña ciudad italiana de Ivrea. Según el mito local, el Carnevale di Ivrea comenzó en la Edad Media. Fue entonces cuando los lugareños se enfrentaron a un gobernante odiado arrojándole naranjas en señal de protesta. Parece divertido unirse a los miles de participantes que se reúnen ahí durante tres días para lanzar naranjas. Eso sí, no te olvides de agacharte. La isla de Socotra, en Yemen, se separó del continente africano hace más de seis millones de años. Esa es probablemente una de las razones por las que parece más el decorado de una película de fantasía que un lugar real. La isla tiene una flora increíble y única. ¡La mayoría de las plantas y árboles que crecen aquí no se encuentran en ningún otro lugar del mundo! Como, por ejemplo, el antiguo y retorcido árbol de la sangre de dragón o el Dendrosicyos socotrana.

La isla japonesa de Tashirojima recibe el acertado apodo de “isla de los gatos”, ya que cuenta con una población de cien humanos y casi cuatro veces más de felinos. Los gatos fueron traídos aquí inicialmente porque la isla producía mucha seda, y a los ratones les gustan mucho los gusanos de seda. Además, los felinos se consideraban un signo de buena suerte. Incluso hay cabañas en forma de gato para que los turistas se instalen en ellas. Y probablemente sea obvio que los perros no están permitidos aquí. Hay unas 1700 colinas de formas extrañas en el centro de la isla de Bohol, en Filipinas. Son tan singulares que es fácil confundirlas con las hechas por el hombre. Sin embargo, son un Patrimonio de la Unesco, ya que se formaron de manera natural con depósitos de coral por la erosión del agua de lluvia. Debido a su peculiar aspecto, se han ganado el apodo de “Colinas de Chocolate”, ya que, durante la estación seca, su exterior pasa del verde exuberante al marrón.

¿Eres un gran aficionado de las albercas en cascada? Entonces no dejes de visitar otro sitio del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco situado en Pamukkale, Turquía. Su nombre significa “castillo de algodón” en turco. Está situado en las antiguas ruinas de Hierápolis, una ciudad que se construyó alrededor de las albercas. Sus aguas cristalinas caen en cascada desde los manantiales naturales hasta las terrazas de travertino blanco. La vista es tan hermosa que no sabrás qué hacer primero, ¡si tomar una foto o meterte!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas