Jefe vetó de por vida a clientes por humillar a su empleada, les envió un rotundo mensaje

Historias
hace 5 meses

Hay personas que, aunque tienen el dinero para ir a restaurantes de lujo, no tienen la educación para tratar con decencia a quienes los atienden. Para muchos empleados que se dedican al servicio al cliente, este tipo de conductas son cosa de todos los días, pero no por eso se resignan a aguantar los malos tratos. Esta vez, un jefe salió al rescate de su trabajadora y le dio una lección a sus clientes.

Lee Skeet es el dueño y chef a cargo del restaurante Cora, ubicado en Reino Unido. Su pasión por la comida y años de esfuerzo lo llevaron a lograr el sueño de ser su propio jefe y tener un espacio dónde crear lo que más disfruta: platillos deliciosos. A pesar de que su restaurante parece ir muy bien, también ha tenido incidentes que lo han dejado con un mal sabor de boca.

Esta vez, fue el mal rato que tuvo que pasar su empleada, lo que llevó a Lee a quejarse en redes sociales sobre lo horrible que puede ser lidiar con cierto tipo de clientes. Mientras Lily atendía a un grupo de comensales, estos decidieron faltarle al respeto hablándole de manera condescendiente, siendo groseros e invadiendo su espacio personal.

La mesera comentó que uno de los clientes: “Intentó degradarme por el trabajo que amo hacer. Me estaba diciendo cosas como: ’¿Cómo es que sobrevives?’, y ’¿Por qué no trabajas siete días a la semana?’. Fue bastante molesto.”

Cuando los clientes se fueron, la chica acudió a su jefe para contarle lo sucedido, fue después de esta charla que el chef decidió compartir la situación con el resto del mundo a través de Twitter.

En las imágenes que compartió Lee Skeet, vemos que se puso en contacto con los comensales y les dejó clara su postura: “Primero que nada quiero agradecerles por elegir mi restaurante para su cena de esta noche, tengo entendido que ustedes han sido la cuenta más alta que hemos tenido. Desafortunadamente, esta tarde también me hicieron saber que su actitud hacia nuestra empleada, Lily, fue inapropiada”.

“Ella me comentó que, siendo una chica de 22 años, se refirieron a ella de manera condescendiente, grosera y que ciertos miembros de su grupo incluso la tocaron sin su consentimiento”, continuó el chef en su mensaje. “He pasado la última hora teniendo una conversación con ella y me rompió el corazón. Me hizo sentir que soy un jefe terrible”.

En un primer momento, este jefe decidió que lo mejor sería regresarles el dinero a los clientes groseros, incluso les escribió: “Les regresaré el dinero completo de su cuenta, menos 100 euros que le daré a Lily, ya que ustedes no le dejaron propina”. Sin embargo, cambió de decisión a último minuto y al final eligió darle el total de la cuenta que habían pagado los comensales a Lily, como propina y una forma de hacer más ligero el mal rato que tuvo que pasar gracias a esas personas.

Por último, les dejó un mensaje bien claro a sus exclientes: “Les agradecería que nunca más vuelvan a mi restaurante. Lily significa más para mí que el dinero. Además, creo que deberían tener más cuidado con el tipo de personas con las que se rodean”.

Los usuarios de redes sociales rápidamente se pusieron del lado del chef y aplaudieron su actitud ante el momento de humillación que vivió su empleada. Sin duda, Lee Skeet se convirtió en un ejemplo para miles de personas que quieren convertirse en buenos jefes para sus trabajadores.

Imagen de portada cora.restaurant / Instagram

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas