La historia de la mesera que por recibir una propina se quedó sin empleo

Historias
hace 8 meses

Trabajar en atención a clientes debería ser considerado un deporte olímpico. Los requisitos son estar de pie casi todo el día y tener que atender hasta a las personas más groseras con una sonrisa en el rostro. Aunque de vez en cuando, pasa algo inesperado que te cambia el día, o hasta el año, en un segundo. Justo esto le pasó a Ryan, una mesera que recibió un regalo increíble gracias a su gran servicio.

Ryan Brandt era mesera en un restaurante en Arkansas, Estados Unidos. Como todos los días, se dedicaba a hacer su trabajo cuando le encargaron atender a una mesa de 40 comensales, todos ejecutivos de negocios. Pero eso no intimidó a Ryan, quien se encargó de brindarles un gran servicio y, al final, sus comensales demostraron su gratitud.

Este grupo de empresarios decidieron que la mesera había hecho tan bien su trabajo que se merecía una buena propina. Así fue que se dedicaron a juntar entre todos el dinero para entregarle a la chica 4 mil 400 dólares como forma de agradecimiento por su atención.

Eso sí, lo que iba a pasar después no se lo esperaba nadie. Resulta que la chica recibió el dinero, pero el gerente del restaurante le dijo que no se lo podía quedar. Le exigió que entregara todo el dinero porque lo “justo” era repartirlo entre todos los empleados, eso sí, le dijo que ella se podía quedar con el 20% de la propina, pero lo demás no.

Ryan se quedó más que sorprendida, pues en todo el tiempo que había pasado trabajando en el restaurante, nunca antes le habían hecho repartir las propinas que ganaba con el resto de su equipo de trabajo. Y claro, los otros meseros tampoco le habían dado a ella un solo centavo de sus propinas.

Por suerte, Grant Wise, uno de los comensales y quien había dejado la propina al restaurante, se enteró rápidamente de lo que estaba pasando. Antes de irse, exigió que le quitaran el cargo por la propina que había dejado y, una vez fuera del restaurante, le entregó el dinero en efectivo a la mesera.

Después de ese incidente, los encargados del restaurante decidieron despedir a Ryan. Cuando les cuestionaron por qué la habían dejado ir de su equipo de trabajo, solo dijeron que: “Por respeto a los valiosos miembros de nuestro equipo, no discutimos los detalles sobre el despido de ningún empleado”.

Ya que Ryan se quedó sin empleo, confesó que le preocupaba la situación, pues tenía muchas deudas estudiantiles. Así que Grant Wise decidió ayudar de nuevo y lanzó una campaña en línea para ayudar a recaudar dinero para Ryan. Sin duda, esta historia nos recordó que las personas bondadosas siguen entre nosotros.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas