La Luna sigue siendo un lugar muy misterioso

Curiosidades
hace 8 meses

La tripulación espacial se preparó para el lanzamiento durante más de tres años. Los preparativos para aterrizar en el extraño satélite incluyeron la recolección y el estudio de muestras de rocas en el Gran Cañón, la exploración de antiguas formaciones de volcanes en el Sitio de Seguridad Nacional de Nevada y la búsqueda de respiraderos de gaslava, lagos de lava y cráteres en varios lugares de Hawái. Para poder resistir las condiciones de microgravedad, aprendieron a caminar de forma oblicua, atados y suspendidos de lado e intentando moverse a lo largo de las paredes. Tuvieron que probar sus límites a través de una dieta intensiva y regímenes de sueño para estar seguros en el espacio exterior.

Les tomó tres días, tres horas y 49 minutos llegar a la superficie de este nuevo mundo, en un lugar llamado el Mar de la Tranquilidad. Podrían haber ido al Océano de las Tormentas o a la Bahía Central, pero eligieron este lugar para aterrizar porque tenía buena visibilidad y era relativamente suave y de fácil acceso con la menor cantidad de propulsión posible. Una de las primeras cosas que notaron cuando llegaron allí fue que, bueno, el lugar olía un poco mal. Esto puede sonar como el comienzo de una novela de ciencia ficción, pero en realidad es la verdadera historia de cómo la misión Apolo 11 aterrizó en la Luna el 20 de julio de 1969. Desde entonces, la Luna ha tenido 12 visitantes humanos hasta el día de hoy.

La consideramos nuestra vecina espacial, pero todavía hay mucho que no sabemos sobre este misterioso satélite. Y eso no debería sorprendernos, ya que la Luna siempre nos muestra la misma cara. Eso se debe a que la Tierra y su único satélite natural rotan en sincronía, lo que nos hace pensar que la luna está permanentemente inmóvil. La verdad es que no está en una posición fija, y se está alejando más y más de la Tierra, 3,8 cm por año. Lo creas o no, aunque se encuentran a 384 400 km de distancia, cada una tiene una influencia gravitatoria en la otra.

Si bien la Luna es parcialmente responsable de las mareas de los mares y los océanos en la superficie de nuestro planeta, la Tierra es en realidad la culpable de los movimientos en la Luna. Se llaman lunamotos y duran mucho más que los terremotos, algunos hasta media hora. Puede parecernos perfectamente redonda en una cálida noche de verano, pero la Luna en realidad es ovalada. La forma de limón es causada por la atracción gravitatoria de la Tierra. Nuestra Luna presenta más que huellas cuando se trata de rastros de humanos. En 1969, los astronautas estadounidenses dejaron muchos objetos en su superficie, como dos pelotas de golf, un dibujo del famoso artista Andy Warhol y un mensaje de la mismísima reina Isabel II.

Una de las últimas personas en caminar sobre la Luna hasta el día de hoy, un astronauta llamado Eugene Cernan, escribió las iniciales de su hija en la superficie en 1972. Como parece que no hay viento ni ningún otro tipo de cambio atmosférico, las letras TDC podrían permanecer allí para siempre. Es posible ser alérgico a la Luna. Harrison “Jack” Schmitt, un astronauta de la misión Apolo 17, pasó un tiempo en un valle en el mar de la Tranquilidad, luego volvió a subir al módulo lunar de la tripulación, pero tenía algo de polvo lunar encima. Cuando se quitó el traje espacial, tenía los ojos rojos, ataques de estornudos y otras reacciones alérgicas que duraron dos horas.

Como está tan cerca de nosotros, hemos establecido que la Luna tiene una zona horaria propia. La llamamos el Tiempo estándar lunar, pero no corresponde al tiempo en la Tierra. Para obtener un equivalente, la explicación es compleja, pero en términos simples, un año en la Luna se divide en doce “días”, cada uno de los cuales dura aproximadamente un mes en la Tierra. Cada uno de estos “días” recibió su nombre de un astronauta diferente de los que han caminado sobre la superficie lunar. La fecha de inicio de este calendario coincide con el momento en que Neil Armstrong pisó la Luna. Entonces, el año lunar 1, día 1 comenzó el 21 de julio de 1969, a las 02:56:15 Hora Universal. Dado que la Luna tiene una atmósfera muy delgada, su amplitud térmica es bastante loca, con temperaturas muy frías o muy calientes. Pueden subir hasta los 93 °C. Sin embargo, en los polos, la temperatura siempre ronda los −240 °C.

Los humanos han tratado de rastrear la conexión entre nuestro satélite natural y la Tierra desde que tenemos memoria, y han logrado explicar por qué la Luna nos influye tanto. En la Edad Media, los científicos y filósofos pensaban que durante la luna llena, algunas personas tenían más probabilidades de experimentar diferentes problemas de salud. Debido a que vieron esta conexión inexplicable con la luna llena, quienes presentaban estos síntomas fueron llamados lunáticos o, a veces, literalmente, “enfermos de luna”. Los seres humanos no son las únicas criaturas que viven en la Tierra que se ven afectadas por los ciclos lunares. Los dueños de perros tienen un 28 por ciento más de probabilidades de llevar a su mascota a la sala de emergencias veterinarias durante la luna llena. Puedes pensar que, según la cultura popular, esa es la razón por la cual los lobos tienen preferencia por aullarle a la luna llena. Pero los científicos no han podido encontrar ninguna conexión entre el comportamiento del lobo y los ciclos lunares, por lo que bien podría ser solo un mito.

El cráter más grande conocido en nuestro Sistema Solar se encuentra en la Luna y se llama Polo Sur-Aitken. Esta formación gigante se encuentra en el lado oculto de la Luna y mide 2500 km de diámetro. Una de las muchas cosas que aún tenemos que entender sobre nuestro satélite son los inusuales destellos de luz que a veces se pueden ver en su superficie. Los científicos los han llamado fenómenos lunares transitorios, o TLP, y se han visto en todo el mundo durante siglos. Uno de los primeros casos de TLP se remonta a 1178, cuando los monjes de Canterbury afirmaron haber visto una “antorcha encendida” en la superficie de la luna después de la puesta del sol.

Los TLP no son simples destellos de luz. Los informes también han detallado otros fenómenos inusuales, como nieblas similares a gases, coloraciones rojizas, verdes, azules o violeta, o incluso el oscurecimiento de ciertos lugares de la Luna. ¿Algo extraño está pasando con nuestro satélite? ¿Es el comienzo, o simplemente comenzamos a notarlo con el equipo de estudio espacial más nuevo que tenemos hoy en día? Hay muchas teorías diferentes que intentan explicar cuáles son las causas de estos sucesos. Los destellos inusuales de la Luna pueden ser causados por cualquier cosa, desde impactos meteóricos hasta actividad electrostática. Es difícil explicar cada uno de estos fenómenos, ya que la mayoría de ellos son vistos por un solo observador en la Tierra o desde un solo lugar.

El hecho de que haya una actividad sísmica notable en la Luna también puede explicar por qué a veces podemos ver estos destellos de luz. Cuando la superficie de la Luna se mueve, puede provocar la erupción de diferentes gases que reflejan la luz, lo que puede explicar los desarrollos luminosos. Algunos científicos incluso han sugerido que la actividad geológica residual también puede ser la causa. Esto es aún más impactante, dado que siempre hemos visto a la Luna como un mundo sin vida. ¿Alguna vez notaste que nuestra Luna puede cambiar de color? En realidad, hay muchas explicaciones científicas para eso. La Luna parece ser de un gris teñido de marrón cuando la miras desde afuera de la atmósfera de la Tierra.

Cuando se mira desde la superficie de la Tierra, los aparentes cambios de color de la luna dependen de varios fenómenos. Lo más probable es que la Luna que se ve cerca del horizonte sea amarilla o esté teñida de rojo. La Luna de color azul, más rara, indica que estás mirando nuestro satélite a través de una atmósfera que contiene partículas de polvo más grandes. A veces, la luna puede incluso aparecer morada, pero la causa de este tono específico aún está en debate. El hecho de que no sepamos exactamente cuánta agua hay en su superficie no es la razón principal por la que no estamos construyendo casas allí. En realidad, la radiación tiene mucho más que ver con esto. Estudios recientes han demostrado que la superficie de la Luna tiene una tasa de radiación 5 a 10 veces mayor que la que experimentas en un vuelo transatlántico.

Eso también significa que es 200 veces más alta que en la superficie de la Tierra. En futuras exploraciones lunares, como el proyecto Artemis, por ejemplo, los científicos deben tener esto en cuenta para no exponer a los astronautas. Nombrado en honor a Artemisa, la hermana de Apolo, este programa tiene como objetivo no solo colocar en el futuro astronautas en la superficie lunar, sino también construir algún tipo de establecimiento allí para estudiar la Luna en condiciones seguras. Si bien el proyecto comenzó en 2017, la primera misión planificada se lanzará en 2022, con una duración estimada de 25 días. Se planea que el objeto espacial sin tripulación a bordo alcance la órbita lunar y regrese de manera segura con datos suficientes para la próxima misión de 4 personas, programada para mayo de 2024. Se espera que Artemis III, IV y V se lancen en 2025, 2026 y 2027 respectivamente, cada uno con una duración prevista de aproximadamente 30 días.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas