Niño deja crecer su cabello por 2 años para hacerle un regalo maravilloso a una amiga

Historias
hace 8 meses

Las buenas acciones desinteresadas son actos de bondad que se realizan sin esperar nada a cambio. Este niño decidió dejar crecer su cabello por dos años para ayudar a una amiga. En un mundo a menudo enfocado en el interés propio, estos ejemplos son un recordatorio de la capacidad humana de hacer el bien y de la importancia de cultivar la empatía y la solidaridad en nuestras vidas.

Tyler Boone, de 10 años y proveniente de Georgia, comenzó a dejar crecer su cabello para hacer una peluca para su amiga, Gabby Ruiz, de 12 años. Cuando tenía 4 años, a Gabby le diagnosticaron alopecia areata, un trastorno en el cual el sistema inmunológico ataca los folículos pilosos.

“Tyler preguntó por qué Gabby no se descubría la cabeza”, dijo Denise Boone, la madre de Tyler. “Le explicamos que Gabby tenía una condición que no le permitía crecer cabello”. Tyler contó que simplemente quería hacer feliz a su amiga y que ha aprendido a ignorar las numerosas veces en los últimos dos años en las que lo han confundido con una niña.

“Ella ha pasado por mucho y creo que como madre, ver a otro niño joven que quiere ayudar y ser parte de algo cariñoso y desinteresado, es muy especial”, dijo Emelia Ruiz, la madre de Gabby. “Ella es muy tranquila y reservada hasta que conoce a las personas”.

El niño explicó que estaba a punto de cortarse el cabello para Gabby, pero primero ella tuvo el honor de cortar su cola de caballo de más de 30 centímetros. Se dirigieron juntos al salón de belleza y en menos de una hora, Tyler tenía un nuevo peinado completamente diferente.

El cabello de Tyler será donado a la organización sin fines de lucro “Children with Hair Loss”, la cual creará una peluca especialmente para Gabby, quien dijo sobre su amigo: “Es una gran persona. Es increíble”. Una acción desinteresada que para la pequeña niña ha sido un mundo.

Imagen de portada ABC Action News / YouTube

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas