18 Usuarios comprobaron que una buena acción es más contagiosa que un bostezo

Historias
hace 11 meses

“Hacer el bien sin mirar a quien” o “dar es mejor que recibir”, son frases que todos escuchamos en algún momento de nuestras vidas, pero cuando realmente nos toca brindar ayuda o recibirla y más de un completo extraño, es cuando entendemos su poder. Dieciocho lectores de Genial compartieron historias sobre momentos únicos en los que alguien hizo una diferencia en sus vidas o ellos mismos, en las vidas de los demás.

Si te interesa conocer otros casos con historias llenas de calidez humana, apoyo desinteresado, generosidad con el prójimo o ejemplos de dar sin esperar nada a cambio, puedes hacer clic en estos artículos: unodos.

  • Tomé un Uber a la oficina porque llegué tarde al transporte. Al subir, percibí un olor desagradable. El conductor me dijo que muchos pasajeros se quejaban. Paramos en un supermercado, compré un ambientador para autos y lo instalé. Tuvimos una conversación agradable. El conductor se ofreció a pagar, pero lo rechacé. Los pequeños gestos importan. Nunca sabemos lo bueno que pueden hacer. © Saranya Ravichandran / Quora
  • Fui a comprar lechepañales para mi hermano, pero mi mamá solo tenía suficiente dinero para pagar mi transporte. Desafortunadamente, cuando llegué a la tienda, me di cuenta de que los pañales habían aumentado de precio y necesitaba 5 dólares adicionales. A pesar de que la chica de la tienda no podía ayudarme, un caballero en la fila notó mi situación y amablemente ofreció su bolsa, diciéndome que tomara lo que necesitaba. Me sentí profundamente agradecida y casi lloré de alegría. Desde entonces, lo recuerdo con gratitud y lo bendigo cada vez que pienso en él.
    © Zule de Jess / Facebook
  • En una ocasión, no tenía suficiente dinero para pagar el pan y la leche en la tienda. Un amable extraño pagó por mí. Años después, ayudé a un joven con problemas mentales a pagar por sus compras en el supermercado. La chica de caja elogió mi acto de bondad. A menudo pienso en esos días y cómo las buenas obras encienden velas en algún lugar.
    © Helena Humbridge / Quora
  • En el bachillerato, dos mujeres empezaron a molestarme porque querían quitarme el celular, pero de pronto, una compañera llegó y me ayudó, y cuando las mujeres intentaron golpearnos, logramos escapar y le pagué su boleto de metro como agradecimiento. Desde entonces, trato de ayudar a otros en la calle. Siempre estaré agradecida con ella por aparecer como un ángel en mi vida. © Cyn Doz / Facebook

  • ¡Vi a un hombre mayor sangrando por la nariz frente a una farmacia en el centro de la ciudad! Le pregunté si había buscado ayuda, pero dijo que no lo habían atendido. Con la ayuda de mi hijo, lo llevé a la sala de espera del consultorio y traté de obtener ayuda de la farmacia, pero no quisieron atenderlo. Llamé a una ambulancia, y otros transeúntes y yo ayudamos al hombre. Finalmente, llegó la ambulancia y se lo llevaron. Espero que se haya recuperado. © Laury López / Facebook
  • Viajaba en autobús con mis hijos cuando un carro se atravesó en el camino. Uno de mis hijos estuvo a punto de caer, pero logré sujetarlo, solo que al hacerlo caí y me lastimé la piel. Al intentar levantarme, estuve a punto de volver a caer y un joven nos agarró fuertemente a mi hijo y a mí, salvándonos la vida mientras el conductor cerraba la puerta. Desde entonces, evito sentarme en la parte trasera del camión. Espero que el joven que nos salvó tenga una vida exitosa y feliz.
    © Hanami Er Ross / Facebook

  • Cuando tenía 12 años, trabajaba los fines de semana en una tienda de juguetes. Un sábado, a las 7 de la mañana, me encontré con un anciano llorando y tosiendo en una esquina. Me detuve para ver si podía ayudarlo y descubrí que se dirigía a la tienda a comprar tortillas y refresco, pero se sintió mal y no pudo continuar. Un hombre se detuvo para ayudarlo y compró lo que necesitaba, y yo lo acompañé a casa. Le hice compañía mientras se tomaba un café y luego me fui a mi trabajo, llegando tarde. Durante un tiempo, lo visité por las tardes para tomar café juntos. Un día, el vecino del anciano me dijo que ya no podíamos visitarlo porque tenía tuberculosis. Nunca supe qué pasó con él después. © Adriana Guadalupe Amador / Facebook
  • Mi padre encontró unas bandejas de pastelitos en un carrito y decidió devolverlos a su dueño. Después de contactar al dueño, este se mostró muy agradecido y le ofreció una bandeja de pastelitos a mi padre como agradecimiento. Mi padre me explicó que siempre debemos ser honestos y bondadosos con los demás y que nuestras acciones serán recompensadas de alguna manera. © Sophia John / Quora
  • Cuando estaba en el último año de secundaria, iba tarde al colegio porque los autobuses no paraban en mi calle debido a su capacidad. Un día, caminé un par de cuadras hacia atrás para encontrar una parada anterior, pero aun así tuve que caminar más para llegar a la siguiente parada donde el autobús finalmente se detuvo. Sin embargo, no tenía suficiente dinero para pagar el boleto porque era para una sección más lejos. El conductor se negó a ayudar, pero una mujer desconocida pagó por mi boleto. Agradezco a esa buena samaritana y, si veo a alguien en la misma situación, actuaré como ella. Afortunadamente, ahora el transporte para estudiantes es gratuito. © Cecilia Díaz Ávila de Vega / Facebook
  • Hace más de 30 años, trabajé como camarera en un hotel en Reino Unido. Un cliente me dejó 100 dólares de propina durante el desayuno, lo que fue sorprendente, ya que era una gran suma. Le pregunté si había olvidado el dinero en la mesa, pero me dijo que era para mí. Me quedé sin palabras y él me dijo que la alegría y simpatía que le había mostrado durante su estadía en el hotel eran más importantes que el dinero. Nunca olvidaré ese momento. © Cloud974 / Quora

  • Un día, salí de casa con el permiso de mi madre, aunque no contaba con el permiso de mis abuelos, para ir a casa de una amiga que vivía a unas cuadras de distancia. Estaba tan emocionada que salí corriendo a toda velocidad. Sin embargo, al ir tan rápido, dejé de prestar atención a mi camino y tropecé con un poste de luz. Me caí y no pude levantarme, pensando que me moriría. Afortunadamente, una señora que pasaba por allí se acercó preocupada y me llevó en sus brazos hasta mi casa. © Darianna Ocando / Quora
  • Mi abuela era la persona más desinteresada que haya conocido. Nos llevó a mis dos hermanos y a mí a vivir con ella en lugar de que nos pusieran en un hogar de crianza. Yo tenía 5 años y mis hermanos tenían 4 y 1 año cuando ella le dijo al juez que podía darnos un buen hogar. Tenía 73 años. Sin embargo, ni una sola vez nos hizo sentir que éramos una carga. De hecho, a menudo nos decía que la hacíamos sentir joven de nuevo. Su edad no la detuvo. Nunca se perdió nada importante para nosotros. Asistió a todos los partidos de fútbol, conciertos de banda, recitales de piano e incluso se reunió con nuestros maestros y asistió a nuestras graduaciones aplaudiendo con más fuerza. Mi abuela murió a los 97 años, después de decirnos que los tres lo estábamos haciendo bien y que su trabajo aquí estaba terminado. Pusimos en su lápida, “Por siempre en nuestro corazón”, que es donde estará. © Shannon Rogers / Quora

Si quieres inspirarte más con este tipo de historias de ayuda y gratitud, puedes leer también estos dos artículos: unodos, o conocer esta otra historia en la que el amor fue el gran protagonista.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas