Si encuentras un cargador de teléfono en tu cuarto de hotel, sal de inmediato

Curiosidades
hace 6 meses

Te observan mientras estás en tu habitación y cuando entras al baño. No, no estoy hablando de tus hijos de tres años. Una de las últimas cosas que uno considera cuando se va de vacaciones es si su habitación tiene cámaras ocultas por todas partes. En primer lugar, revisa los lugares más obvios de tu cuarto de hotel en busca de cámaras. Según algunos expertos, si no encuentras nada a plena vista, tu smartphone será suficiente para hacer un repaso básico.

Todas las cámaras tienen una lente, y todas las lentes reflejan la luz. Por lo tanto, una forma rápida de comprobar si hay cámaras ocultas es cerrar las cortinas del cuarto y apagar las luces. Utiliza la linterna de tu teléfono y apunta a los lugares u objetos en donde podría haber una cámara oculta. Uno de los escondites más típicos es el detector de humo del techo. Toma una silla y apunta la luz directamente hacia él mientras buscas reflejos de alguna luz roja o azul. Tendrás que hacerlo lentamente: la luz debe apuntar a la lente en el ángulo correcto para que puedas ver un reflejo. Una vez que hayas terminado, pasa a otros objetos, como el cabezal de la ducha del baño, el despertador y el cargador del celular. Presta atención a la posición de estos objetos: si el cargador está donde podría haber una cámara, investígalo y llama a recepción. Hasta un cuadro puede ser un nido potencial para una cámara oculta. Otras opciones pueden ser las lámparas, un agujero en la pared o algún espacio dentro del armario.

Un lugar más espeluznante es el espejo del baño. Y es más difícil de detectar: tendrás que tener paciencia cuando lo inspecciones. También puedes utilizar tu teléfono para detectar las cámaras de vigilancia que te espían por la noche. Estas cámaras secretas emiten luces infrarrojas que el ojo humano no ve para funcionar de noche. Tendrás que apagar las luces y poner la cámara en modo selfi. La cámara trasera de la mayoría de los smartphones tiene un filtro de luz infrarroja, pero no la delantera. Puedes apuntar la cámara frontal con un control de televisión y presionar cualquiera de los botones para comprobarlo tú mismo. Si ves una luz roja brillante en la pantalla, significa que funciona. Solo tienes que mover la cámara en la oscuridad para ver si encuentras una luz brillante en alguna parte. No estaría mal hacer una segunda inspección para asegurarte de no haber omitido nada.

Otra técnica que puedes utilizar es apagar el wifi cuando entres en la habitación del hotel. La mayoría de las cámaras están conectadas al wifi, por lo que ya no funcionarán. Si recibes una llamada de la recepción diciendo que el wifi no funciona en tu habitación, podrías estar ante una señal de alarma. No tienen manera de saber si el wifi fue apagado a propósito; esto podría indicar que las cámaras están en el wifi local. Cuando te conectes al wifi de la habitación del hotel por primera vez, ten cuidado con compartir tus datos personales. La mayoría de las redes te pedirán credenciales de acceso, como tu correo electrónico. Algunas personas pueden recrear una página de inicio de sesión idéntica a la del hotel, lo que resulta engañoso. Puede que te conectes a un rúter, pero algunas personas solo necesitan tu correo para saber todo sobre ti.

Una de las mejores cosas que puedes hacer es descargar una aplicación que te muestre qué dispositivos están actualmente conectados a la red wifi que estás utilizando. Puede mostrarte qué smartphone, computadora, televisión inteligente y, en el peor de los casos, cámara oculta están conectados. Un escáner de radiofrecuencia puede detectar una cámara inalámbrica en la habitación por más esté conectada a su propio wifi. Sin embargo, esto puede ser todo un desafío, ya que muchos dispositivos inalámbricos saturan las ondas. Es posible que capte señales aleatorias aunque apagues todos tus dispositivos y cualquier señal inalámbrica.

La invasión a tu vida privada puede llegar al punto de que alguien intervenga tu celular o tu teléfono fijo para escuchar tus conversaciones. Una forma de hacerlo es instalando un micrófono en una línea que envía el audio de forma inalámbrica a una grabadora desde un transmisor remoto. Prácticamente cualquiera puede comprar un equipo como este, no son demasiado caros y están disponibles en muchas tiendas e Internet. Si notas sonidos extraños mientras hablas por teléfono, como chasquidos, voces lejanas o un sonido similar al de un disco antiguo, lo más probable es que alguien esté escuchando tus llamadas. Estos sonidos no son típicos de un celular moderno normal.

La mayoría de los softwares de espionaje se ejecutan en segundo plano en tu celular sin que tú lo sepas, lo que drena la batería. Puede haber muchas explicaciones para la caída constante de tu carga, pero es probable que la razón sea un software que vive en tu celular, un virus o malware. También puedes estar pendiente de cualquier actividad inusual en tu celular cuando no estés usándolo. Si las notificaciones siguen apareciendo por más que las silenciaste, es posible que tu teléfono esté siendo intervenido. En ese caso, no solo tienen acceso a tus llamadas, sino también a tu celular. Podrían tomar cualquier foto, video, archivo e información que tengas sin que te enteres.

Si intentas apagar tu teléfono y tarda más de lo normal, podrías estar ante otra señal de que alguien está rastreando tu dispositivo. Para que se apague por completo, debe cerrar la sesión de todas las tareas y actividades correctamente. Un retraso a la hora de apagarse podría revelar que tu teléfono está transfiriendo datos a alguien de forma remota. Una de las mayores señales de alerta es recibir mensajes de texto con símbolos y números al azar. Los que intervienen tu teléfono utilizan algún software ilegal que a veces los obliga a recibir códigos secretos. Asegúrate de que los mensajes de texto no sean algo a lo que te hayas suscrito; de lo contrario, ponte en contacto con alguien que pueda ayudarte.

Si te desplazas por tus aplicaciones y notas algo que no debería estar ahí o que parece sospechoso, esa aplicación podría ser un disfraz de una aplicación de espionaje. Comprueba si hay un historial extraño de cosas que no buscaste en tus navegadores. Tal vez notes que tu teléfono se enciende y apaga aleatoriamente sin que lo toques. Lo peor de todo es que alguien podría encender la cámara de tu celular cuando quiera sin que tú lo sepas. Si sientes que tu teléfono ha sido manipulado, deberás restablecerlo a la configuración de fábrica. Esto borra todos los datos, incluyendo los archivos, la configuración y las aplicaciones.

Los mismos riesgos aplican a tu computadora portátil. De vez en cuando, todos hacemos clic en algo que parece legítimo y que actúa como punto de acceso para que el software espía ingrese. El agotamiento de la batería, el sobrecalentamiento y la actividad extraña son señales de que tu computadora está infectada. Los rastreadores GPS son las formas más comunes de rastrear un vehículo. Es un trabajo bastante sencillo, y los rastreadores son muy difíciles de hallar, ya que suelen estar en el interior del auto.

Si alguna vez tienes la aterradora sensación de que alguien te observa mientras conduces o siempre ves a la misma persona en todos los lugares que visitas con tu auto, busca ese rastreador. Los lugares más comunes son debajo del vehículo o cerca de las ruedas traseras, pero la persona que rastrea tu auto es inteligente y sabe lo que hace: no te permitirá encontrarlo tan fácilmente. Si no ves nada en el exterior de tu vehículo, busca por dentro. Si encuentras algo, estarás ante una clara señal de que la persona que te rastrea ha entrado a tu auto y ha colocado el dispositivo. También es posible que alguien que conoces y que alguna vez dio un paseo contigo lo haya dejado sin que te des cuenta. Busca detrás del tablero y dentro del sistema electrónico de tu auto para estar seguro.

En lugar de destrozar tu coche para hallarlo, puedes comprar un detector de rastreadores GPS. Funcionan buscando frecuencias electrónicas en la proximidad de tu auto. No impedirán que te rastree, pero te ayudarán a encontrarlo. Antes de usarlo, apaga tu smartphone o ponlo en modo avión. De este modo, su frecuencia no interrumpirá al dispositivo de rastreo. Y si crees que esto no funciona, prueba estacionar tu auto en una zona alejada, donde no haya nada a la vista. Un estacionamiento lejano también funcionará. Vaya, ¿alguien más se siente un poco paranoico? Sí, tal como pensaba.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas