Steve Fossett: el rompedor de récords que desapareció misteriosamente

Curiosidades
hace 4 meses

Estás de paseo por las empinadas montañas de Mammoth Lakes, California. El terreno no es nada amigable. La nieve helada dificulta tu marcha. En medio de la caminata, ves algo fuera de lo común. A lo lejos, hay cosas esparcidas por el suelo rocoso. Te acercas un poco más para tener una visión más clara y ves lo que parece ser restos de un avión. Esos restos pertenecían a un piloto que batió más de un récord, Steve Fossett. Las autoridades llevaban casi un año buscándolo. Nadie había logrado encontrarlo y explicar qué causó que su avión se estrellara. Parecía un vuelo fácil para un piloto experimentado. ¿Qué pudo haberle pasado?

Verás, años antes de este trágico suceso, Fossett intentaba cumplir una hazaña mucho más arriesgada: quería ser el primer piloto en dar la vuelta al mundo por su cuenta en un globo aerostático. ¿Te imaginas pasar dos semanas en un pequeño espacio, y solo para batir un récord mundial? Si te lo estás preguntando, esto es lo que necesitarías para volar alrededor del globo: un buen sistema de navegación, un patrocinador rico y una resistencia implacable. Si bien los globos son el vehículo volador más antiguo, nadie antes de Fossett había logrado dar la vuelta al mundo con ellos. ¡No creo que haya sido pan comido!

Es el primer día del segundo intento de Fossett de dar la vuelta al mundo en globo. El año es 1997, y una multitud ansiosa se reúne en San Luis a la espera del despegue. El piloto entra en el estadio con una gran sonrisa. No tiene el aspecto de un aventurero que intenta lograr lo imposible, pero este es el viaje de su vida. Se ha entrenado para acostumbrarse a una altitud de 3700 metros. Las condiciones son duras. Va a volar rodeado de nubes en una cabina no presurizada. Parece poco probable que llegue hasta el final, ¡pero allá va! ¡El globo se lanza al aire! La multitud debajo de él lo aclama y se despide.

El viento de unos cinco nudos permite el despegue del globo. La primera noche, uno de sus calentadores se rompe. Hace mucho frío fuera de la cabina, pero logra pasar la noche. El arma secreta de Fossett es el primer piloto automático de globos del mundo. Se siente muy solo, y la necesidad constante de concentración hace que se canse muy pronto. Por la noche, enciende el piloto automático para dormir un poco, lo que enciende los quemadores en una secuencia programada por computadora y mantiene el globo en la trayectoria de vuelo. Fossett debe despertarse y accionar los quemadores para cambiar la altitud.

¡Después de tres días, una primera victoria! Ha atravesado el océano Atlántico. Vuela solo, pero un equipo lo acompaña en suelo firme. Se comunican principalmente a través de correos electrónicos enviados por satélite. Al final de la primera semana, el Centro de Control de Misión recibe un mensaje alarmante de Fossett: unas nubes se acumulan en el horizonte. Parece que el clima se está poniendo en su contra. Puede ver la tormenta desde el globo, pero no hay forma de predecir su intensidad. A pesar de los riesgos, Fossett está decidido a pasar a través de las nubes. Está volando a 300 metros sobre el suelo y sin visibilidad. ¡De alguna manera, logra atravesarlas!

Su vuelo continúa a través de Libia, Irán y la India. Parece que nada lo detendrá, pero ya está agotado. No sabe cuánto tiempo más podrá seguir volando. Dentro del globo, las comidas son pequeñas raciones, y usa una cubeta como retrete. Lamentablemente, ha perdido mucho combustible al cruzar el Atlántico. A mitad de camino en la India, el globo se estrella contra un árbol. Recorrió la asombrosa cantidad de 15 500 kilómetros desde San Luis hasta su lugar de aterrizaje. Steve no logró su objetivo, pero no se dio por vencido.

Para alcanzar el éxito, tendría que cambiar de estrategia. Su nuevo plan fue sobrevolar el hemisferio sur. Era la primera vez que alguien lo intentaba. Su idea era simple: en la parte sur del planeta, volaría principalmente sobre el agua. Esto lo ayudaría a viajar más rápido, ya que solo necesitaría el permiso de vuelo de cinco países a lo largo del camino. Si hubieras estado en tierra cuando Fossett pasó volando, tal vez te habrías preguntado qué era ese objeto volador en el cielo. Mientras sobrevolaba Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, más de cincuenta personas declararon haber visto extraños objetos voladores. Lamento arruinar su fantasía, amigos, pero solo se trataba de Fossett y su globo.

¡Su primer intento de dar la vuelta al mundo por el hemisferio sur casi sale bien! Tuvo suerte. Cuando llegó a Australia, tomó una corriente que lo ayudó a acelerar a unos 115 nudos. Eso es tres veces la velocidad de una gacela. La moral estaba alta: Fossett había batido su récord al volar más de 21 700 kilómetros. Debajo de sus pies, el hermoso paisaje australiano estaba lleno de desiertos y lagos secos. Cruzó la costa australiana a las 20:22, hora local, y su próxima escala prevista era Chile, a más de 12 000 kilómetros de distancia. Pero, una vez más, una enorme tormenta eléctrica se interpuso en su camino. Una vez que entró en ella, el globo demostró lo frágil que era. Los rayos y los fuertes vientos lo destrozaron. No lo lograría. Cayó al mar mientras el globo se incendiaba. Un equipo de rescate esperó hasta la mañana para ir a buscar a Fossett, y un avión Hércules lo rescató en aguas abiertas.

¡En su sexto intento, Fossett logró dar la vuelta al mundo en un globo aerostático! El globo Spirit of Freedom aterrizó en Queensland, Australia, tras dos semanas de vuelo alrededor del mundo. Voló a velocidades de más de 320 kilómetros por hora, y recorrió más de 31 000 kilómetros. ¡Lo había logrado! Era el primer piloto que cruzaba el mundo en globo por su cuenta. Sin embargo, no se detuvo ahí. Poco después de haber roto este récord mundial, se propuso hacer lo mismo en otro vehículo. Convenció a Richard Branson, el propietario de Virgin Atlantic, para que financiara un avión de propulsión a chorro único, más tarde llamado Virgin Atlantic GlobalFlyer. El 8 de febrero de 2005, el GlobalFlyer despegó con el objetivo de circunnavegar el trópico de Cáncer, de una increíble longitud de unos 37 000 kilómetros. ¡Por suerte o por puro ingenio, Fossett batió otro récord mundial! Superó una importante pérdida de combustible al comienzo del vuelo y logró regresar a Salina, en Kansas, de donde había partido originalmente. ¿No sientes deseos de subir a un globo aerostático?

Fossett era un experto en aventuras aéreas y condiciones extremas. Por eso, su desaparición en las montañas de Sierra Nevada estuvo rodeada de misterio. ¿Qué pudo haber pasado para derribar a un piloto tan experimentado? El 3 de septiembre de 2007, Fossett despegó de un rancho de Nevada con su avión monomotor, llamado Super Decathlon. Era un simple y tranquilo vuelo de un día que tuvo un final oscuro. Fossett nunca logró regresar al rancho. Un equipo de búsqueda y rescate fue enviado para encontrar al piloto y su avión, pero regresaron con las manos vacías. No fue hasta un año después que un excursionista encontró algunas de las pertenencias de Fossett cerca de Mammoth Lakes. Entonces, una búsqueda aérea localizó los restos del biplaza de Fossett a una altura de 3000 metros.

El misterio fue resuelto con la ayuda de la tecnología. En la primera instalación con un túnel de viento hexagonal del mundo, los expertos recrearon las condiciones meteorológicas del día del vuelo de Fossett. Su plan era comprender si las corrientes descendentes de las montañas de Sierra Nevada podían haber derribado su avión. Con la ayuda de una réplica más pequeña, hicieron un descubrimiento inquietante. Ese día, la visibilidad era normal, pero las corrientes de viento hincharon el avión como una hoja. Lo más probable es que una repentina corriente descendente haya desorientado a Fossett y lo haya hecho perder el control, haciendo que se estrellara directamente contra las montañas. El motor del avión no era lo suficientemente potente como para superar el viento que lo arrastraba hacia el suelo. Todo esto estaba fuera del control de Fossett. El descubrimiento de los restos puso fin a este lamentable caso.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas