Qué pasaría si te perdieras en el desierto y tuvieras que sobrevivir

Curiosidades
hace 6 meses

¡Uf! Estás en el corazón del desierto del Sahara. Vas a participar en un maratón. Desde este sitio, tienes que caminar 950 km hacia el este hasta el punto de encuentro. Quieres demostrarte a ti mismo que puedes sobrevivir en cualquier condición. El mar abierto, las tierras heladas de la Antártida, la selva de la Amazonia: has estado en todas partes. Y ahora le toca el turno al caluroso desierto. La clave del éxito en cualquier viaje es la preparación. Llevas una gran mochila llena de cosas necesarias.

Un hacha pequeña para cortar ramas secas. Una brújula, un saco de dormir. No puedes confiar en el GPS, ya que la conexión puede perderse en el desierto. Cerillos, un botiquín de primeros auxilios, pastillas para purificar el agua, una linterna. Además, necesitas una bufanda, un pañuelo, unos lentes sellados que te protejan los ojos de la arena y ropa ligera que te cubra todo el cuerpo. Un impermeable o una tienda de campaña también serán útiles. Necesitas todo esto para proteger tu cuerpo de la arena y la luz del sol. Por la misma razón, lleva también guantes.

No puedes comer alimentos muy nutritivos. Para digerirlos, tu cuerpo necesita mucha energía y líquido, y eso es lo más importante y escaso en el desierto. Las barritas dietéticas o los frutos secos son buenas opciones. Además, necesitas mucha agua. Mucha. Es más seguro llevar varias botellas más pequeñas que un contenedor grande. Si este recipiente se estropea, te quedarás sin agua. Y cuando tienes varias botellas, reduces este riesgo.

La mochila está llena, y estás listo para comenzar tu viaje. Un helicóptero te lleva al medio del desierto. En primer lugar, te lubricas las fosas nasales con una crema hidratante. Esto es necesario para evitar que las membranas mucosas se sequen. El aire caliente puede quemarte la nariz. Y no puedes respirar por la boca para no perder la valiosa humedad.

Caminas unos metros y te detienes. Sería un error recorrer un lugar tan caluroso durante el día. Empezarás a sudar y perderás mucho líquido, pero tus reservas de agua son limitadas. El momento ideal para viajar es por la tarde y durante la noche. A esta hora, hace frío. Necesitarás moverte más para mantenerte caliente. Así que encuentras un viejo árbol caído y le atas un toldo. Has creado una sombra, lo que significa que tu lugar para dormir está listo. Es importante moverse lo menos posible para ahorrar energía.

Abres el mapa y sacas la brújula. Luego verificas la ruta, miras a tu alrededor y estudias el paisaje del desierto para poder navegar más fácilmente. Quieres beber un poco de agua, pero te detienes. Es mejor no beber durante 24 horas para que tu cuerpo entre en modo de supervivencia. Cierras los ojos y te quedas dormido.

La arena sopla en tu cara. Te levantas y ves que una tormenta de arena se acerca a ti. El árbol cerca del cual has estado durmiendo parece demasiado frágil. No resistirá la tormenta. Necesitas urgentemente un refugio. Te pones los lentes, te atas la bufanda alrededor de la cabeza y la humedeces para facilitar la respiración. Si no tuvieras pañuelo, tendrías que cubrirte la cara con las manos. Todas las partes de tu cuerpo deben estar protegidas con ropa.

Los diminutos granos de arena chocan con tu piel a gran velocidad. A pesar de la protección, sientes algunos de ellos en la cara. No hay ningún refugio donde puedas esconderte cerca. Podría ser una piedra grande, un árbol... pero nada. Ahora tienes que encontrar una colina. Durante la tormenta, los granos no solo vuelan, sino que también rebotan en el suelo y entre sí. Cuando estás en una colina, la mayoría de los granos de arena caen por sus laderas, y tú permaneces más o menos indemne.

Tienes que ir a un terreno alto lo antes posible, ya que es difícil moverse en esas condiciones. Pierdes mucha energía. Incluso debes caminar de espaldas al viento para protegerte la cara. La tormenta es cada vez más fuerte. Pero, afortunadamente, ya estás ascendiendo. Te encuentras en una pequeña colina de arena. Te envuelves el cuerpo con la tienda de campaña y esperas. Cansado, te vuelves a quedar dormido. Pasan un par de horas, abres los ojos y oyes... silencio. La tormenta ha terminado.

Retiras la tienda, te sacudes la arena e inspeccionas el territorio. El atardecer se acerca. El sol ya no calienta. Sacas la brújula con el mapa para verificar la ruta. Pero al momento siguiente, descubres que la tormenta de arena ha cambiado por completo el paisaje circundante. Es difícil navegar con el mapa cuando no hay puntos de referencia conocidos. Es fácil desviarse del camino y perderse. Así que no estás seguro de a dónde ir. Pero tienes agua y comida, y otras personas saben aproximadamente tu ubicación. En este caso, es mejor que te quedes donde estás. Empezarán a buscarte y, finalmente, te encontrarán. No malgastarás tu energía y tus reservas. Pero...

Miras la brújula, el mapa, y decides ir hacia el este. Estás aquí para completar el maratón, cueste lo que cueste. La noche es bastante fría, pero el movimiento constante te ayuda a mantener el calor. Revisas tus bolsillos y descubres que perdiste los fósforos durante la tormenta. Entonces ves un árbol seco delante. Cortas algunas de sus ramas y las atas a tu mochila. Mientras caminas, dejas marcas en la arena. Son ramas con trozos de tela atados a ellas clavados en el suelo. De este modo, puedes ayudar a los rescatadores a encontrarte si no llegas al punto de encuentro.

Es el amanecer. El sol es abrasador. Encuentras otro árbol, creas una sombra con la tienda, bebes un poco de agua y te quedas dormido. Por la noche, cortas las ramas del árbol y vuelves a vagar por el desierto. Parece que estás perdido. El agua se te está acabando más rápido de lo previsto. Estás comiendo una barrita energética y tu cuerpo te pide aún más agua. Lo más importante en esta situación es mantener la calma. El miedo drena tu energía. Intentas imaginar que el desierto es tu casa y que lo conoces perfectamente. Esto te da fuerza y confianza.

Encuentras las ruinas de un viejo edificio y te escondes a su sombra. Después, colocas las ramas en una pila y les prendes fuego con un espejo. Necesitas este para que los rescatadores se den cuenta del humo. Por desgracia, no hay ningún helicóptero volando en el cielo. Sigues tu camino la noche siguiente y descubres que solo queda una botella de agua. Intentas comer lo menos posible para que tu cuerpo no gaste energía en digerir la comida. Eso te debilita.

Ahora tu objetivo es reponer tus provisiones. Para esto, debes esperar al amanecer. Entonces, verás el cielo, encontrarás las nubes y te dirigirás en esa dirección. Donde hay nubes, debe haber vida y agua. Pero muy pronto, comprendes que el sol está demasiado ardiente. Vuelves a hacer una sombra. Agotado, te acuestas y te quedas rápidamente dormido.

El sol ha cambiado de posición y ahora te da de frente. Su calor te despierta. No te queda agua. Te levantas y buscas algunas rocas o vegetación. Puedes conseguir algo de líquido de la hierba, las plantas o los arbustos. Después de las lluvias, la humedad permanece bajo las piedras durante mucho tiempo. Levántalas y revisa, pero con cuidado. Escorpiones, serpientes y arañas pueden esconderse ahí.

También hay que mirar en la arena para encontrar rastros de animales o insectos. Los animales siempre se dirigen hacia las fuentes de agua, y necesitas seguirlos. Pero ¡presta atención! Pueden ser rastros de guepardos o perros salvajes africanos. Eres demasiado débil para defenderte de ellos. Tienes que ver a los animales desde lejos y esperar a que beban primero.

Encuentras algunas huellas. Un grupo de hienas manchadas camina a lo lejos. Las sigues lentamente. Te llevan a un oasis. Esperas durante un par de horas a que tengan suficiente para beber. Finalmente, abandonan el lugar y puedes saciar tu sed.

No te olvides de echar pastillas de purificación al agua. Pero incluso si no las tienes, deberías beber de todos modos. En cualquier caso, no podría ser peor. También, es importante no beber mucho de una vez. Tu cuerpo está agotado y no puede procesar mucho líquido rápidamente. Bebe lentamente, a pequeños sorbos. Se siente como si pudieras hacer esto por horas. Luego, comes y viertes un poco de agua en las botellas. Ya sin hambre, sintiéndote satisfecho y feliz, te vuelves a quedar dormido.

Un ruido te despierta. Un helicóptero. Está volando justo sobre ti. Gritas y agitas las manos, pero los socorristas no se dan cuenta. Es demasiado tarde para hacer una fogata. El helicóptero se va. ¡Piensa! ¡Piensa! Sacas el espejo, captas un rayo de sol y lo diriges hacia el helicóptero. ¡Los rescatadores te han visto! ¡Estás a salvo!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas