Lectores de Genial contaron cómo darse cuenta en la entrevista de que el futuro jefe exprime hasta la última gota de sudor de sus empleados

Historias
hace 2 años

Tener una entrevista casi siempre es estresante. Pero es importante recordar que no solo los empleadores potenciales, sino también los candidatos para una vacante, deben evaluar las condiciones del empleo. Después de todo, ellos son los que tendrán que pasar la mayor parte del día en la oficina, comunicarse regularmente con sus colegas y, lo más importante, cumplir con los requisitos de sus superiores.

Nuestros lectores recordaron casos en los que la entrevista no terminó a favor del empleador. En Genial.guru, esperamos que estas historias te ayuden a no perder el tiempo cuando solicites un trabajo en el futuro.

  • Una señal es que te pidan que elabores un plan de trabajo diario para un mes cuando aún no has empezado a trabajar. Como diciendo que expliques por qué te van a pagar. Inmediatamente queda claro que, al final, no habrá dinero, no importa cuánto trabajes. © Peter Davydov / Facebook
  • Cuando te presentas a una entrevista y el empleador no está. © Alexey Kevorkov / Facebook
  • Me pusieron frente a la ventana y tengo una gran sensibilidad a la luz, y solo veía la figura negra del que me iba a entrevistar. Dije que me sentía como en un interrogatorio, me levanté y me fui sin esperar siquiera a que comenzara la entrevista. © Anna Robinson / Facebook
  • Cuando te examinan de la cabeza a los pies y dicen la siguiente frase: “Bueno, yo te miré, tú también a mí”. La entrevista más corta de mi vida. © Nata Nata / Facebook
  • Si un especialista en recursos humanos, que tiene tu currículum en sus manos, se interesa en quién eres de acuerdo con el horóscopo. © Nataliya Kuzmina / Facebook
  • Cuando en una entrevista el jefe hace la pregunta: “¿Cuál será tu reacción si alguien te grita y posiblemente, te tira del cabello?”. © Irina Gurzhieva Priev / Facebook
  • Cuando te postulas a la vacante de una señora de la limpieza y te dicen que llenes un cuestionario con preguntas tontas. “¿Hablas idiomas? ¿Software de oficina? ¿Cuál es tu pasatiempo?”. Que le hagan este tipo de preguntas al presidente de la empresa. © Vera Dikovitskaya / Facebook
  • Ante la pregunta sobre el monto del salario en el anuncio respondieron que era solo después del período de prueba. Después de trabajar durante varias semanas supe que ninguno de los empleados había recibido tal cantidad. Tenía que haberme ido inmediatamente después de la entrevista. © Katerina Gordiyko / Facebook
  • Cuando me dijeron que no estaban interesados ​​en mis conocimientos, mi apariencia era suficiente para conseguir este puesto. Me levanté, saludé con la mano y me fui. © Anastasiya Rafayilova / Facebook
  • Cuando preguntan si no tengo miedo de vivir sola. Y aconsejan “al menos adoptar un gato”. © Tatiana Larina / Facebook
  • Hace 18 años, cuando fui a la entrevista de mi primer trabajo en un banco, pusieron un lápiz labial verde sobre la mesa frente a mí y me pidieron que le hiciese publicidad de tal manera que todos en la mesa quisieran comprarlo. © Alla Fuks / Facebook
  • La pregunta que más me ha divertido fue la de un especialista en recursos humanos cuando llegué a una gran empresa de limpieza para el puesto de gerente: “¿Qué calificación tenía en física en la escuela?”. En ese momento yo tenía 40 años. ¿Qué querían saber de mí? © Valeria Arno / Facebook
  • Cuando me preguntaron por qué había elegido esta empresa en particular. Aunque ellos mismos me habían contactado. © Maria Mirgorodskaya / Facebook
  • “¿Por qué específicamente deberíamos contratarte a ti?”. Después de esta pregunta, suelo sonreír y agitar mi mano. Y también preguntas como: “¿Qué nivel de salario te conviene ahora? ¿Y cuánto te gustaría cobrar después de un año de trabajo en nuestra empresa?”. Pero cuando lees las reseñas de los empleados en Internet, te enteras de que aquí no hay promociones y que no ha habido aumentos de salario durante 5 años, y esa pregunta en el cuestionario no es más que una burla. © Lina Volkova / Facebook
  • Cuando, al principio o a la mitad de la entrevista, tienes que esperar a que hablen con alguna otra persona. Y tú te quedas sentada y esperas, “olvidada”. © Lyudmila Kovalchuk / Facebook
  • Cuando casi toda la familia trabaja en la empresa. No la tuya. © Julia Gofman / Facebook
  • Había un cartel en la mesa de trabajo con un horario para ir al baño. Y no, esto no era una caja registradora ni ningún otro lugar de trabajo donde ese tipo de cosas sean importantes. Era la oficina de una compañía de diseño. © Elena Moroz / Facebook
  • Cuando piden que indique en el cuestionario la marca de mi automóvil y los datos de todos mis familiares, inmediatamente me despido. E incluso cuando prometen un supersalario en seis meses o un año, y sus empleados apenas llegan a fin de mes. © Yana Baglay / Facebook
  • Si la entrevista dura más de 10 minutos. Un reclutador competente puede leer a una persona en pocos minutos. Se dedican unos minutos más a pensar en qué tipo de trabajo puede aplicar el candidato, el resto del tiempo se dedica a monitorear las vacantes disponibles. Odio cuando pierden su tiempo y el de otras personas. © Julia Rudskaya / Facebook
  • “¿Tienes tu propio departamento?”. © Nadiko Erentsenova / Facebook
  • Quizás alguien se ría, pero realmente funciona. Para averiguar cuál es el clima financiero en la empresa en la que quieres trabajar, ve al baño. Si hay buen papel, buen jabón y toallas de papel, entonces a la empresa le va bien. Porque, cuando surgen problemas, lo primero en lo que ahorran es en los productos de higiene. © Elena Chernysh / Facebook

¿Alguna vez has tenido una entrevista después de la cual inmediatamente quedó claro que no trabajarías en ese lugar?

Comentarios

Recibir notificaciones

cuando durante la entrevista me hacen la misma pregunta dos veces, o me preguntaran por mi color favorito, si es tan importan saber cual es mi color, que aporta eso a mi experiencia laboral?

-
-
Responder

Es muy molesto cuando la familia trabaja ahí y se le dan muchas prioridades

-
-
Responder

Lecturas relacionadas