Los pingüinos tienen una sustancia química que solo se encuentra en Venus

Curiosidades
hace 6 meses

En el 2020, los científicos estudiaron la superficie de Venus. Este planeta tiene una atmósfera similar a la de la Tierra, por eso es tan interesante para la gente. Durante los estudios, descubrieron que hay fosfano en los gases circundantes del mismo. Esta sustancia tiene compuestos orgánicos de fósforo en combinación con carbono o hidrógeno. Este fue un descubrimiento importante porque el fosfano venenoso e incoloro puede tener un origen biológico. En Venus, la reciente actividad volcánica puede ser una razón para la aparición de este gas. Pero también es posible que ahí vivan realmente algunas bacterias.

Ahora pasemos de Venus a la Tierra, a las Islas Malvinas. Aquí viven hermosos pingüinos papúa. Los científicos tomaron muestras de las excreciones de estos animales para estudiarlas. ¡Oh! En el laboratorio, ¡analizaron sus cacas y ¡encontraron fosfano en ellas! Este descubrimiento sorprendió a todo el mundo. ¿Cómo llegó al interior de los pingüinos una sustancia que existe a 61 000 000 km de nosotros? Es difícil de creer, pero ¿y si estas inusuales aves llegaron a nosotros desde Venus? ¿Quizás levantan a menudo la cabeza para ver su lejano hogar en el cielo estrellado?

Los pingüinos son aves poco comunes que pueden convertir el agua salada en dulce dentro de su cuerpo. Hay unas glándulas únicas junto a sus ojos que funcionan como potentes riñones. Les permiten eliminar la sal del torrente sanguíneo. Así que tal vez esta misma glándula pueda ayudarles a sobrevivir en Venus de alguna forma. Los pingüinos no pueden volar solo en nuestro planeta. Pero imagínate, la atmósfera de Venus es perfecta para esto. Es posible que millones de ellos estén volando en Venus ahora mismo. Solo que no podemos verlos debido a los gases que lo cubren.

Por supuesto, es poco probable que esta teoría se confirme. Los pingüinos difícilmente podrían sobrevivir en la atmósfera de Venus, que está compuesta en un 96 % por dióxido de carbono. También hay una pequeña cantidad de nubes de ácido sulfúrico en este planeta. Pero los científicos aún no saben cómo el cuerpo de estas aves puede producir fosfano. Planean realizar un estudio exhaustivo y observar el comportamiento de los pingüinos papúa. Necesitan saber qué comen, qué estilo de vida llevan y mucho más.

Tras el estudio, los científicos esperan que el fosfano de los pingüinos ayude a identificar muchos organismos diferentes que viven en otros planetas. Es posible que en el interior de estas aves, ciertas bacterias anaerobias produzcan fosfano para luchar contra otros microbios competidores. También se pueden encontrar rastros de este en el limo de los estanques de nuestro planeta. En el futuro, los científicos van a enviar varias sondas a Venus para explorar la atmósfera del planeta y encontrar la fuente de fosfano.

Hay otro animal que puede ser de otro planeta. ¡No, no soy yo! Esta vez, vive en mares y océanos. En 2018 se publicó un artículo científico donde un grupo de investigadores afirmaba que los pulpos no nacieron en la Tierra. Y esto no es una metáfora. Los llamaron literalmente criaturas del espacio exterior. Y de hecho, hay varias razones para pensar así. Una de las hipótesis dice que los virus de otros mundos cayeron en el océano de la Tierra e infectaron a los calamares de concha. La infección les obligó a evolucionar hasta convertirse en pulpos. Otra teoría dice que los huevos de los pulpos fueron traídos a nuestro planeta en un meteorito.

Todas estas versiones aparecieron por lo singular que es el pulpo. Estas criaturas marinas están estrechamente relacionadas con los caracoles, los moluscos y los calamares, pero los pulpos son mucho más inteligentes. Son los invertebrados más listos del planeta. Su capacidad intelectual también es superior a la de muchos mamíferos, incluidos algunos chicos con los que fui a la escuela.

Tienen uno de los sistemas nerviosos más complejos de todos los organismos vivos. Los pulpos tienen un cerebro central en su cuerpo, y sus tentáculos están dotados de una conexión neuronal que les permite pensar por separado de la mente central. Su visión está desarrollada de tal manera que sus ojos pueden compararse con la lente de una costosa cámara de video. Pueden cambiar de color y forma, disfrazarse con una combinación de pigmentos de color, nervios y músculos. Pero lo mejor es su inteligencia. Pueden relajarse y no hacer nada, ser perezosos y divertirse. Ninguna otra criatura del planeta tiene un aspecto y un comportamiento tan inusual.

Pero la principal razón para considerarlos como alienígenas del espacio exterior es su historia de evolución. En cualquier animal existente, se pueden rastrear sus etapas evolutivas de desarrollo. Por ejemplo, los elefantes y los mamuts descienden de un ancestro común de la familia de estos que se extinguió hace de 5 a 6 millones de años. Si miras aún más lejos, verás que casi todos los mamíferos descienden de reptiles parecidos a animales. Casi todos tienen una rama de la evolución que los ha convertido en lo que son. Cada especie cambia a lo largo de millones de años.

Pero los pulpos no poseen esta rama. Aparecieron de pronto en el árbol genealógico. Desde el punto de vista evolutivo, los calamares deberían evolucionar en pulpos en millones de años. Pero los científicos no pueden seguir el camino de estos con toda su inteligencia, sus tentáculos y su capacidad de disfrazarse. El genoma del pulpo no se parece a ningún otro del planeta. Si el origen espacial de los mismos resulta ser real, podría confirmar la teoría opuesta a la evolución de Darwin. Según esta, los organismos vivos o sus embriones fueron traídos a la Tierra desde el exterior en meteoritos. Pero por ahora, no hay pruebas que apoyen esta teoría.

Algunos científicos creen que los pulpos se separaron de la línea de los calamares hace unos 135 millones de años. Pero esta teoría tampoco ha sido probada. Pero si estos llegaron a nosotros desde el espacio exterior, ¿cómo es posible que los organismos vivos sobrevivieran a un viaje interestelar? De hecho, esto no es imposible. Hay criaturas en la Tierra que pueden sobrevivir en el espacio, y son los Tardígrados u osos de agua.

Se trata de invertebrados microscópicos de ocho patas cercanos a los artrópodos. Se necesita un microscopio para verlos, pero incluso uno barato permite observarlos con detalle. Desde el exterior, se parecen un poco a los osos. Se llaman osos de agua porque necesitan una fina capa de agua alrededor del cuerpo para evitar la deshidratación. Estas criaturas se han encontrado en todo tipo de entornos, desde las profundidades del océano hasta las dunas de arena caliente.

Son increíblemente tenaces, gracias a su estructura única. Parecen blandos, pero su cuerpo está cubierto por una cutícula dura. Esta cubierta se parece al exoesqueleto de los saltamontes, las mantis y muchos otros insectos. Los osos de agua se desprenden de la vieja capa de cutícula para crecer. Cada una de sus 8 patas tiene entre 4 y 6 garras, lo que les ayuda a aferrarse a cualquier superficie. Los tardígrados consiguen sobrevivir a una temperatura de −200 °C. Esto es casi tres veces más frío que en la gélida Antártida. Las condiciones de calor tampoco son un problema para ellos. Sobreviven a una temperatura de 148 °C. Esto significa que existen en agua hirviendo.

Los osos de agua no temen a la radiación ni a la alta presión. En las profundidades del océano, la presión puede destruir las aleaciones de metales fuertes. El oso de agua puede soportar una presión 6 veces mayor. Pero lo más genial es que pueden vivir en el vacío del espacio. Nuestro planeta tiene un campo magnético, es decir, un escudo que nos protege de la radiación solar. A los tardígrados no les importa la misma. Pueden entrar en la órbita baja de la Tierra y regresar ilesos. Su fuerza corporal la proporciona una proteína que protege su ADN de la radiación ionizante.

Los tardígrados también pueden caer en un estado de criptobiosis. Si las condiciones del entorno sugieren congelación, desecación, falta de oxígeno o sobreabundancia de sal, el tardígrado mete la cabeza y las patas dentro del cuerpo y se queda dormido. Puede permanecer en forma de barril inmóvil hasta que las condiciones de su entorno mejoren. ¡El estado de criptobiosis les permite vivir sin agua ni comida durante décadas! En el 2016, los científicos consiguieron revivir a dos tardígrados que llevaban dormidos más de 30 años.

Estas criaturas han sobrevivido a 5 catástrofes globales en la Tierra. Aparecieron hace unos 5 000 millones de años, y es posible que vivan otro tanto. No temen a ningún apocalipsis. Los asteroides golpean nuestro planeta, una supernova explota cerca y su radiación salpica la Tierra, se inicia una tormenta global de calor o de hielo. Las personas y la mayoría de los seres vivos no pueden sobrevivir a estos eventos, pero los osos de agua sí.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas