Hallan en el mar una botella con enigmática promesa y la cumplieron 100 años después

Historias
hace 7 meses

Una buza intrépida y audaz se sumergió en las profundidades del océano en busca de aventuras. En una de sus expediciones submarinas, esta exploradora se encuentra con un objeto misterioso, algo fuera de lo común, oculto en el fondo marino.

A medida que la historia se desenvuelve, revela un enigma sin precedentes que abarca casi un siglo que motivó a esta exploradora marina a dejar el traje de buzo para adentrarse en la búsqueda de los verdaderos dueños del objeto encontrado.

En las vastas profundidades del mar yace un tesoro oculto, un objeto que ha desafiado el paso del tiempo durante casi un siglo. Sin embargo, detrás de este objeto se esconde una fascinante historia que ha trascendido a lo largo del tiempo. Cada paso que ha dado, cada lugar que ha visitado y cada persona que lo ha poseído, han dejado una huella imborrable en su existencia.

La protagonista de esta increíble aventura está decidida a descubrir la verdad detrás de la reliquia y no se detendrá hasta hallar al verdadero dueño. Su determinación y valentía son la fuerza impulsora que la guiará a través de desafíos emocionantes y giros inesperados. En su búsqueda incansable, emprenderá un viaje lleno de misterio y descubrimientos asombrosos, donde el pasado cobrará vida ante sus ojos y revelará secretos ocultos durante casi un siglo.

Jennifer Dowker, una apasionada buceadora de 45 años, se encontraba realizando la limpieza de su barco turístico con fondo de cristal en las aguas del hermoso río Cheboygan en Michigan. Mientras nadaba a unos 3 metros de profundidad, algo brillante captó su atención y despertó su curiosidad. Era una pequeña botella verde de vidrio que parecía haber sido arrastrada por las corrientes del río hasta llegar a ese punto. Sin pensarlo dos veces, Jennifer decidió adentrarse un poco más para recogerla.

Con gran emoción y expectativa, Jennifer examinó cuidadosamente la botella y descubrió que en su interior había un mensaje enrollado. La emoción se apoderó de ella al darse cuenta de que tenía entre sus manos un tesoro oculto durante quién sabe cuánto tiempo.

“¡Pensé, ‘¿Un mensaje en una botella? ¡Genial!’ ”, exclamó entusiasmada Dowker, quien ha estado llevando a visitantes en emocionantes cruceros y tours de naufragios como orgullosa propietaria de Nautical North Family Adventures en la encantadora ciudad de Cheboygan durante los últimos tres años.

Corrió para compartir su descubrimiento con uno de sus leales empleados a tiempo parcial, Rob Hemmer. Quien además de trabajar en el apasionante mundo de los viajes marítimos, Hemmer también es conocido por su dedicación al preservar la historia local como miembro del equipo del museo del condado de Cheboygan.

“Grité, ‘¡Agarra mi teléfono y toma una foto — ¡acabo de encontrar un mensaje en una botella!’ ” recordó Dowker. “Rob sacó el corcho roto de la botella con su navaja y vació el agua, luego cuidadosamente sacamos la nota,” dijo sobre la reliquia que encontró el 18 de junio. “Estaba mojada, y nos sorprendió encontrar que aún podíamos leerla.”

Dowker continuó narrando emocionada cómo ella y Rob examinaron detenidamente la nota húmeda que habían rescatado del interior de la botella. A pesar del estado en el que se encontraba, estaban maravillados al descubrir que las palabras escritas en ella todavía eran legibles. Este encuentro inesperado les había brindado un vistazo a una antigua historia perdida en el tiempo.

“Puede la persona que encuentre esta botella regresar este papel a George Morrow, Cheboyan, Michigan y decir dónde fue encontrada. Noviembre 1926”

Los investigadores también se sorprendieron al descubrir que la nota había sido escrita hace casi un siglo. El papel en el que estaba escrita era blanco y sin líneas, y tenía la fecha de noviembre de 1926, lo cual significa que tiene casi 95 años de antigüedad.

El mensaje era claro y sencillo: solicitaba a quien encontrara la botella que devolviera el papel a George Morrow, residente de Cheboygan, Michigan, y que informara dónde fue encontrada. Dowker, uno de los descubridores de la reliquia, confesó que desde el principio supo cuál sería su siguiente paso.

Hemmer llevó a casa la nota de 95 años y la puso en el congelador para que se secara, Dowker publicó las fotos que había tomado en la página de Facebook de su empresa con la esperanza de encontrar a alguien que pudiera conocer al hombre que escribió el mensaje. “¡Miren lo que encontré mientras lavaba ventanas y navegaba junto a los peces!”, escribió.

“¿Hay algún Morrow por ahí que conozca a un tal George Morrow que pudo haber escrito esto alrededor de 1926?”. Dowker dijo que pensaba que sería divertido si algunas personas le dieran “me gusta” a su publicación y la compartieran para ayudar a encontrar a los familiares de Morrow.

Sin embargo, al despertar a la mañana siguiente, quedó sorprendida al descubrir que miles de personas habían dado like a su publicación. Aún más notablemente, mencionó que alrededor de 50 de esas personas se ofrecieron para ayudar, proporcionando pistas sobre personas que creían podrían estar relacionadas con George Morrow. La solidaridad y el apoyo recibidos fueron verdaderamente asombrosos.

Uno de que la contactaron fue René Szatkowski de Grand Blanc, Michigan, quien escribió: “¡ENCONTRÉ A LA HIJA!!!! No tiene Facebook ... ¡ella está extasiada!” Szatkowski dijo que encontró a la hija de Morrow, Michele Primeau, a través del obituario en línea de su padre.

Primeau, una maestra jubilada que vive en Farmington Hills, Michigan, dijo que estaba encantada cuando Szatkowski le contó la historia sobre la botella y la conectó con Dowker. “Mi papá era muy sentimental y puedo verlo haciendo algo así”, dijo ella.

“Cuando éramos niños e íbamos de camping al Lago Hurón, recuerdo que hizo lo mismo una vez. Metió una nota en una botella y la lanzó al lago”.

Jennifer le dijo que quería devolver la botella a la hija del legítimo propietario. Pero Primeau dijo “¿No sería bonito si Jenn pudiera mantenerlo en su oficina para que todos pudieran verlo?” dijo. “Será una forma de que mi papá siga vivo. Realmente me gusta la idea de compartirlo”, dijo Primeau.

A cambio, Dowker tenía una oferta. “Le dije a Michele que ahora tiene un pase de por vida para el barco”, dijo. “En cualquier momento que quiera, la llevaré al agua. Está pensando en venir en unos meses y me encantaría llevarla en uno de mis tours de naufragios”. “¿No sería genial si ahora también encontramos un mapa del tesoro?”

Hay pocas personas que han sido favorecidas con el inmenso privilegio de hallar un tesoro oculto, de encontrarse frente a frente con un fragmento de historia. En Genial.gurú, compartimos algunas narraciones de usuarios que, al igual que la protagonista encontraron algo invaluable. Por ejemplo estos usuarios encontraron verdaderas reliquias en tiendas de segunda mano, estos otros en el ático de sus padres y estos afortunados lo encontraron en plena calle.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas