Más de 8 signos sorprendentes de una inteligencia superior

Curiosidades
hace 7 meses

Tener pupilas más grandes en realidad puede ser un signo de inteligencia. Como ese estudiante de segundo grado de 1,8 m de altura en la parte de atrás del salón que siempre saca A. No, espera. No es ese tipo de pupilo. Las pupilas de las que debería estar hablando son los pequeños puntos negros dentro de tus ojos. Por lo general, miden entre 0,2 y 0,7 cm de ancho. Trabajan con tus iris para regular la cantidad de luz que ingresa a tus ojos. Por eso son negras. De esta manera, la luz que pasa a través de ellas es absorbida y no reflejada. En otras noticias sobre el cuerpo, nuestro cerebro se encoge cuando estamos durmiendo. El cerebro se deshace de información débil y quiere dejar espacio para cosas nuevas que estás a punto de aprender. Las conexiones entre las células cerebrales se encogen cuando dormimos, pero crecen durante el día.

La posición del cuerpo tiene un impacto en tu memoria y refleja estados emocionales. Investigadores descubrieron que cuando estás sentado en posición encorvada, es más probable que recuerdes cosas negativas. Las personas con ojos azules tienen un tejido ocular completamente incoloro. Obtienen su color de la misma manera que el agua y el cielo obtienen sus tonos azules. Tu corazón es un músculo del tamaño de un puño, pero trabaja mucho. En menos de un minuto, bombea sangre a cada célula de su cuerpo. 100 000 latidos al día para transportar 2000 galones de sangre rica en oxígeno a través de 96 000 km de vasos sanguíneos. Oh, eso es mucho trabajo...

Los mamíferos tienen pelaje para mantenerse calientes durante los períodos más fríos, incluidas las noches. También los protege del sol. Los humanos aprendieron a mantenerse calientes con ropa, refugio y fuego, por lo que perdieron la mayor parte del vello corporal. También estamos bien sin él, ya que evita que nos sobrecalentemos en los días cálidos. Una de las primeras cosas que vienen a la mente al pensar en un tiburón son sus aterradores dientes. Pero los dientes humanos son tan fuertes como los de la temible criatura marina. De hecho, el esmalte, que es su capa exterior, es la sustancia más dura de todo el cuerpo. La persona adulta promedio tiene 206 huesos. Estos incluyen los del cráneo, la columna vertebral, las costillas, los brazos y las piernas. Pero más de la mitad de tus huesos están en tus manos, muñecas, pies y tobillos. Cada uno de tus pies está formado por 26 huesos.

Hablando de huesos, el más débil de tu cuerpo es la clavícula. Es el más blando y se puede romper fácilmente, así que asegúrate de tener mucho cuidado. Tu oído medio capta las ondas sonoras. Se traducen en impulsos eléctricos en el oído interno. Luego, los nervios sensoriales llevan estos impulsos a tu cerebro. Si tu oído interno funciona incorrectamente, tu cerebro puede malinterpretar los sonidos. ¡Algunas de las bacterias que viven en el intestino pueden producir electricidad! ¡Emiten electrones, y esto crea pequeñas corrientes eléctricas! Es probable que ese sea el “sistema de respaldo” de una bacteria, su forma de generar energía. El humano promedio solo puede sobrevivir 2 minutos sin oxígeno antes de desmayarse. Después de 10 minutos, suele ser el momento de decir adiós. Por otro lado, esto varía de persona a persona, dependiendo de sus niveles de condición física. En 2009, un hombre logró pasar un total de 11 minutos y 35 segundos conteniendo la respiración. ¡Y estuvo completamente bien después de eso! Te deja sin aliento, ¿no?

¡Los átomos en tu cuerpo tienen miles de millones de años! También hay mucho espacio vacío entre estos átomos. Sin ese espacio, estarías comprimido en un pequeño punto. Y “punto” es todo lo que tengo que decir al respecto. Al correr, la presión sobre tus pies crece y puede llegar a ser más del 260 % de tu peso corporal. La fuerza vertical que se produce cuando caminas es hasta 1,5 veces tu peso corporal total. Cuando aumentas la velocidad a, digamos, 15 km/h, ¡esa fuerza aumenta hasta casi 3 veces tu peso corporal! Puedes sentir dolor en los músculos que no entrenas. Una de las teorías por las que se propaga es que el entrenamiento duro daña la parte que rodea las fibras musculares. A medida que tu cuerpo trata de curarse a sí mismo, acumula ciertas sustancias químicas en esta área, las cuales pueden activar los receptores del dolor.

Hay de 2 a 5 millones de glándulas sudoríparas en tu cuerpo. El sudor que producen es de dos tipos diferentes: de estrés y regular. El causado por el estrés contiene ácidos grasos y proteínas. Y el sudor regular se compone principalmente de agua, sal y una pequeña cantidad de otras sustancias. En realidad, es posible cepillarte los dientes DEMASIADO a fondo y con fuerza. Esto puede desgastar el esmalte y hacer que los dientes sean muy sensibles a los alimentos fríos y calientes. Los latidos de tu corazón a menudo se sincronizan con la música que estás escuchando. Si una canción tiene un aumento continuo en el volumen o tempo, como una de rock, puede hacer que tu ritmo cardíaco sea más rápido. Cierta música clásica reduce el ritmo cardíaco y la presión arterial. Este fenómeno afecta a todos, desde músicos profesionales hasta aficionados y amantes de la música.

Solo hay unas pocas células en tu cuerpo que estarán contigo durante toda tu vida. Estas son las que se encuentran en el cristalino interno de tu ojo, las células musculares de tu corazón y, por último, las neuronas de la corteza cerebral. Corteza cerebral son palabras elegantes para las capas externas de tu cerebro. Parpadear mantiene tus ojos limpios y húmedos. Pero eso no es todo: ¡cada vez que parpadeas, tomas una microsiesta! Investigadores de la Universidad de Washington descubrieron que parpadear agudiza la atención y funciona como una pequeña recarga. ¿Has visto pequeños puntos que viajan en líneas onduladas, especialmente cuando miras un cielo azul brillante? Estos solo son visibles durante un segundo y pueden parecer pequeños gusanos. ¡Esos son tus glóbulos blancos moviéndose a través de los capilares frente a la retina! Ese es el tejido sensible a la luz en la parte posterior de los ojos. Curiosamente, la mayoría de las personas ni siquiera notan los puntos a menos que se les pida que presten atención.

La glándula pineal en tu cerebro maneja la producción de melatonina. Esa es la misma hormona que regula tus patrones de sueño. La glándula se parece a un piñón, de ahí su nombre. Me alegro de que no parezca un moco. Las membranas, los vasos sanguíneos y los músculos que rodean tu cerebro tienen receptores de dolor, pero tu cerebro no. Es por eso por lo que no tienes dolores de cerebro. Los dientes se consideran parte de tu esqueleto, pero no cuentan como huesos. Los humanos tienen solo dos juegos de dientes durante toda su vida, pero los cocodrilos reemplazan los suyos más de 45 veces. Bueno, ¡mira todas las cosas que comen! Como mi tío Jimmy. Bueno, no, en realidad no.

Cuando te avergüenzas, como acabo de hacerlo yo, te sonrojas y tus mejillas se ponen rojas. ¡Pero tu estómago también! Esto se debe a que obtienes una oleada de adrenalina causada por la ansiedad o la vergüenza. Esto hace que los pequeños vasos sanguíneos se ensanchen por todo el cuerpo, lo que aumenta el flujo de sangre y da como resultado el color rojo. Las uñas crecen más rápido en la mano dominante. Si usas más tu mano derecha, tendrás que cortarte las uñas de esta con más frecuencia. Las uñas también crecen más rápido en el verano y durante el día. Puedes guardar en la memoria hasta 10 000 caras diferentes. Claro, varía de persona a persona, y el número promedio es 5000. No significa que puedas poner un nombre a cada una de estas caras, solo se trata de reconocer las características. Menos del 1 % de la población nace con el corazón en el lado derecho del pecho en lugar del izquierdo.

Parpadeas de 15 a 20 veces por minuto, y tus ojos tienen el grupo muscular más rápido de todo tu cuerpo. Trabajan unas 28 800 veces al día. De hecho, pasamos alrededor del 10 % de nuestras horas totales de vigilia con los ojos cerrados. Pero... cuando miras la pantalla de una computadora, tu frecuencia de parpadeo se reduce a 5 veces por minuto. Vaya, hay un mensaje en alguna parte... Si el ácido de tu estómago entra en contacto con tu piel, lo más probable es que te haga un agujero. Todo por culpa del ácido clorhídrico. Este tipo de ácido es increíblemente potente. Puede disolver fácilmente algunos metales, por ejemplo, magnesio o zinc. Protege tu sistema inmunológico y elimina virus y bacterias en los alimentos que consumes.

Este ácido también ayuda a tu cuerpo a descomponer, digerir y absorber todo tipo de nutrientes, incluidas las proteínas. Tus labios se ven rojos porque hay una gran concentración de capilares sanguíneos en miniatura justo debajo de la piel. Tu cerebro a veces genera más de 48 pensamientos en solo un minuto. ¡Son casi 3000 por hora y 69 000 por día! Los bultos en la lengua no son papilas gustativas, sino bulbos con forma de hongo. Cada uno de ellos tiene hasta 5 papilas gustativas con 100 células receptoras del gusto cada una. Eso es un hecho sabroso, si me preguntas.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas