Hallaron algo extraño bajo estas capas de hielo

Curiosidades
hace 4 meses

Descubrir lugares ocultos en nuestro planeta es muy emocionante. Hoy te llevaré a un viaje que no olvidarás por mucho tiempo. ¡Ponte el traje! Esto se va a poner muy frío. Te subes a un avión y aterrizas en la isla cubierta de hielo que es Groenlandia. Te recibe una vista increíble de la aurora boreal, también conocida como aurora polar. No puedes creer lo que ven tus ojos, mientras tu guía te cuenta lo raro que es este fenómeno. Normalmente, la gente se pasa días intentando cazarlo. Te sientes afortunado y te tomas tu tiempo para apreciar estas hermosas luces verdosas danzantes. Te alegras de haber traído esa cámara, ¿cierto? Entre clic y clic, te enteras de que la aurora boreal es el resultado de unos acontecimientos bastante accidentados. Este espectacular espectáculo de luces se produce cuando las partículas de alta energía procedentes del Sol chocan con la atmósfera superior de la Tierra.

El segundo día, sigues explorando el lugar desde el aire. Quizá no te sorprenda, pero Groenlandia es una de las islas más grandes del mundo. A bordo de un helicóptero, podrás contemplar el infinito paisaje helado. Por si te da curiosidad, ahora estás volando sobre 1,7 millones de km2 de hielo grueso. ¿Qué hay ahí abajo? Parece una familia de osos polares. No quieres acercarte demasiado, por supuesto. Las condiciones de Groenlandia pueden ser demasiado duras para que la gente viva allí, pero algunas especies animales se desenvuelven muy bien en esta tierra helada. Hablo de los renos, los lobos y los zorros árticos.

De camino a Groenlandia, probablemente hayas hecho una parada en Copenhague. Dinamarca es uno de los pocos países que tienen vuelos comerciales a Groenlandia. No lo sabías antes, pero descubres que la isla forma parte del reino de Dinamarca. En el mapa, está justo entre los océanos Ártico y Atlántico. Tienes suerte de contar con un piloto local que te habla de los secretos que esconde este paisaje. Debajo de esta superficie blanca de 3 kilómetros, existe un mundo totalmente diferente, un mundo lleno de cañones, cráteres tallados por meteoritos y fósiles vegetales milenarios. Estás más que emocionado por ir a visitar cada uno de estos lugares. Pero, por supuesto, tendrás que usar tu imaginación, ya que todo está oculto bajo el hielo. Lo creas o no, casi el 80 % de la superficie de la isla está cubierta por él.

La primera parada de tu viaje es el Gran Cañón de Groenlandia. Aterrizas no muy lejos de él, en algún lugar del norte de la isla. Tal vez sepas que los cañones son valles profundos y estrechos con paredes empinadas, pero apuesto a que no sabías que la palabra cañón hace referencia a un “tubo” o una “cañería”. Ahora bien, este Gran Cañón tiene algunas similitudes con el de Estados Unidos. En primer lugar, el tamaño. Tiene al menos 750 kilómetros de largo y hasta 800 metros de profundidad en algunos lugares. Hay un verdadero valle subglacial allí abajo. Y si te preguntas cómo sucedió esto... Bueno, el cañón probablemente fue formado por un río que atravesó Groenlandia antes de que el hielo se hiciera cargo de él.

Oh, sí. Groenlandia no siempre ha estado cubierta de hielo. Solía ser verde, ¡de ahí proviene su nombre! Muchos otros lugares helados de la Tierra, como la Antártida, estuvieron cubiertos de vegetación. Los científicos han descubierto que, en el pasado, Groenlandia no tenía hielo. Con la ayuda de un radar aéreo, hicieron descubrimientos sorprendentes. Por cierto, ¡el hielo es invisible para la tecnología del radar! Si te cuesta creerlo, prueba poner un cubito de hielo dentro de tu microondas; no se derretirá ni se calentará. ¡Un reciente descubrimiento de plantas fosilizadas permitió a los investigadores estimar que Groenlandia solía ser mucho más cálida de lo que podían imaginar! En 2021, una investigación realizada por la Universidad de Vermont halló fósiles de ramas y hojas, lo que dejó a los investigadores muy confundidos. Esperaban descubrir arena y rocas en la capa más profunda de hielo. ¡En su lugar, encontraron una prueba clara de una flora rica!

A juzgar por lo que has visto del paisaje, es difícil creer que solía haber bosques aquí. Hoy en día, encontrarás algo de vegetación de tundra en la parte costera de la isla, y eso es todo. Pero según el material genético encontrado en estas plantas fósiles, los investigadores creen que la isla solía ser mucho más verde. Es muy probable que hubiera bosques llenos de insectos, con mariposas y escarabajos volando por doquier. La temperatura promedio de la isla variaba de 10 °C en verano a −17 °C en invierno. La Operación IceBridge de la NASA ha sobrevolado Groenlandia más de 100 veces. Esto ha permitido a los investigadores crear mapas en 3D de la isla y averiguar la edad de cada capa de hielo de Groenlandia. Ellas pueden ayudar a responder muchas preguntas científicas, ya que se forman a lo largo de miles de años. Se trata de capas de nieve sobre más nieve. La nieve se compacta y se convierte en hielo, creando así lo que llamamos una capa de hielo. ¿Recuerdas los fósiles de los que hablamos? Se cree que son del período eemiano, que tuvo lugar hace 130 000 a 115 000 años.

Según las innovadoras imágenes en 3D de la NASA, podemos ver tres periodos climáticos distintos dentro de la capa de hielo. La capa superior es bastante plana y uniforme. Si decidieras ir más profundo, encontrarías la capa formada durante la última glaciación. Es más compleja y accidentada. El hielo allí es más oscuro que el que se ve en la superficie. Si dejas que tu mente divague, puedes imaginar cómo era esta parte del mundo cuando los mamuts vagaban por ella. Si siguieras cavando, acabarías encontrando restos de hielo del período eemiano del que te he hablado. ¡Dicho eso, los cañones no son lo único inusual que se encuentra bajo el hielo! ¡Si pudieras echar un vistazo bajo todas esas capas de nieve, verías una impresionante cordillera y también fiordos!

En 2017, los científicos crearon un mapa que mostraba el aspecto de Groenlandia sin todo ese hielo. Había una depresión en forma de cuenco en el centro de la enorme isla. Esta depresión era probablemente un antiguo lago. A su alrededor, había un círculo de cordilleras costeras. Este escenario probablemente se parecía a los paisajes de la Patagonia moderna: grandes montañas con cimas nevadas, rodeando lagos cristalinos. Este antiguo lago de Groenlandia es una maravilla en sí mismo. Imagina una fosa del tamaño de Rhode Island y Delaware juntos. Se cree que el lago abarcaba más de 7000 kilómetros cuadrados, y en otros tiempos fue alimentado por al menos 18 arroyos diferentes. Estas aguas azules y cristalinas eran sin duda muy atractivas... y heladas, por supuesto. ¡Si decides bañarte en ellas, ten cuidado! El agua podía alcanzar los 240 metros de profundidad en algunos lugares.

En el tercer día de tu aventura, descubres un verdadero parque acuático bajo el hielo. Mientras paseas por la isla, tu guía te dice que estés atento a las grietas de la superficie. Estas grietas son las responsables del moderno “salón acuático” que hay allí abajo. El agua de deshielo y el agua de lluvia fluyen por las grietas hasta el lecho del río. Esto forma un paisaje de lagos y arroyos que recuerdan a joyas, llenos de agua cristalina. Los investigadores calculan que existen unos 60 lagos pequeños bajo el hielo. Y sí, ¡son lagos de verdad! Quizá uno de los elementos ocultos más impresionantes de esta isla sea un cráter de meteorito. Debajo del glaciar de Hiawatha, se encuentra un cráter de impacto de 30 kilómetros de ancho, ¡lo suficientemente grande como para tragarse la ciudad de Washington! Al parecer, un asteroide de hierro de un kilómetro y medio de ancho golpeó la atmósfera de la Tierra en los últimos 100 000 años y eligió Groenlandia como punto de aterrizaje. Si alguien hubiera estado cerca para verlo, habría sido testigo de un verdadero espectáculo: ¡una bola de fuego blanca y resplandeciente atravesando el cielo! Los científicos especulan que, si aterrizó en una capa de hielo, de seguro vaporizó tanto el agua como la roca. Un testigo hipotético a cientos de kilómetros del lugar del impacto habría oído un trueno ensordecedor y experimentado vientos huracanados. Tiene sentido: la velocidad aproximada de los meteoros que entran en la atmósfera de la Tierra es de 72 000 km/h. ¡A modo de comparación, eso es dos veces y media la velocidad de una nave espacial! ¡Sería imposible que no hiciera ruido y dejara un enorme cráter en el suelo!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas