Estás con vida gracias a este pequeño hueso

Curiosidades
hace 4 meses

Los huesos son algunas de las estructuras más grandes de tu cuerpo. Tienes 206 de estos. Al principio de tu vida, eran 300, pero muchos, empezando por los del cráneo, se fusionaron a medida que fuiste creciendo. Si alguna vez te preguntas qué te hace crecer, los huesos son parte de la respuesta. Los cartílagos de crecimiento son los extremos de los huesos largos de tus piernas y brazos. Mientras se mantengan abiertos, seguirás creciendo. Hay 26 huesos en el pie y 54 en la mano, incluida la muñeca. El hueso más largo y fuerte es el fémur. Va desde la rodilla hasta la cadera. El más pequeño está en el oído y se llama estribo.

Los huesos te dan soporte y estructura. Protegen tus órganos vitales, pero no solo eso: ¡vamos a adentrarnos en tu sistema óseo para ver qué ocurre exactamente ahí y cómo funciona la médula ósea! Puede que pienses que el hueso es un material bastante denso y duro, pero el esqueleto no es igual de denso en todas partes. Tu cuerpo tiene dos tipos de hueso. El duro y denso es lo que llamamos hueso cortical o compacto. Este tipo constituye el 80 por ciento del esqueleto y, por lo general, es el que da la estructura al cuerpo. Otro tipo es blando y esponjoso, y lo llamamos hueso trabecular. Lo puedes encontrar dentro de los huesos grandes y en tus costillas, cráneo y pelvis. Es menos denso, es cierto, pero sigue siendo lo suficientemente duro para protegerte. El hueso compacto es más denso, pero sigue variando a lo largo del esqueleto, especialmente cuando se trata de huesos largos. Constituyen la mayoría de los huesos de las extremidades, por ejemplo, el húmero, que es el hueso largo de la extremidad superior.

La parte final de un hueso largo se llama epífisis. El hueso compacto es muy delgado en este punto. Se vuelve más grueso en el eje de un hueso largo. Este tejido denso de aquí es como una capa que cubre la superficie de tus huesos y que ayuda al crecimiento de estos. Tiene muchas terminaciones nerviosas, incluidos los receptores del dolor, y vasos sanguíneos. Incluso hay células óseas que ayudan a mantener la superficie exterior del hueso cuando se producen daños o simplemente para su mantenimiento regular. Si te rompes un hueso y desgarras el periostio al mismo tiempo, este tejido es el responsable de la mayor parte del dolor que sientes. ¡Ay! Así que, si cortamos un agujero en el hueso compacto, puedes ver que es grueso, pero también, mira esto, su interior es poco profundo.

Ahora estamos llegando a lo que se llama la cavidad medular. Es la parte hueca del hueso que reduce el peso de este. Y sí, ahí es donde está la médula ósea; ¡puedes verla justo ahí! Es una sustancia blanda y esponjosa formada por pequeños trozos de hueso con forma similar a la de las agujas. Estos trozos están dispuestos como un panal. La médula ósea contiene células madre. Tienen el potencial de convertirse en otros tipos de células que componen tu cuerpo. Las tienes en todo tu cuerpo, pero también en la médula ósea. Hay dos tipos de médula ósea: la amarilla y la roja. La roja contiene células madre sanguíneas que luego se convierten en otro tipo de células sanguíneas, 200 000 millones de ellas diarias. Este es el caso de los mamíferos en general: la formación de sangre se produce principalmente en la médula. Y esta no solo crea nuevas células sanguíneas, sino que también trabaja junto con el bazo y el hígado cuando necesitan destruir algunos glóbulos rojos viejos que tu cuerpo ya no necesita.

Luego está la médula ósea amarilla, formada principalmente por grasa. Contiene células madre que luego pueden convertirse en grasa, células óseas o cartílago. En general, la médula ósea también se encarga de producir células cerebrales y cardíacas. Un humano promedio tiene unos 2,6 kg de médula ósea en su cuerpo. La médula ósea roja se encuentra en los huesos largos, los omóplatos y el cráneo. Con la edad, se encuentra sobre todo en los huesos planos y largos como el del cráneo, las costillas, los huesos de la cadera y las vértebras. Puedes encontrar médula ósea roja en los espacios entre las trabéculas, que es una forma elegante de llamar a estas pequeñas prolongaciones de hueso. Parece que todas estas van en direcciones aleatorias. Pero no. Las pequeñas prolongaciones están orientadas con precisión en las líneas de tensión que sufren tus huesos a diario. Así que, en función de las cosas que haces a lo largo del día y de la actividad a la que sometes a tu cuerpo, pueden acumularse, cambiar y ayudar a su formación. La médula ósea amarilla está situada en las zonas huecas de esos huesos compactos que ya hemos visto.

A medida que aumenta la cantidad de médula roja, la amarilla disminuye. También funciona a la inversa. A lo largo de tu vida, tienes una proporción diferente de médula ósea roja y amarilla en tu cuerpo. Primero solo tienes médula ósea roja en las cavidades óseas. Luego, la amarilla empieza a sustituir parte de la médula ósea roja. En caso de emergencia, por ejemplo, si pierdes mucha sangre, ocurre algo sorprendente: tu médula ósea amarilla puede convertirse en roja para que tu cuerpo pueda producir suficientes células sanguíneas para cubrir la pérdida. Además, como la amarilla almacena grasas, tu cuerpo puede utilizarla como última reserva de energía cuando tienes mucha hambre. La médula ósea roja tiene este color porque contiene hemoglobina, un tipo de proteína que se encuentra en los glóbulos rojos. Transporta el oxígeno a través de tu cuerpo a los diferentes órganos y tejidos. También lleva el dióxido de carbono de tus tejidos y órganos de vuelta a los pulmones.

La médula amarilla tiene su color específico porque hay un pigmento especial presente en las gotas de grasa del tejido. Este pigmento es el responsable de los colores rojo, amarillo brillante y naranja de las frutas, verduras y plantas. En el cuerpo humano, actúa como antioxidante. La médula roja está formada por células activas que se multiplican constantemente, así que producen continuamente células sanguíneas. La amarilla, en cambio, contiene células inactivas. Por lo tanto, tu cuerpo está en un estado constante de creación o reparación de sus células, no solo en la médula ósea. Claro, el hueso es un tejido vivo, como hemos dicho. El colágeno que contienen tus huesos se repone todo el tiempo, por eso tienes un nuevo esqueleto aproximadamente cada 10 años. Pero el resto del cuerpo también se regenera constantemente, cada parte a su propio ritmo. Por ejemplo, las células del hígado se renuevan aproximadamente cada 300 días. Y las que almacenan grasa cambian aproximadamente cada diez años. El pelo, las uñas de las manos y de los pies también crecen constantemente.

Tu cuerpo reemplaza las células de la piel cada 27 días. Cuando esta se regenera, se desprenden unos 35 kg de células cutáneas, la mayoría en forma de pequeñas escamas. Eso es algo que constituye la mayor parte del polvo de tu casa. El cuerpo sustituye las neuronas viejas del hipocampo por otras nuevas cada 20 o 30 años. Por lo general, el hipocampo desempeña un papel importante en todas las etapas de la creación de nuevos recuerdos: primero forma los recuerdos, luego los organiza y más tarde los almacena en un lugar seguro. El hipocampo también reúne algunas sensaciones y emociones que luego relacionamos con estos recuerdos. Algunos olores pueden desencadenar un fuerte recuerdo y devolverte vívidamente al momento en que hiciste un agradable pícnic con tu familia o un viaje, aunque haya sido hace mucho tiempo.

La regeneración es algo que también se puede ver a menudo en el resto del reino animal, pero de forma diferente. Cuando un geco se asusta, puede dejar caer su cola y hacer crecer una nueva. A una araña le crecerá una pata nueva si una de estas se rompe o se cae. Los ciervos se desprenden de su cornamenta y les crece una completamente nueva cada año; este es uno de los ejemplos más extremos. Los conejos regeneran partes de sus orejas cuando es necesario. Los murciélagos son capaces de reconstituir ciertas partes de sus alas. Un ratón espinoso puede regenerar su piel y arreglar los agujeros de sus propias orejas, y hacer todo eso con bastante rapidez. La estrella de mar, esta sorprendente criatura de cinco extremidades, también puede regenerar sus brazos, a veces incluso todo su cuerpo. Puede hacerlo, aunque solo tenga uno. Mientras una estrella de mar tenga el anillo nervioso central intacto, estará lista.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas