Mi esposa gana más que yo, pero se niega a ayudar a mis padres ancianos

Crianza
Hace 1 semana

Un hombre de 35 años se puso en contacto con nosotros para contarnos la difícil situación que atraviesa su familia. Expresa su frustración por la negativa de su esposa a ayudar económicamente a sus padres y a mantenerlos. Está desconcertado por su comportamiento, sobre todo teniendo en cuenta lo diferente que trata a sus propios padres.

Patrick se siente muy angustiado por la situación de su familia

Patrick, un hombre de 35 años, se puso en contacto con nosotros para compartir una difícil situación a la que se enfrenta dentro de su familia. Expresó su frustración y decepción por el trato que su esposa da a sus propios padres en comparación con los de él.

En su carta, Patrick explica: “Laura y yo llevamos más de cinco años felizmente casados. Ella gana bastante más que yo, con su trabajo bien pagado en el sector privado. Siempre hemos compartido nuestra economía: ella aporta el 70 % y yo, el 30 %”.

Los padres de Laura emigraron a nuestro país para ofrecer una vida mejor a sus hijas. Tanto Laura como su hermana, Margaret, tienen carreras de éxito, Laura como arquitecta y Margaret como cirujana. En cambio, mis padres tienen trabajos con menos ingresos y yo soy hijo único. Así que hay un notable contraste en nuestras situaciones económicas familiares".

Laura ayuda económicamente a sus padres todos los meses

Reflexionando sobre el trato de Laura a sus padres, Patrick comentó: “Laura siempre ha tenido un vínculo especial con sus padres. Hace poco se jubilaron, y Laura y su hermana, Margaret, les proporcionan una ayuda económica de 3 000 dólares cada mes, lo que me parece excesivo teniendo en cuenta que tienen pensiones. No puedo comprender por qué necesitan 6000 dólares”.

Abordando la disparidad financiera, Patrick añadió: “Laura me aseguró que ese dinero no procede de nuestra cuenta conjunta. Sin embargo, cuando propuse apoyar a mis padres jubilados de forma similar, la respuesta de Laura fue inesperada. Me dijo que si yo podía ayudarlos con mis propios ingresos, debería hacerlo. Me quedé sorprendido y frustrado. Mis padres solo cuentan conmigo, mientras que Laura y su hermana son económicamente estables y hacen que sus padres se sientan cómodos a pesar de todo”.

Patrick cree firmemente que esta situación es injusta

Mi padre padece la enfermedad de Parkinson y su salud se deteriora rápidamente. Los médicos nos han advertido de que su estado empeorará con el tiempo. Además, mi madre también tiene problemas de salud y carece de fuerza física para atender a mi padre. Por desgracia, no podemos permitirnos un cuidador interno, así que la única opción viable es ingresar a mi padre en un centro de cuidados, lo que significa separarlo de mi madre. Es frustrante porque Laura conoce su situación y sus padres gozan actualmente de buena salud“.

Y concluye: “Que Laura ofrezca ayuda económica no tendría un impacto significativo en sus finanzas, pero beneficiaría enormemente a mis padres. No puedo evitar sentir que está siendo egoísta, porque si nuestras posiciones fueran al revés, sin duda la apoyaría a ella y a sus padres”.

Decidió buscar la perspectiva de sus padres

Patrick expresó su frustración por la reticencia de su esposa a ayudar económicamente a sus padres. Contó: “Hace poco hablé por teléfono con mis padres para desahogarme sobre esta situación injusta. Necesitaba hablar con alguien. Mis padres me escucharon, pero se pusieron de parte de Laura, diciendo que ella no estaba obligada a ayudarlos económicamente. Creen que nuestra familia debe afrontar todos nuestros retos de forma independiente. Esperaba esta respuesta de ellos, pero creo que tienen que cambiar de mentalidad”.

Reflexionando sobre la situación, Patrick añadió: “Ya no estoy seguro de quién tiene razón. ¿Está mal que le pida a mi esposa que ayude a mis padres? A mí me sigue pareciendo una petición razonable”.

Imagen de portada marymarkevich / Freepik

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas