Sharon Stone y cómo se ha negado a que la muerte se lleve su vida, durante dos décadas y en silencio

Historias
hace 11 meses

Si de grandes figuras del cine hablamos, no podríamos dejar pasar a la actriz Sharon Stone. La estrella creció en la industria del cine luego de su debut en el año 1980 y todo indicaba que el infinito era su límite; sin embargo, la verdad es que a lo largo de todas estas décadas, ha estado librando una dura batalla por una de las cosas que más peso tiene en nuestras vidas: su salud. Aunque pocos lo saben, Sharon ha desafiado a la muerte en más de una ocasión.

Everett Collection / East News

Corría el año 2001 cuando Sharon Stone tenía 43 años, y justo en aquel entonces la actriz descubrió que tenía una serie de tumores benignos en sus pechos. Si bien en un principio su erradicación solo era cuestión de someterse a una cirugía que debía ser inofensiva, las cosas se empezaron a complicar para la actriz, y su salud, en lugar de mejorar, comenzó a deteriorarse.

IFA Film / United Archives / East News

Al igual que Sharon, otros famosos sacaron las garras para pelear por sus vidas.

De acuerdo con lo que recuerda la actriz, los tumores que le salieron “eran gigantescos, más grandes que mi seno”. Como es natural, su siguiente paso fue removerlos por medio de una cirugía, pero no contaba con que su cirujano iba a tomar decisiones sobre su cuerpo que no le competían. Cuando Sharon despertó de la anestesia y se miró sus senos, sintió que estaban mucho más grandes, incluso más que con los tumores. Poco tiempo después supo que su médico le había puesto implantes en sus pechos sin su consentimiento.

Hutchins / face to face / Reporter / East News

Tal como lo recuerda la actriz, el profesional se escudó diciendo que ella se vería mejor con senos grandes y que esa talla “iba mejor con el tamaño de sus caderas”. Como si una experiencia así fuera poco, en ese mismo año la vida quiso darle otro golpe más. Un inesperado derrame cerebral a causa de un ictus cambió drásticamente la vida de la actriz y, de paso, afectó su éxito “ya consolidado”. En septiembre de 2001, la actriz fue hospitalizada de emergencia porque una rotura de su arteria cerebral izquierda le provocó una hemorragia que duró nueve días. En una entrevista para un medio español, Stone recordó su sufrimiento: “Tuve pérdida de memoria tanto de corto como de largo plazo, también perdí parte del oído izquierdo y tenía problemas de tartamudez. No sentía la pierna izquierda desde la cadera hasta la rodilla y tuve que volver a aprender a caminar, hablar, leer y escribir. Fue empezar de cero”.

BWP Media / PacificCoastNews / EAST NEWS

¡Qué admirables las personas, famosas o no, que no se detienen ante nada!

Como es de esperar, la recuperación de un episodio así no es nada fácil y conlleva mucha paciencia. Lo ideal en estos casos sería recibir el mayor apoyo posible, pero, para Sharon, no ocurrió así: “La gente me trató de una manera brutalmente cruel. Desde otras mujeres en mi propia industria hasta la jueza que manejó mi caso de custodia, no creo que nadie comprenda lo peligroso que es un derrame cerebral para las mujeres, y lo que tardan en recuperarse”. Y es que antes de su episodio, Stone era de las estrellas más demandadas del medio, pero luego de lo que le ocurrió, su carrera tardó unos siete años en volver al ruedo.

Hahn Lionel / ABACA / Abaca / East News

Si bien podríamos pensar que la vida funciona diferente para los famosos, la verdad es que sus realidades a veces se parecen demasiado a las nuestras. Cuando Sharon desapareció del medio a causa de su derrame, las cuentas se empezaron a acumular y las dificultades no tardaron en llegar, tal como ella lo recuerda: “Tuve que rehipotecar mi casa. Perdí todo lo que tenía. Perdí mi lugar en la industria. Y yo era como la gran estrella del momento, ¿sabes? La princesa Diana y yo éramos muy famosas, ella se murió, yo tuve un derrame, y a ambas nos olvidaron”.

VALERY HACHE / AFP / East News

Luego de una experiencia de vida como esa, Sharon guardó las enseñanzas de su enfermedad y las transformó en consejos para los demás: “Si tienes un dolor de cabeza realmente fuerte, tienes que ir al hospital. Yo no fui hasta el tercer o cuarto día de mi derrame. La mayor parte de la gente muere. Tenía un 1 % de posibilidades de sobrevivir cuando me operaron, y durante un mes no supieron si viviría. Nadie me lo contó, lo leí en una revista”. Muchos pensaríamos que tras batallar de esa forma por su vida, las cosas mejorarían en el resto de su camino, pero no siempre las cosas salen como uno las espera.

Yoram Kahana / Shooting Star / Sipa USA / East News

Muchos famosos nos enseñan a no dejarnos vencer por las enfermedades.

A finales de 2022, la artista tomó sus redes sociales para anunciarles a sus seguidores que, una vez más, debía luchar por seguir viva. A sus 64 años, la actriz fue diagnosticada con un “gran tumor fibroide”, el cual se pudo detectar luego de pedir una segunda opinión médica, pues en la primera le habían dado un diagnóstico errado y la habían sometido a varias operaciones indebidas. Un error médico que, además, le costó empezar más tarde el tratamiento para lo que realmente tenía. En sus palabras: “Otro diagnóstico erróneo y otro procedimiento incorrecto. Y con doble epidural. Después de que me empeoró el dolor, decidí pedir una segunda opinión: Tengo un gran tumor fibroide que debe extirparse”.

Guerin Charles / ABACA / Abaca / East News

Sin duda, la vida nos presenta diversas luchas a todos y está en nosotros decidir cómo le plantamos cara y elegimos salir adelante. Si algo podemos destacar de Sharon es su valentía y la buena energía que le impregna incluso a sus momentos más oscuros. Solo nos queda verla resurgir nuevamente como el ave fénix de este último desafío que le ha tocado vivir.

Imagen de portada Hutchins / face to face / Reporter / East News, Yoram Kahana / Shooting Star / Sipa USA / East News

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas