14 Momentos incómodos de personas que no saben si ponerse a reír o tirarse a llorar

Historias
hace 8 meses

Existen situaciones tan inesperadas e insólitas en la vida, desde encontrar ropa interior femenina ajena en la lavandería y que tu esposo jure nunca haberlas visto antes, o que tus colegas organicen una fiesta por tu cumpleaños en un turno que no es el tuyo. En momentos así, uno no sabe si quisiera desaparecer o reír hasta llorar.

  • Estaba cenando con mi esposa en nuestro restaurante favorito. Mi esposa se excusó para ir al baño, y en ese momento el gerente se acercó y me susurró: “Hace poco estuvo aquí Ana. Te estaba buscando”. Confundido, solo pude responder: “Está bien”. Justo cuando mi esposa volvía del baño, estaba detrás del gerente y escuchó todo. Esperó a que se fuera y me preguntó: “¿Quién diablos es esa Ana?”. Empecé a defenderme diciendo que ni siquiera conocía a alguien con ese nombre. De repente, mi esposa se echó a reír y dijo que me creía porque se me notaba en la cara. Años después, esto se convirtió en una broma familiar: cuando llego tarde o salgo, mi esposa dice: “Saluda a Ana por mí” o “No hagas esperar a Ana”. © HavingNotAttained / Reddit
  • Volviendo de mi casa de campo, me veía un poco desaliñada y decidí darme un capricho: tomar un taxi desde el metro. Opté por uno de clase vip porque el precio no era mucho más alto que el económico. Pero tuve que correr detrás de ese Mercedes porque se alejaba de mí. Luego, el conductor se disculpó una infinidad de veces, pero nunca admitió que me había juzgado por mi apariencia.
  • Un día me desperté con mi novia, furiosa, lanzándome un sujetador a la cara y gritando que le estaba siendo infiel. Nunca había visto ese brasier antes. Le aclaré detalladamente que sería imposible llevar a una supuesta amante a nuestra casa, especialmente sin que ella, que estaba sin trabajo, lo notara. Eso calmó a mi celosa pareja, pero hasta el día de hoy no sabemos de dónde salió ese sujetador. © Patsnation8728 / Reddit
  • En nuestra oficina llegó una joven y novata enfermera. Era claramente una presa fácil para las bromas. Mientras alimentaba con una cuchara a un paciente, él se sació y ella se acercó a mí diciendo:

    — ¡Él ya no quiere más!
    Le respondí bromeando:
    — ¡Entonces termínalo tú!
    Ella, sorprendida, exclamó:
    —¿Qué? ¡Yo no quiero!
    Le contesté:
    — ¡Esa es la regla aquí! Si no quieres, ve con la supervisora y pídele permiso para no terminar la comida.
    ¡Y realmente fue a preguntar! Ya me estaba arrepintiendo de haberle dicho eso, esperando una reprimenda de la supervisora.
    Pero entonces, la joven regresó con una expresión de asombro y dijo:
    — Le dije exactamente lo que me indicaste.
    ¿Y qué dijo?
    — Ella respondió: “Déjalo, yo misma lo terminaré”.
  • Una vez vi a un anciano mal vestido parado frente a la entrada de un supermercado, observando intensamente sin apenas pestañear. Estuvo allí un buen rato, y cuando salí con mis compras, sentí lástima por él. Me acerqué y le ofrecí un pan y una ensalada que había comprado para mi almuerzo. Resultó que simplemente estaba esperando a su nieto, quien apareció al instante con un helado en mano. Me sentí profundamente avergonzada y apenada por mi malinterpretado “acto de bondad” y por haber incomodado al hombre.
  • Una vez, mis colegas organizaron una fiesta sorpresa en la oficina para celebrar mi cumpleaños. Lo que no sabían es que yo trabajaba en el turno nocturno. Así que terminaron comiendo y celebrando sin mí. © bruckkhy / Reddit
  • Un día estaba lavando ropa. Al sacarla de la lavadora, tomé unas bragas y sin mirarlas, se las lancé a mi novia diciendo que había encontrado su ropa interior. Ella me miró y tranquilamente respondió: “Esa no es mi talla”. Casi me atraganto. Tras pensar un poco, deduje que probablemente pertenecían a la novia de uno de mis compañeros de piso. Es probable que se mezclaran con mi ropa cuando me mudé. © Not_Bernie_Madoff / Reddit
  • Mientras regresaba del trabajo, me sentí atraída por unos deslumbrantes abrigos de piel en una tienda y decidí entrar. Aunque intuía que seguramente estaban fuera de mi alcance económico, pensé: “¿Por qué no fantasear un poco y sentirme como una millonaria por un momento?” Al entrar, observé a varias personas, entre ellas una rubia alta y esbelta que me resultó familiar de algún lado. Me acerqué y comencé a hacerle preguntas sobre los abrigos, creyendo que trabajaba allí. Me respondió con una sonrisa amigable. Después, charlé con otra empleada sobre las pieles y los estilos, sintiéndome un poco como el personaje de Julia Roberts en Mujer bonita. Mientras conversábamos, noté que la rubia se estaba probando un abrigo y lo mostraba al joven que estaba con ella. Me pareció un bonito gesto que un vendedor demostrara cómo lucía el abrigo. Sin embargo, al salir y continuar mi camino, caí en cuenta de que la rubia no era ninguna empleada, sino una compradora... y, para añadir a mi sorpresa, ¡una cantante reconocida!
  • Un día, en el concesionario “Kia”, entró un hombre de apariencia peculiar que desprendía un olor tan desagradable que los vendedores intercambiaban miradas preocupadas. Incluso consideraron llamar a seguridad para evitar incomodar a otros clientes. Sin embargo, media hora después, sorprendentemente compró un auto nuevo, pagando en efectivo.
  • Cuando tenía 4 años fuimos de visita con los papás de mi mamá. Un día, mientras mi madre y mi abuela salieron, me quedé con mi abuelo y el hermano menor de mi madre. Mi abuelo tenía unas tijeras de mano para cortar el pelo y lo vi cortándole el cabello a mi tío. Naturalmente, ¡yo también quise que me cortaran el pelo! Mi abuelo, con su gran sentido del humor y su profundo cariño por mí, no pudo negarse. Al regresar, mi madre y mi abuela quedaron atónitas al verme prácticamente calva y sonriente. Aunque mi abuelo recibió un regaño, les dijo: “El cabello crecerá de nuevo, ¡pero la alegría de un niño no tiene precio!”
  • Mientras probaba unos jeans en una tienda, alguien tocó desde el probador vecino y preguntó con timidez:
    — Disculpe, ¿es usted mujer?
    Después de pensar un momento, respondí:
    — Muy probablemente, sí.
    — ¡Oh, señora, ayúdeme! ¡Pero por favor hágalo discretamente!
    Curiosa, eché un vistazo a su probador. Allí estaba una mujer que, con optimismo desmedido, creyó que podía encajar en una falda lápiz estrecha, dos tallas más pequeña que la suya. Y, de alguna manera, logró ponérsela. El problema era cómo quitársela; la falda estaba atascada.
    — Deberíamos llamar a un vendedor — sugerí.
    Pero la mujer, ya llorosa, imploró:
    — ¡¿Está loca?! ¡Dirán que dañé la prenda! Ayúdeme a tirar desde aquí, ¡verá que se deslizará! Hice varios intentos sin éxito. Nuestros esfuerzos y el ruido no pasaron desapercibidos; pronto, dos vendedoras preocupadas y un guardia de seguridad irrumpieron en el lugar. Les expliqué la situación, y rápidamente se solidarizaron con la mujer atrapada. Durante la siguiente media hora, nos dieron todo tipo de consejos, incluso “enjabonar los costados”. Finalmente, con un esfuerzo colectivo, logramos liberar a la mujer de la trampa textil. Afortunadamente, nadie resultó herido en la operación de rescate, incluida la falda. Tras darle a la mujer un poco de agua mineral para calmarla, una de las vendedoras exclamó con cierto reproche:
    — Señora, ¿por qué eligió ese tamaño? ¿Acaso no notó que le quedaba pequeño?
    La mujer, todavía agotada, suspiró:
    — Lo noté. Pero tenía esperanzas.
  • Un día, mientras sacaba la ropa de trabajo de mi esposo de la lavadora, encontré una diminuta tanga que no me pertenecía. Considerando que mi talla está lejos de ser XS, surgieron dudas. Mi esposo juró no saber de dónde provenían. Así que decidí enviar una foto de la prenda al chat familiar. La respuesta fue que pertenecían a una amiga de mi sobrino. Ella había estado en nuestra casa y, al tener un imprevisto menstrual, optó por meter la tanga en nuestra lavadora sin decirnos nada. © MrsLoki12Odin / Reddit
  • Mi padre, de 70 años, camina con bastón tras una cirugía de reemplazo articular. Conduce un buen coche y cuenta con una pensión decente; en definitiva, no pasa apuros. Un día, me esperaba en el estacionamiento de una tienda para ayudarme a cargar algunas bolsas. Estaba vestido con ropa vieja. Una joven de unos 20 años, conmovida por su apariencia, se le acercó ofreciéndole un trozo de pan y algunas golosinas. En ese momento, salí de la tienda y mi padre tomó una de mis bolsas y se dirigió a su coche. La expresión de sorpresa y confusión en el rostro de la chica fue simplemente adorable.
  • Era un lunes por la mañana y estaba preparando a mi hija para llevarla al jardín infantil. Noté que había puesto su bota izquierda en el pie derecho. Pensé que, al intentar ponerse la otra, se daría cuenta del error. ¡Pero no! ¡Se puso otra bota izquierda en el pie izquierdo! Fue entonces cuando finalmente desperté y me di cuenta de que ambas botas eran izquierdas y, además, de diferentes tallas. Llamé a mi esposa. De inmediato, ella consultó el grupo de WhatsApp del jardín de niños y encontró un mensaje: "¿Alguna mamá notó que su hijo regresó a casa el viernes con una bota rosa izquierda del número 28? ¡Tenemos aquí la otra bota aquí!

Casi todos hemos deseado, al menos una vez, desaparecer, volverse invisibles o, mejor aún, borrar ciertos recuerdos de nuestra mente. Esto se debe a que nuestro cerebro tiende a retener durante años las situaciones incómodas que nos provocan vergüenza. Algunas personas han compartido historias tan embarazosas que, al escucharlas, sientes como si te hubieran ocurrido a ti.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas