Ni el mayor fanático de los insectos conoce estos datos

Animales
hace 7 meses

Pobre Pete. Tiene tanto miedo de los insectos que todo lo que quiere es encontrar un lugar en la Tierra donde pueda estar a salvo de ellos. Después de años de investigación y viajes, finalmente encuentra un sitio a donde ir: ¡la Antártida! Pete llega allí, seguro de que los bichos no podrían sobrevivir con ese frío. ¡Ahhhhhhh! Poco sabía él que los insectos están en todos los continentes de este planeta. Bueno, en realidad no. Tenía algo de razón sobre la Antártida: no hay muchos insectos allí. De hecho, solo hay una especie que llama hogar a este lugar: es un mosquito sin alas llamado Belgica antarctica. Es diminuto [de 0,2 a 0,58 cm de largo], pero sigue siendo el insecto más grande de la Antártida.

Muy bien, entonces hemos establecido que no hay lugar en la Tierra donde puedas escapar de los insectos. Bueno, eso tampoco es cierto. Sin embargo, es posible que debas aprender a nadar, ya que el único lugar en nuestro planeta que no tiene insectos es el océano. Pero ¿por qué los insectos lo odian tanto? En realidad, nadie pudo dar una explicación definitiva, pero algunos piensan que se debe a que los océanos carecen de plantas, que los insectos usan como alimento y refugio. Bien podrían ser la mayor red de agentes secretos del planeta, ya que los insectos tienen oídos por todas partes. Sin embargo, la mayoría de las veces, estas orejas no están en su cabeza. Algunos tienen orejas en las alas, otros en las patas y algunos incluso en el abdomen y el cuello.

Muchos de estos insectos viven vidas bastante solitarias, ¡pero hay algunos que en realidad tienen familias! Como los escarabajos bess, por ejemplo. Pueden formar unidades similares a familias, en las que ambos “padres” trabajan para criar a sus hijos. También tienen su propio vocabulario y se comunican entre ellos con chirridos. Si un insecto alguna vez cae desde cierta altura, ¿sufre algún daño? Bueno, el tema es un poco complejo, pero tomemos a las hormigas como ejemplo. No sufren ningún daño por caídas, ya que son muy pequeñas. Muchos otros bichos técnicamente pueden caer desde una altura de kilómetros y aún así estar bien.

La explicación tiene mucho que ver con las matemáticas y la física, que los insectos no tienen tiempo de estudiar, pero en pocas palabras, no son lo suficientemente pesados ​​como para impactar con fuerza en la superficie que golpean. A medida que caen, en realidad no adquieren velocidad, sino que la reducen. El área de superficie relativamente grande de una hormiga, para ese peso diminuto, genera mucha resistencia a medida que se mueve por el aire, por lo que termina disminuyendo la velocidad de caída. Hablando de hormigas (¿no estaba haciendo eso?), hay alrededor de mil billones en el planeta. Eso es alrededor de 1,4 millones de hormigas por ser humano, calculando una población mundial de 7300 millones de personas. Si lo pensamos así, es su planeta, ¿no?

Es difícil imaginar una mosca de la fruta con un casco de astronauta, pero de hecho fueron las primeras criaturas vivientes en ser lanzadas al espacio. Eso fue en 1947, cuando se despidieron de la Tierra en un cohete V-2, y alcanzaron una altitud de 110 km en menos de 200 segundos. Luego regresaron a la Tierra en paracaídas. No todos los insectos tienen esa suerte. Por ejemplo, las orugas tienen un total de 12 ojos, pero son casi ciegas. Sus ojitos solo pueden distinguir entre la luz y la oscuridad. Por lo tanto, en realidad no pueden ver una imagen clara de lo que tienen delante. Y no, las gafas no les ayudarán si eso es lo que estás pensando. Algunos insectos en realidad ponen mucho esfuerzo en su, ehm, vida amorosa. Un buen ejemplo son las moscas de las piedras, que hacen flexiones para atraer a las hembras.

¿Sabías que las mariposas saborean el entorno con sus patas? ¿Escuché bien? Eso es porque tienen sensores de sabor en las patas que les ayudan a encontrar comida. Entonces, se paran en una hoja y le dan una probada. Si descubren que la planta es algo que sus orugas pueden comer, pondrán sus huevos en ese lugar. Pero ¿cómo comen si no pueden morder ni masticar? Usan su larga lengua, que se parece más a un tubo, llamado probóscide. Es básicamente un popote que ayuda a las mariposas a sorber líquidos, como néctar, por ejemplo. ¡Los ancestros de esta astuta criatura existían mucho antes que los propios dinosaurios! Los registros fósiles muestran que los antiguos saltamontes aparecieron hace más de 300 millones de años.

¿Alguna vez has oído hablar de bichos que son fanáticos de la música rock? Bueno, en cierto modo, las termitas prefieren este sonido. Mastican la madera para averiguar de qué tipo es. Y utilizan vibraciones. ¿Por qué? Porque les ayuda a encontrar la mejor fuente de alimento. Si hay música de heavy metal o rock, pueden masticar la madera más rápido que a la velocidad habitual. Mmm. ¿Hacen más lenta su masticación con Brahms o Bach? ¿O simplemente se van a dormir? Hay un tipo de insecto que seguramente te resultará difícil de ver. Este maestro del disfraz parece una hoja. A lo largo de su existencia, logró desarrollar este tipo de camuflaje para que los depredadores no lo vieran a simple vista. Incluso puede balancearse hacia adelante y hacia atrás para imitar el movimiento que hacen las hojas arrastradas por el viento.

La naturaleza tiene sus propios meteorólogos: ¡los poderosos grillos! Bueno, funcionan más como un termómetro. Resulta que puedes calcular manualmente la temperatura exterior contando los chirridos de grillos que escuchas en un minuto y luego dividirlos por 4. Entonces debes agregar 40 a ese número que obtienes, y ahí lo tienes, un número de temperatura estimado en Fahrenheit. Los grillos incluso tienen su propio canto único, que utilizan para atraer a las parejas y defender su territorio. Sí, música que repele y atrae al mismo tiempo. Deberías tener en cuenta a las mariquitas si estás interesado en los servicios de jardinería gratuitos. Eso es porque se alimentan de otros insectos, algunos de los cuales pueden dañar tus plantas. Pueden mantener a raya a las moscas de la fruta y a los ácaros. Una mariquita podría terminar comiendo más de 5000 insectos a lo largo de su vida, que equivale a un año.

Veamos algunos datos asombrosos sobre las abejas. Sus alas pueden batirse 190 veces por segundo. Haré los cálculos por ti. Eso es 11 400 veces por minuto. ¡Qué entrenamiento! Bueno, necesitan esa fuerza, ya que una sola colonia de abejas puede producir alrededor de 100 kg de miel cada año. ¡Eso es la asombrosa cantidad de 220 frascos! ¡Es el equivalente natural de una fábrica! Pero tendrías que enseñarles a las abejas a hacer miel. Eso no está en su instinto. Otro aspecto fascinante de la vida de las abejas es que la temperatura dentro de cualquier colmena siempre ronda los 34 grados, independientemente del clima exterior. Eso se debe a que son realmente buenas para aislar su entorno. Las abejas también tienen estómagos diferentes para comer y almacenar miel. Es como no hacer negocios donde comes.

Bueno, no saltes de tu silla todavía, ya que es posible que disfrutes algunos de estos datos sobre las arañas. Ayudan mucho a mantener nuestros cultivos libres de insectos, así que si lo piensas bien, tenemos algo que agradecerles. Su vista también es increíble. Pueden ver espectros de luz que nosotros no percibimos: como la luz UVA y la UVB. Y hablando de sus superpoderes, un hilo de seda de araña es cinco veces más fuerte que un hilo de acero, del mismo grosor, por supuesto. Algunos científicos creen que si las arañas fueran tan grandes como los humanos, ¡esperemos que no!, su red podría detener objetos tan grandes como aviones. ¿Y esa seda de araña? En realidad es un líquido, pero se endurece cuando se expone al aire.

También son bastante astutas y han evolucionado mimetizándose con las hormigas. ¿Por qué? Así pueden evitar a otros depredadores y cazar mejor a sus presas. Las arañas no tienen alas, eso es seguro, pero las saltadoras pueden saltar hasta 50 veces su longitud. Bueno, todavía me dan escalofríos cuando pienso en las arañas. ¿Y a ti?

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas